#Brexit: ¿Unidad o división?

Por: André Casasola

La semana pasada, los pobladores del Reino Unido fueron llamados a participar en un referendo que marcará el rumbo de la economía, integración y relaciones bilaterales no solamente del Reino Unido, sino de Europa en general. El referendo que buscaba desligar a la UK de la Unión Europea mostró el fin de semana recién pasado el resultado de las votaciones.

Tras un dramático conteo, estos son los resultados oficiales:

  • Votos a favor del Brexit: 17.410.742 (51,9%)
  • Votos a favor de permanecer: 16.577.342 (48,1%)
  • Total de votos: 33.577.342
  • Participación: 72%

Este resultado es considerado por líderes de países miembros de la UE y expertos en sociopolítica como un terremoto político y económico para ambas partes, y puede tener efectos devastadores para todos los países implicados. Este es un caso inédito, ya que es la primera vez que ocurre un desligamiento de la Unión Europea desde 1992, año en que inició funciones. El único antecedente es el caso de Groenlandia, que abandonó la Comunidad Económica Europea -predecesora de la UE- en 1985.

UK-UE

Sin embargo, esta decisión no será ejecutada de forma inmediata. Según el artículo 50 del Tratado de Lisboa, el mecanismo para abandonar la UE fija dos años para negociar la salida de sus integrantes. Esto significa que, mientras sigan las negociaciones y presentación de salida del Reino Unido, seguirá siendo parte del bloque y deberá regirse bajo sus normas. De no llegar a un acuerdo de salida, el país saliente pasa a depender directamente del reglamento de la Organización Mundial de Comercio para poder tener intercambios comerciales con otros países.

El referendo no tarda en causar efectos colaterales

El viernes en la madrugada mientras presentaba los resultados del referendo, David Cameron -Primer Ministro del Reino Unido- anunciaba que dimitirá de su cargo en el próximo mes de octubre. Sumado a esto, la libra esterlina presentó la caída más grande desde la década de los ’80, lo que supone un gran golpe para la economía británica.

Por otra parte, la primer ministra de Escocia, Nicola Sturgeon, declaró que están evaluando la realización de un segundo referendo de independencia del Reino Unido -en el primero ganó el NO- para poder seguir en la Unión Europea. En el país escocés, los 32 distritos mostraron resultados favorables para seguir en el bloque.

¿Qué pasará con el libre movimiento de personas liderado por la UE?

Todos los miembros de la UE están sujetos al llamado mercado único, que incluye el libre movimiento de personas en todos el territorio del bloque. Con la salida del Reino Unido, estarán cerrando las puertas a los inmigrantes del Medio Oriente y de cualquier país europeo que entre en conflicto. Esto también afectaría la vida de 3 millones de inmigrantes que viven actualmente en el Reino Unido.

Esto supone que abrirá un nuevo marco de negociaciones para determinar las relaciones entre el Reino Unido y la Unión Europea. Dentro de los próximos dos años, uno de  los puntos más importantes será el futuro del mercado único. La realización de un nuevo TLC podría surgir como un aire de esperanza para todos los inmigrantes que viven dentro del Reino Unido.

Posibles consecuencias del #Brexit 

Tras el anuncio de David Cameron sobre la separación del Reino Unido de la Unión Europea, la libra esterlina registró una caída de más del 10% con respecto al dólar, llegando a cotizarse a US$ 1,33 -un poco menos de Q11-, siendo su peor registro desde el año 1985. Esto tuvo repercusiones inmediatas, suponiendo una pérdida de US$350,000 millones en la economía británica. De esta forma, Francia ha desplazado al Reino Unido como la quinta economía mundial. Las nuevas regulaciones financieras a las que debería someterse el Reino Unido impactaría directamente en el sector bancario, ya que varios bancos y casas de inversión de la Unión Europea se ven forzadas a dejar el Reino Unido. El comercio del Reino Unido con países miembros de la UE supone un 42,5% de sus exportaciones.

La Unión Europea también se vería afectada por la marcha de la UK, siendo éstos uno de sus contribuyentes netos. Los impactos no han podido ser delimitados de forma oficial, sin embargo expertos como Daniel Lacalle, economista y director de Tressis Gestión radicado en el Reino Unido, supondría una baja del 1-3% del PIB en el Reino Unido y un 0,7-1% para la Unión Europea. La contribución neta del Reino Unido a la UE suponía los 9,800 millones de libras, siendo el segundo mayor contribuyente.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *