Carlos Alvarado, la Universidad que le heredaron

Ilustración: Perro Bravo

Retos a los que deberá dar solución el nuevo Rector

 

Después de ocho años ha concluido el mandato de Estuardo Gálvez en la Universidad de San Carlos de Guatemala (USAC). Son ocho años que han dejado desgaste en la casa de estudios no sólo por el rezago en materia educativa sino por la opacidad del gasto que ha terminado por menguar la credibilidad que la población y la comunidad educativa tiene en la tricentenaria. Ahora, Carlos Alvarado ha sido electo Rector. Sus detractores lo señalan de ser el continuador del poder que Estuardo Gálvez ostentó durante ocho años, sin embargo esa misma administración le heredó grandes problemas a los que deberá darle solución.

 

Más que una elección, una herencia

En la USAC, los estudiantes y catedráticos no pueden elegir directamente al Rector sino que sólo pueden votar por quienes conformarán el cuerpo de electores. Desde el año 2012 se promovió una iniciativa de ley para democratizar este proceso pero tanto el Congreso de la República como el Consejo Superior Universitario, optaron por ignorar la propuesta.

 

En esa primera ronda Alvarado casi se aseguró el triunfo pues su planilla ganó 22 de los 32 cuerpos electores. En las elecciones finales Alvarado ganó de forma arrasadora en todos los cuerpos electorales de colegios profesionales y de docentes. Destacan los resultados en el Colegio de Ingenieros y el Colegio de Psicólogos, entre ambos entes recibió 600 votos a favor y ninguno en contra. Misma situación se dio en los electores docentes de Veterinaria, Humanidades y Ciencias Jurídicas en que ganó por unanimidad, juntando 240 votos favorables.

 

Sólo perdió y ganó de manera ajustada en los cuerpos electorales de estudiantes para terminar ganando en 26 de los 32 entes electores. Es, ante estos estudiantes, que Carlos Alvarado debe demostrar que está hecho de otra madera. Necesita recuperar la confianza que se perdió bajo la corrupta administración de su atencesor.

 

Doctor o no Doctor. El escándalo por el plagio en la tesis con la que Manuel Baldizón consiguió su título de Doctor en Derecho terminó inevitablemente por involucrar a la USAC. La tesis en cuestión no sólo desapareció de las bibliotecas sino que Estuardo Gálvez hizo lo posible por retrasar el proceso de revisión en base al cuál se debía determinar si el grado de doctor se la retiraría al candidato presidencial. El retraso no tuvo más objetivo que el de no afectar los resultados de elección a rector.

 

Elegido Alvarado, el CSU dictaminó que Manuel Baldizón seguiría ostentando el grado de Doctor pues no existían los medios para comprobar el plagio. Así, la brasa caliente queda ahora en manos de Alvarado quien deberá recuperar la dignidad de la Universidad y mostrar al estudiantado y a la sociedad que la casa de estudios puede garantizar la excelencia académica de sus egresados.

 

Los otros títulos falsos. También deberá demostrar voluntad para desmantelar el sistema de corrupción imperante en la casa de estudios, lo que significa afectar los intereses de los grupos que tienen influencia sobre la rectoría. Ya en 2012 fueron detenidas cuatro personas que integraban una red de falsificación de títulos. Según las denuncias de los estudiantes universitarios, estas redes involucran a catedráticos que finalmente se amparan bajo el manto del todopoderoso sindicato de trabajadores de la USAC.

 

Se rumora que un par de diputados, uno de LIDER y otro de TODOS, también tienen títulos falsos de abogados, lo que demuestra el grado de corrupción y politización presente en la Facultad de Derecho.

 

Soltar a la AEU. Se ha denunciado que la Asociación de Estudiantes Universitarios (AEU) mantuvo un silencio cómplice gracias a la asignación de fondos para sus actividades y el otorgamiento de permisos para que sus allegados administraran librerías y locales de venta de alimentos en los campus universitarios. Romper con esta práctica y desvanecer este tipo de rumores implica mayor apertura del Consejo Superior Universitario a la fiscalización. Sólo una gestión transparente podrá demostrar que el Rector ha dejado de comprar apoyos en base a la asignación de presupuestos y el otorgamiento de plazas y permisos.

 

Reforma e independencia. El marco legal de la USAC se debe reformar para recuperar la excelencia académica que el país espera de la única universidad pública. Una tarea postergada ha sido promover las reformas tales como las de proceso de elección (que buscan que se pueda votar directamente por los rectores) y las estructurales (que buscan mayor independencia para las facultades y la modernización de los programas de estudio). También hay un tema que se externaliza: la lucha porque el Gobierno cumpla con la asignación presupuestaria constitucional, tema en el que Gálvez, sin éxito, presionó al final de su mandato.

 

Estos casos determinarán qué camino seguirá Carlos Alvarado como Rector. En juego está la tricentenaria casa de estudios que en las últimas décadas pasó de ser un ente determinante en la política nacional a un botín dejado en manos del gobierno de turno. Recobrar la credibilidad que se hizo polvo durante la gestión de Gálvez, es el mayor reto.

 

 

 

Deja un comentario en: “Carlos Alvarado, la Universidad que le heredaron

  • 25 abril, 2014 en 2:05 pm
    Permalink

    Definitivamente se dará el continuismo, una USAC en la que no hacen academia, en donde aunque no lo crean las autoridades ya no saben que existen estudiantes y trabajadores, les interesa más la política a nivel nacional que el orden dentro de la casa.
    En donde los grupos estudiantiles y administrativos están a merced de las autoridades a cambio de favores (viajes, becas y ayudas económicas).
    Tengo la esperanza que el nuevo rector haga un cambio drástico y se ubique del lado de los que verdaderamente necesitan regresar a una USAC combativa que sea la voz del pueblo. Lo cual será muy difícil por los compromisos políticos que le fueron heredados los cuales serán por los siglos de los siglos.

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *