BERNIE “EL QUEMAZÓN” SANDERS Y LOS “DOCUMENTOS PANAMÁ”

AFIRMACIONES QUE PONEN MÁS PICANTE A LAS PRIMARIAS DEMÓCRATAS

Untitled-1fre

No se puede negar que se ha convertido en un fenómeno la campaña de Bernie Sanders, quien compite, hasta hace poco desde lejos, por la candidatura presidencial por parte del Partido Demócrata, actualmente en el poder, contra la Secretaria de Estado, Hilary Clinton.

El eslogan principal de su campaña, “Feel the bern” (siente la quemazón), se deriva de un discurso claro y conciso: el combate contra la inequidad en los ingresos de las personas. De frente, Sanders arrancó su campaña apuntando el dedo acusador hacia las enormes fortunas de los magnates y sus corporaciones, un grupo reducido de personas, en contraste con una basta mayoría que apenas sobrevive día a día. “Sí un banco es demasiado grande para fallar, es demasiado grande para existir”, expresaba Sanders en alusión al salvataje que el gobierno estadounidense hizo a la banca con millones provenientes de los impuestos de los ciudadanos.

Sus detractores lo acusan de ser un socialista radical, y él les contesta “no es una idea radical decir que si una persona trabaja 40 horas a la semana, esa persona no debe vivir en pobreza”. Así, las declaraciones de Sanders han puesto el dedo en la llaga, le ha prendido fuego al dominio electoral de los grandes financistas, al tiempo que sacude la indignación de las personas que integran la clase media y baja de Estados Unidos.

Inicialmente Sanders, tal vez por su edad avanzada, era considerado una especie de pivote electoral para la candidatura de Hilary, ex Secretaria de Estado y de mucho reconocimiento nacional por su desempeño político y por haber sido la Primera Dama en la Presidencia de Bill Clinton. Pero cada vez más personas se suman a las olas ciudadanas de apoyo al Bern, ganando en marzo en estados con importantes números de delegados como Washington y Michigan, y en abril, ganó en Wisconsin y en Wyoming.

No obstante, lleva la delantera Hilary Clinton con el apoyo de 1,758 delegados, en contraste con los 1,069 que tiene Sanders, de los 2,383 necesarios para la nominación presidencial demócrata. El voto latino podría ser el decisivo y, según las encuestas transmitidas por las televisoras, Clinton tiene mayor preferencia por parte de ese segmento de la población.

Con eso en mente, el joven músico Juve Quintana, escribió una letra para intentar acercar las propuestas de Bernie a la audiencia latina y junto a su banda, Grupo La Meta, produjeron un corrido llamado “El Quemazón” (The Burn), en apoyo al Bern, que obtuvo mucha atención en la red. “Los ricos ni la tele lo quieren, tienen miedo que vaya a ganar, porque quiere que el colegio sea gratis, para que nuestros hijos puedan triunfar. Quiere cuidado de salud para todos, seas ciudadano o seas ilegal. En Chicago cayó tras las rejas, por protestar contra la segregación. No le importa el color de tu piel, pa’ él todos somos hijos de Dios. Muchos le apodan Robin Hood, otros le dicen El Quemazón”, cantan al ritmo norteño.

Quemar a Clinton con los “Panama Papers”

Si algo vino como anillo al dedo de Bernie, fue el escándalo de los llamados “Documentos Panamá”, porque precisamente esta investigación pone al descubierto los esquemas de corrupción que los multimillonarios del mundo utilizan para ocultar su origen y para evadir impuestos en sus países.

Sanders, ni lerdo ni perezoso, emitió un comunicado en el que responsabiliza a Clinton de alentar la existencia del paraíso fiscal en Panamá. A continuación, compartimos el texto completo (traducido) del mensaje de Bern.

Ahora sabemos, como resultado de la liberación de los “Documentos Panamá” por un consorcio investigativo periodístico, que más de 214,000 entidades que a través del mundo estaban usando los servicios del bufete legal en Panamá, era usado para evitar pagar impuestos.

En tiempos de gran desigualdad de riquezas en Estados Unidos y alrededor del mundo, los que tienen mayor riqueza y los grandes corporaciones deben empezar por pagar su parte justa de impuestos, los niños no deberían tener hambre mientras los billonarios utilizan cuentas en paraísos fiscales con cuentas offshore para evitar su pago justo de impuestos. 

El Tratado de Libre Comercio de Panamá le da un sello de aprobación a Panamá como líder global en lo que refiere en permitir que los bienes de los poderosos esquiven el pago de impuestos.

Yo estuve en la oposición de ese Tratado de Libre Comercio desde el día uno. Yo predije que este pasaje traería un desastroso trato que le haría el camino fácil, no más difícil, a los ricos, y que las grandes corporaciones lo usarían para evadir impuestos al refugiar billones de dólares en cuentas offshore (afuera del país). Yo siempre deseé que mi teoría estuviese equivocada, pero ahora que están a la luz cierta parte de las estafas de evasión en impuestos por los Documentos Panamá, parece ser un problema peor de lo que había temido.

Mi oponente, en la otra mano, se opuso al Tratado con Panamá cuando ella corrió por el puesto en contra de Barack Obama por la Presidencia en el 2008. Pero cuando realmente importaba, ella rápidamente retrocedió su curso y ayudó en empujar el TLC con Panamá a través del Congreso como Secretaria de Estado. El resultado ha sido desastroso.

El pueblo Americano está enfermo y cansado del establecimiento político que dice algo durante la campaña, y hace exactamente lo opuesto el día después de ser electos.

 Es tiempo para un cambio real, como presidente, voy a usar mi autoridad para terminar el acuerdo de TLC con Panamá en menos de seis meses. Mi administración conducirá una investigación inmediata en los bancos de Estados Unidos, corporaciones e individuos con grandes riquezas que hayan almacenado su capital en Panamá para evitar pagar impuestos. Si cualquier de ellos viola la ley de EE.UU., mi administración los perseguirá al máximo alcance de la ley.

Uno de los principales señalamientos de Sanders hacia Clinton, es que ha aceptado financiamiento de grandes corporaciones, farmacéuticas, o de la industria armamentista, mientras subraya que su campaña es pagada por él, “no por los billonarios”. Lo cierto es que hay un nuevo jugador en las primarias demócratas y nada está escrito para las elecciones presidenciales en la potencia de norte.

 

Este artículo fue publicado en abril 2016 en nuestra edición impresa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *