“No me pagan lo que valgo”

WEB

Fernando Carrera, Ministro de Relaciones Exteriores, habla sobre sus salarios y otros detalles de su administración

 

¿Cómo llega usted a hacer gobierno con el Partido Patriota? Como mucha gente conoce, no solamente no era cercano al partido sino que no voté por el presidente (entre risas), eso lo sabe todo mundo porque yo tenía una columna de opinión y escribí por quien voté. Hasta el día de hoy soy una persona que no está inscrita en el Partido Patriota. Llego por designación presidencial. Al presidente le proponen nombres, evalúa sus hojas de vida, los entrevista y discute la designación con varios sectores. Es un proceso político y hasta cierto punto también técnico porque hay que tener cierto conocimiento en la materia.

 

Se criticó mucho el ajuste salarial sobre su sueldo… ¿en qué terminó esa situación? Fue una acusación falsa, yo no he pedido ningún ajuste. Yo se lo hice ver a  elPeriódico y a los medios que dieron vida y dieron credibilidad al argumento. El salario de un ministro es público, no es algo que yo llego y me asigno, los salarios son establecidos, entonces no sé de dónde surgió la idea de que el ministro pueda asignarse su salario o pueda hacerle cambios. Alguien dijo ‘’Bueno sí hubo un ajuste’’ que fueron como Q.5000.00. Ese es el ajuste que tienen todos los ministros y todos los secretarios y lo tuvieron los ministros del gobierno anterior. El punto es que no hubo ninguna  consecuencia porque lamentablemente, como sucede en Guatemala se publican mentiras, y bueno, finalmente la gente se cree la mentira.

 

¿Y con ese ajuste de Q.5000.00 a cuánto llegó su salario? Q.34,000. Todos los ministros se manejan en un rango entre los Q 32.000 y los Q. 39,000. Lamentablemente no hay ningún ministro que gane más que eso, y cuando te digo lamentablemente es porque, aunque para una persona que gana un salario mínimo o un salario promedio es bastante, pues a nosotros nos contratan de una práctica profesional donde los profesionales no tienen esos ingresos. La última vez que yo gané lo que gano acá fue en el año 1994 y tú preguntas ¿cuánto más? Pues dos veces y medio más. Tengo un título académico internacional reconocido de una universidad importante, tuve 14 años de experiencia en Naciones Unidas entonces a mí no me pagan lo que valgo en el mercado y ninguno de los ministros estamos contratados por lo que valemos, te lo puedo asegurar.

 

Se dice, por ejemplo en el caso de la policía, que si el funcionario tiene salarios bajos es mucho más propenso a prestarse a actos de corrupción. ¿Se puede aplicar esto a ministros que ganan “menos de lo que valen en el mercado”? No me pagan lo que yo valgo como profesional y como ministro, pero yo decido ser ministro y aceptarle la oferta al presidente, si no quiero ganar eso pues me voy. Nadie me obliga a estar donde estoy, ni el presidente ni nadie. Entonces yo no creo que el argumento de cuánto gano de pie a la justificación de corrupción. La corrupción es un asunto de reglas y de ética. Y bueno, a algunos no les interesan las reglas, la ética es suficiente y yo no tengo porque robar, punto.

 

Los últimos datos señalan que hay un aumento del 25% en deportaciones. ¿Qué está  pasando que no se logra poner un  freno? El presidente Obama ha sido el presidente de Estados Unidos que más personas ha expulsado de territorio norteamericano en cuanto a deportaciones, eso para ponerlo en contexto. Yo no creo que la deportación sea la única salida, yo pienso que si una persona faltó a la ley ingresando ilegalmente a un territorio hay bastantes salidas que no son la deportación, como por ejemplo una multa. Pero la legislación norteamericana fue construida para que la única opción importante sea la deportación. Cada vez se deportan más y cada vez hay más remesas porque cada vez llega más gente. Entonces es parte de lo que yo llamo el juego… Yo creo que ellos tienen un sistema quebrado y un sistema inoperante.

 

¿Cómo se llega a ser cónsul? ¿Qué nos puede decir de Gabriela Aparicio, cónsul en Miami? La mitad de los medios de comunicación decidieron que les caía mal esa señora y ¿qué puedo hacer? Se le criticó que no tenía título profesional, y sí lo tiene, y que era amiga de la vice presidenta. Son amigas y eso está bien. Si usted me pregunta ¿ella ha fallado en sus labores administrativas? yo le digo que no ha fallado nunca. ¿Le he asignado algo a Gabriela Aparicio y ha cumplido? Sí, lo ha cumplido todo. Yo no puedo juzgar si la contrataron por ser amiga de la peluquera, yo debo de juzgar el profesionalismo. Ahora dirán: “eso lo dice porque no quiere quedar mal con la vicepresidenta’’, te lo juro que no, tengo suficiente autonomía como persona, como profesional y como ciudadano y por otro lado como ministro.

 

A lo interno del Partido Patriota se da por sentado que saldrá del cargo próximamente, ¿renunciará en enero? Como aquí no hay farándula, para decirlo claro, se crea una chismografía política. El antiguo comisionado de la CICIG, Francisco Dall´Anesse, decía que en Guatemala cualquier cosa precedía por la palabra ‘’se dice’’ tiene absolutamente fuerza de verdad. El hecho que trabajemos desde la ignorancia para juzgar algo tan importante como las políticas de Estado es preocupante.

 

La pregunta, en resumen, es ¿usted renunciará al cargo?No, te estaría hablando… Estoy esperando la evaluación objetiva de mis errores para saber si he cumplido con mi país. Hasta la fecha mi balance personal y, lo puedo decir con certeza, el balance del presidente y la vice presidenta es un balance positivo. Hemos trabajado dentro de las metas que queríamos alcanzar y hemos alcanzado resultados.

 

¿Después de esta experiencia estaría interesado en algún cargo de elecciones populares en los próximos comicios? No, no voy a participar como candidato a nada, por lo menos en el futuro inmediato, en las elecciones del 2015. De ninguna manera. No digo nunca lo haré porque nunca hay que decir ‘’de esta agua nunca beberé’’.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *