DENUNCIAN TALA ILEGAL DE MANGLAR EN IZABAL

LA LEGISLACIÓN VIGENTE PROTEGE A ESTA IMPORTANTE ESPECIE

Untitled-1

Un proyecto de ampliación de la Empresa Portuaria Santo Tomás de Castilla (EMPORNAC), estaría poniendo en riesgo ejemplares de mangle dentro de reserva natural.

El 16 de diciembre del 2014, los secretarios generales de los sindicatos de trabajadores de la Empornac: SIEMPORNAC, SINEPORNAC y SINTRAPORT, en una acción conjunta presentaron una denuncia ante José Armando García Revolorio, entonces delegado del Ministerio de Ambientes y Recursos Naturales (MARN) en Izabal. En el documento se lee: “La preocupación de las organizaciones sindicales es la destrucción masiva de la flora y fauna de la Bahía de Amatique, declarada en reserva nacional en el departamento de Izabal, como lo son las áreas protegidas, es que con la construcción del nuevo muelle, perjudica la tala inmoderada de mangle rojo, mangle blanco y mangle negro, que se encuentran a las orillas donde pretenden construir dicho muelle”.

Ante la pasividad del MARN, en julio 2015 los trabajadores organizados acuden ante el Coordinador de la Fiscalía de delitos contra el Ambiente, Carlos de Jesús Abrego Hernández, del Ministerio Público en Puerto Barrios, Izabal. En dicho oficio, los sindicatos continúan denunciando “la tala inmoderada de la especie de árboles mangle que suponemos en vía de extinción, al otro lado del predio de la Empresa Portuaria Santo Tomás de Castilla”. Además, solicitaron “se procure la orden de juez para poder entrar al predio donde se está talando en horas de la noche ya que este es de propiedad privada, la madera está quedando en el piso y encima se está rellenando con tierra”. Así mismo, solicitaron se notificara al INAB, MARN, SEPRONA y demás instituciones competentes en la materia. Ese mismo día, los sindicalistas acudieron a realizar también la misma denuncia ante la Procuraduría de los Derechos Humanos (PDH).

La protección de los manglares

Los manglares son formaciones vegetales propias de las costas cenagosas, los cayos y las desembocaduras de los ríos, dentro de las zonas de mareas, en los países intertropicales de todo el mundo. El mangle representa el 1% de los bosques del planeta, y es una de las cinco unidades ecológicas más productivas del mundo.

Lamentablemente, las actividades industriales, la explotación petrolera, los proyectos urbanísticos, la construcción de represas, entre otros emprendimientos, han llevado a los manglares y los medios de vida que sustenta a un punto crítico; amenazado y en peligro de extinción.

En Guatemala, los manglares gozan de protección constitucional, a través de sus artículos que velan por el “Medio ambiente y equilibrio ecológico”; “Obligaciones del Estado”; y “Reforestación”. Además, el mangle cuenta con protección dentro de la Ley de Protección y Mejoramiento del Medio Ambiente”, así como por parte de la Ley Forestal, que en su artículo 35 dice “Protección del mangle. Se declara de interés nacional la protección, conservación y restauración de los bosques de mangle en el país. El aprovechamiento de árboles de estos ecosistemas será objeto de una reglamentación especial, la cual deberá ser elaborada por el INAB en un plazo no mayor de un año luego de la aprobación de la presente Ley. Queda prohibido el cambio de uso de la tierra de estos ecosistemas. La restauración del manglar gozará de apoyo de una Ley de protección especial”.

La Junta Directiva del Instituto Nacional de Bosques (INAB), en resolución número 1-25-98, resolvió aprobar el “Reglamento Para la Protección, Conservación, Uso y Aprovechamiento de los Árboles del Ecosistema Manglar.”

¿Los intereses de quién?

En las denuncias citadas se menciona la construcción de un muelle por parte de la empresa Comercializadora Pahame S.A., dedicada a la exportación de mena de níquel o “tierra mineral”. Después de una búsqueda en Guatecompras, encontramos un único proyecto adjudicado a dicha empresa por parte de la EMPORNAC, bajo el NOG. 3608115, para la “contratación de servicios técnicos y autorización para instalación nueva de pontones flotantes y removibles, independientes a los atracaderos actuales de la Empornac”; curiosamente, dicha adjudicación presenta un valor absurdo de Q6 quetzales.

Como resultado de las indagaciones en el MARN, Perro Bravo pudo comprobar que se encuentra en proceso de evaluación un Estudio de Impacto Ambiental, presentado en vista pública a finales del año pasado, para la construcción de dicho proyecto.

La respuesta a la interrogante en torno a quién se encuentra detrás de la tala ilegal de importantes manglares en la bahía de Amatique, tal vez se encuentre en las razones por las cuales los representantes del MP, la PDH, el INAB y el MARN, han decidido no accionar hasta la fecha para detener este proyecto particular, que amenaza el patrimonio natural de Guatemala y del planeta entero.

Hacemos un llamado a las organizaciones ambientales para que tomen cartas en el asunto. Seguiremos investigando.

DENUNCIA MANGLE

Loading Facebook Comments ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *