CÁRCELES Y CORRECCIONALES: POSIBLES SOLUCIONES

Especialistas aportan perspectivas y posibles soluciones

La apertura y la receptividad suelen ser claves para encontrar la solución a problemas complejos. Los cada vez más frecuentes motines en cárceles y correccionales, y la reciente afirmación del comisionado Iván Velásquez en torno a la necesidad de cerrar las prisiones en bases militares, obligan al Presidente a replantearse la problemática y buscar soluciones a corto plazo. A continuación presentamos los puntos de vista y propuestas de dos personajes con buen grado de experiencia en la materia…

ALEJANDRO GIAMMATTEI Ex director general del Sistema Penitenciario, Ex candidato a la Presidencia de la República

Terrorismo de Orden Público

No hay control sobre la población reclusa. Yo llegué con un planteamiento al Congreso, a la Comisión de Seguridad Nacional, para la reforma de un artículo del Código Penal, sobre el terrorismo de orden público, para que todo aquel que atente contra un servicio público utilizando armas o extorsiones, sea declarado un terrorista. De manera que esa figura podría permitir tratar a las maras como grupos terroristas, pero hoy ni si quiera se les aplica la Ley de Crimen Organizado.

Cárcel Intermedia

En esa reunión yo hice referencia que había que retomar el tema de las cárceles, segmentándolas en dos. Un menor que comente un delito, según la Ley de Protección Integral a la Niñez y Adolescencia (Ley PINA), debe de estar sujeto al sistema correccional que pertenece a la Secretaría de Bienestar Social, sólo están sujetos a 6 años de cárcel, durante los cuales si cumplen 18 años de edad se quedan en estos centros. Lo que yo propongo son cárceles intermedias, a quien entró menor pero ya cumplió la mayoría de edad, lo saco del contacto con otros menores y lo traslado a una cárcel de mayores de edad, con el régimen del trato para los menores de edad.

Lo más grave es que quien haya cometido el delito siendo menor de edad, aunque sea juzgado a los 20, por ejemplo, si cometió el delito a los 17 años y lo agarran 10 años más tarde, va a ser juzgado como un menor de edad, ya tiene 27 y lo condenan a 6 años y lo mandan a los centros para menores. Por eso es que estas cárceles están en las manos de los mayores de edad. En esa reunión en el Congreso, yo propuse la creación de estas cárceles intermedias, en donde cumplan su condena como menores de edad pero no están con ellos, ni con los adultos condenados. Hace 10 años yo hice la propuesta que se hiciera en un área que está entre Santa Teresa y el Preventivo de la zona 18, no molesta a nadie porque ya están 2 cárceles ahí, hasta se dejaron los planos, este es un problema muy serio.

En Guatemala con estos menores de edad que tiene conflicto con la ley se aplica la política de embodegaje, seguimos embodegando a la gente y creemos que con esto se resuelve el problema, y cuando el patojo sale son una red de contactos bastante grande, su sociopatía aumenta, se vuelve más violento, cuando a esa edad es el mejor momento para rehabilitarlo por medio de un sistema de reeducación. Para alguien que tiene 40 años delinquiendo es difícil rehabilitarlo, es mas fácil rehabilitar a los jóvenes.

Los grilletes electrónicos

Al anterior Presidente de la CSJ, le llamé y le mandé mensajes porque había conseguido una donación de 200 grilletes electrónicos, sin costo, para iniciar con un piloto de acuerdo con la Ley del Sistema Penitenciario que yo dejé vigente, para que no todos vayan a prisión. La prisión debe ser el último recurso, hay mucha gente que está en la cárcel que no debería estar ahí. Muchas personas están ahí sin un perfil criminal, y por delitos que no ameritan estar ahí. Lo primero que se tiene que hacer según la ley es una evaluación para ver el perfil criminal de las personas, en esa ley está contemplado. Debemos tener cárceles de mínima seguridad, de mediana y máxima seguridad. Pongo un ejemplo, atropellaste a una persona, no tenés antecedentes, pero al hacer el perfil criminal te hacen un análisis y sale que cometiste 80 asesinatos, no es lo mismo que si sólo fue un accidente, depende del perfil criminal de cada persona. No es el delito el que manda.

Otro ejemplo, un padre de familia que comete el error de no dar manutención, si se mete esa persona a la cárcel, es peor. Mejor usted se va a ir con su grillete, y va a trabajar para mantener a sus hijos. Estas personas no tendrían que estar presas, además hay mas de 40 mil órdenes de captura pendientes por pensión alimenticia, y así hay otros casos. Al final, se perdió la donación de esos grilletes.

Luego sacaron una ley innecesaria y que tiene que varios errores, los grilletes electrónicos no deben de estar en manos de la PNC, sino en manos de la CSJ, porque el juez ordena que se le ponga el grillete electrónico, presidios lo instala para que se cumpla la orden del juez. Pero como quedó la ley ahora, es la policía la que tiene el control a través del Ministerio de Gobernación. Nosotros habíamos preparado el reglamento de uso para la CSJ, y que los jueces lo pusieran a determinada clase de personas, por ciertos delitos. Esos grilletes tenían una ventaja más, tenían un reloj para cuando el juez dicta medidas cautelares. Por ejemplo, el caso del esposo que le pega a la esposa, para que él tuviera su grillete y ella un reloj, y cuando él se esté acercando a 100 mts, le suena la alarma a ella y a las autoridades. Los grilletes sirven para muchas cosas, el tema del hacinamiento se terminaría, pero aquí la justicia se sigue manejando como en los tiempos medievales, todos a la cárcel.

JULIO RIVERA CLAVERÍA Ex viceministro de Gobernación Ex integrante del Consejo del Ministerio Público

Instituto de Correccional para Menores

Es un problema que se viene arrastrando desde hace ya algunos gobiernos. Lo que sucede es que cada Presidente que llega al Gobierno cree que lo que ha hecho el anterior, no sirve absolutamente para nada y se empieza de cero, por lo tanto, no hay sostenibilidad para los planes de gobierno, no hay sostenibilidad para ninguna institución, porque los presidentes creen que con ellos se empieza a escribir la historia del país. Pero además, el sistema penitenciario y la correccional de menores nunca han sido del interés de los presidentes del país, porque no representa ninguna ganancia política. 

También los nuevos fenómenos criminales que se han asentado en Guatemala, con estructuras criminales poderosas como el narcotráfico, como las maras, como el tráfico de migrantes, el trasiego de armas, tráfico de órganos, tráfico de maderas, es decir, todo un segmento de la criminalidad organizada sumamente grande, agravó la situación. A eso súmele que el Estado tampoco tiene recursos para invertir. Vamos a estar viendo este tipo de motines con muertes como ha venido sucediendo, porque a lo interno se desatan luchas para el mantenimiento del poder en las clicas. En el caso de Las Gaviotas, ahí estaban recluidos miembros de la Mara 18, una de las clicas más sanguinarias y crueles en el país.  

Lo otro que no se quiere entender es que estos son criminales altamente peligrosos, ellos son sicarios, asesinan, desmiembran gente riéndose y en la esquina tomándose una cerveza como si nada hubiera pasado. Es decir, el tratamiento ya no puede ser el mismo al de un menor que ha cometido una falta. Tenemos que replantear qué vamos a hacer con el correccional de menores.  

Yo soy del criterio que debe salir de la esfera de la Presidencia de la República, porque a estas alturas ya no tiene absolutamente nada qué hacer ahí. Tiene que convertirse en un Instituto Nacional de Correccional para Menores en donde sea controlado de otra manera, cumpliendo manuales y protocolos, pero también aislando a criminales altamente peligrosos como estos que han cometido varios delitos estando retenidos en estos centros correccionales.

Hoy tenemos que entender que la tecnología y la innovación es parte del mundo moderno actual, y las instituciones también tienen igualmente que innovarse. Tenemos algunas instituciones que vienen desde la colonia y deben sufrir los cambios necesarios en una nueva etapa en el mundo, que es la de la informática y de la tecnología. Esto es parte de las propuestas que tendrán que venir con los nuevos candidatos presidenciales en la próxima elección.

Medidas sustitutivas y brazaletes

El objetivo principal del Derecho no es encarcelar a la gente, es mantenerla en libertad. Lo que tenemos que hacer es que se cumplan con las medidas sustitutivas, los jueces tienen miedo a plantear las medidas sustitutivas. Los medios de comunicación juegan un papel importante, hoy pareciera ser que si un medio decide condenar a alguien, empiezan a presionar de tal manera a un juez para que no haya medidas sustitutivas, para que no se le pueda dar ningún tipo de beneficio y que se le mantenga encerrado en una celda de tres por dos. Las medidas sustitutivas son vitales, los jueces deben plantearlas para delitos menores.

Luego está también el tema de los brazaletes electrónicos, es otra de las medidas importantes, porque hay delitos menores, por ejemplo, problemas de tránsito, estafas menores, y otros en los que efectivamente se podría dársele un brazalete a la persona, que ella misma debiera pagarlo, para que pueda seguir trabajando y cumpliendo con sus deberes en su propia casa.

Muchas veces al meter presa a una persona se desarma una familia, porque se queda sin alimentos, sin trabajo, sin educación para sus hijos. El Derecho tiende a que se mantenga la convivencia social y a que se mantenga integrada la familia, y en eso las medidas sustitutivas juegan un papel importante al igual que los brazaletes cuando se empiecen a implementar en el país.  

Respaldar a la PNC

Uno de los graves problemas que enfrenta la Policía Nacional Civil es que la percepción en general de la población es que la Policía no sólo no hace su trabajo, sino que ha entrado en contubernio con estructuras criminales, y podrá ser cierto en parte, pero quiero dejar bien claro que la gran mayoría, son buenos policías que hacen su trabajo diariamente. Como resultado del cumplimiento de su deber algunos de ellos han muerto.

La Policía nacional no ha podido cumplir con la parte preventiva, primero porque no tiene los recursos, segundo porque existe en el Ministerio de Gobernación, un Viceministerio de Apoyo Comunitario para cumplir con esa función de prevención, cuando debiera ser parte del trabajo que desempeñe la PNC. Mi propuesta iría en el sentido de cancelar ese viceministerio que no sirve para nada, y se fortalecería la PNC, tendría mas recursos para trabajar a nivel nacional la prevención.

Falta mucha comprensión de los actos en los que ha participado la PNC. Si usted recuerda el motín en Las Gaviotas en el 2015, la PNC efectivamente utilizó la fuerza para poner en el suelo a todos los mareros, como resultado de eso, hay dos comisarios procesados y siete policías procesados. Es decir, en lugar de respaldar a la policía y de apoyarla como se debe, aquí se les procesa por la utilización de la fuerza. En todo caso, si utilizaron fuerza de más, lo que se debió haber hecho es solicitar una sanción administrativa conforme a la ley orgánica de la policía nacional, pero no iniciar un proceso, esto lo único que hace es seguir dándole la posibilidad a los mareros de seguir actuando criminalmente con total impunidad e irrespeto hacia la policía. No hay respaldo a la policía por parte de los funcionarios obligados a hacerlo. El Ministerio de Gobernación tiene que apoyarlos porque está bajo su mando.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *