DESDE EL BALCÓN

El cambio es la única constante en la existencia,  la transformación es parte de la subsistencia de cualquier forma de vida.

En estos más de cuatro años de  estar batallando como colectivo desde Perro Bravo, más muchos otros antes en la trayectoria individual de los comunicadores que colaboran en este equipo, no han sido pocos los cambios que hemos tenido que afrontar. Algunos directa e indirectamente forzados y otros, los más agradables, por voluntad y convicción propia.

A esta última categoría pertenece nuestra decisión de cambiar de lugar nuestra redacción y centro de operaciones. No podemos, ni queremos, disimular que nos sentimos muy a gusto en esta nueva ubicación.

Aunque durante años nos encontramos seguros y acogidos en la 13 calle de la zona 1,  a escasos metros del legendario edificio de Prensa Libre y a la par de las instalaciones de Nuestro Diario, tiempo por el cual quedamos muy agradecidos; hoy nuestro nuevo hogar es para nosotros no menos que  ideal en el Edificio El Centro.

Nos ubicamos justo en el epicentro de la historia y desde el balcón contemplamos la poderosa Plaza de la Constitución, se percibe más viva que nunca, rodeada del poder de Gobierno representado en el Palacio Nacional, de la imponente influencia de la  Iglesia Católica y también del poder militar expresado en el firme IPM.

Aquí, desde el balcón de los reporteros ciudadanos, se percibe una atmósfera enrarecida. Mientras unas voces exigen renuncia, otras hablan de un golpe de Estado técnico, ambas posibilidades son más probables ahora después de la tragedia de las niñas en el Hogar Virgen de la Asunción.

La responsabilidad de la Secretaría de Bienestar Social, el Ministerio de Gobernación, la PNC y la PGN, en la muerte de esas menores, asciende hasta el Presidente de la República. Pero no es sólo Jimmy Morales el que se encuentra en la picota, la inacción a partir de abundantes denuncias presentadas al MP, también ponen en una situación complicada a la Fiscal General.

Los gobernantes han perdido el poder que el pueblo les confirió. Uno o varios movimientos están a punto de emerger y tomarán la plaza, para bien o para mal.

Desde aquí nos mantendremos atentos,  promoviendo la unidad a través del empoderamiento ciudadano y defendiendo la libertad de expresarse y de informar.

Al ciudadano le reiteramos que seguimos aquí presentes y despiertos, siempre vigilantes y a sus órdenes. Somos Perro Bravo y vos mandás.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *