ALCANCES DE LA HIERBA

El cannabis, popularmente conocido como marihuana, entre otros cientos de apodos, es una planta especial, a pesar que biológicamente como muchas otras. Todos la conocemos, al menos hemos oído hablar de ella, y no es de extrañar si ha acompañado a la humanidad durante los últimos seis mil años con fines recreativos, religiosos y medicinales.

En la actualidad es la sustancia ilícita más utilizada alrededor del mundo, se estima que el 3% de la población mundial adulta utiliza la Marihuana hacia el 2014. Hasta 233 millones de personas podrían ser consumidores de esta sustancia, a pesar de su situación de ilegalidad en la mayor parte del mundo, según World Drug Report 2016, de la Organización de las Naciones Unidas (ONU).

Uso medicinal

Los efectos físicos y psíquicos que destacan son descritos como un cambio general de la percepción, mejor estado de ánimo, euforia, aumento del apetito. Usuarios, que no cuesta encontrar, lo describen como una “sensación de paz, tranquilidad y armonía”, “me ayuda a curar dolores emocionales y físicos”, “te hace pensar mucho y facilita la inspiración, te hace más consiente”, “me provoca apetito”, “ayuda a soportar el dolor”.

 

La “mota”, además del compuesto psicoactivo causante del estado de conciencia alterada, por lo tanto el más conocido, llamado tetrahidrocannabinol (THC), contiene más de 500 componentes diferentes que actúan en el cuerpo humano.

Actualmente se investigan los usos médicos de la marihuana para diversas enfermedades, lo que ha generado, de nuevo, cierta polémica. Dentro de los principales usos medicinales científicamente comprobados se encuentran:

  • Dolor neurológico
  • Glaucoma
  • Esclerosis múltiple
  • Alzheimer
  • Esquizofrenia
  • Cáncer
  • Contra la adicción a estimulantes

En épocas remotas el cannabis, o cáñamo, ha proporcionado la fibra y la pulpa para la industria de tejidos y papel.

Uso recreacional

Beto, un dispensario de la “medicina” entrevistado nos comentó que mayormente la demanda es para fines lúdicos o recreativos y para conciliar el sueño, aunque reconoce que “el uso recreativo de la hierba también es curación”.

“Se mezclan personas de todas las edades, clases sociales y profesiones, desde arqueólogos, investigadores, periodistas, bailarinas, escritores, hasta deportistas”.

Según Beto los precios dependen de la naturaleza, se puede conseguir infinidad de tipos y calidades, de lo que dependen sus precios. “en el mercado se puede fumar desde 5 hasta 150 quetzales por un puro de un gramo, por dar un ejemplo. Más caro que su equivalente en peso de plata…”

marihuana2
Actualmente el Estado invierte recursos en la persecusión de la oferta en lugar de la demanda. Foto: PNC

Estigma

Al ser consumido por diversos grupos étnicos alrededor del mundo, ha sido estigmatizado y criminalizado principalmente por la cultura occidental. Los gobiernos actuales continúan siendo regulados por un marco legal internacional que tiene aproximadamente 60 años de edad. Se continúa persiguiendo al usuario.

A partir de la segunda mitad del siglo XX, los psicoactivos adquirieron la condición de ilegal en la mayor parte del mundo, los gobiernos adoptaron políticas internacionales represivas y prohibicionistas, enfocándose en el castigo de la oferta, más que en la salud de la demanda.

En Guatemala, los registros del Ministerio Público, indican que desde el 201O a febrero de 2016 se han emitido 227 sentencias por los órganos jurisdiccionales, de las cuales únicamente 15 personas han sido absueltas y 212 han sido declaradas culpables del delito de posesión para el consumo, específicamente por la sustancia Cannabis. El índice de sentencias condenatorias en esta materia es muy elevado en proporción al daño social, en contraposición con personas que cometen actos de corrupción.

La guerra contra las drogas impulsada por Richard Nixon, continúa vigente, a pesar de los cuestionamientos sobre su efectividad por parte de activistas, quienes temen que las políticas represivas y prohibicionistas, generan mucho más problemas que los que pretende corregir.

Regulación

Quienes proponen la legalización del cannabis se apoyan en razones económicas, morales, éticas o médicas. Los fines más comunes son la descriminalización del consumo y auto cultivo, reducción de la carga en los sistemas de justicia, captación de impuestos, investigación, como alternativa a la lucha contra el narcotráfico internacional, y racionalizar las legislaciones que permiten sustancias socialmente aceptadas pero notablemente más dañinas, como el tabaco y/o alcohol. “No se conoce ningún caso en la historia médica de muerte atribuida al cannabis, mientras que sólo en nuestro país mueren cada año unas 50.000 personas debido al tabaco y 30.000 personas debido al alcohol; drogas legales ambas.”

El argumento central está basado en el derecho fundamental que cada persona tiene a elegir cómo quiere llevar su vida, lo que incluye la obligación del Estado de respetar la decisión del ciudadano sobre las sustancias que decida utilizar o consumir. Otros creen que regular el tráfico y consumo creen que es una alternativa para erradicar las mafias relacionadas con el narcotráfico.

La propuesta 5053

Álvaro Velásquez Diputado de la Convergencia Revolucionaria Democrática (CRD) presentó una Iniciativa de ley que pretende regular la producción, comercialización, consumo medicinal y recreativo del cannabis y sus derivados para personas mayores de edad. La propuesta de ley, contempla que el consumo será legal toda vez se realice dentro de un entorno privado, tal y como sucede con el tabaco y el alcohol.

Según el documento presentado se realizarían acciones que protegerían y promoverían la salud pública enfocada en minimizar el abuso de la marihuana.

Dicha iniciativa ha hecho expresarse a las diversas opiniones de los diferentes sectores de la sociedad guatemalteca, desde lo más conservadores hasta los más liberales.

El actual presidente Jimmy Morales, se pronunció con escepticismo sobre la propuesta de la legalización, argumentando que van a pasar muchos años en Guatemala para que ese tipo de propuestas puedan discutirse y verificarse si realmente esa es la dirección en la que debemos dirigirnos.

El Presidente del Congreso, Mario Taracena, comentó que la iniciativa era “una mariguanada más…”

A finales del 2013, el entonces presidente, Otto Pérez Molina propuso legalizar la marihuana durante su participación en la XXII Reunión de Jefes de Organismos Nacionales Encargados de Combatir el Tráfico Ilícito de Drogas para América Latina y el Caribe, en La Antigua, Guatemala. En esa ocasión, Pérez Molina dijo “El prohibicionismo que no ha dado los resultados esperados. Después de 50 años podemos ser más creativos”.

 

 

Loading Facebook Comments ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *