DETRAS DEL HUESO DE LA CDAG

CDAG

A finales de noviembre se elegirán a las personas que estarán al frente de las dos máximas instituciones del deporte nacional: la Confederación Deportiva Autónoma de Guatemala (CDAG) y el Comité Olímpico Guatemalteco (COG). Actualmente ya circulan los nombres de quienes competirán por el cargo, los votos ya están siendo negociados: todos quieren roer el jugoso hueso del deporte guatemalteco.

Movimientos en las sombras

A finales del mes de agosto Revista Perro Bravo solicitó al Tribunal Electoral del Deporte Federado las planillas de candidatos a la dirección de la CDAG y el COG, su primera respuesta fue que los nombres se entregarían por medio de correo electrónico la primera semana de septiembre. Curiosamente después de publicada nuestra edición del mes de septiembre, en la que se incluía el artículo “Juegos Sucios en la CDAG”, la información sobre los candidatos nos fue negada aduciendo que no se habían presentado planillas.

En las instituciones de deporte las autoridades manejan con recelo el tema de las elecciones. Nadie quiere hablar de los candidatos aunque los votos para estos ya están siendo cabildeados al punto que se da por hecho quiénes ocuparán el Comité Ejecutivo de la CDAG.

Aguirre y sus reemplazos

Parecieran no haber muchas opciones que auguren un cambio positivo en el COG. Por un lado, el Coronel Sergio Camargo, busca la reelección. Más que por sus logros, la administración de Camargo ha sido conocida por sus numerosos viajes al extranjero, cada uno de los cuáles, bajo el pretexto de presentar los programas deportivos nacionales, han significado el desembolso de cantidades millonarias. Por ejemplo, en 2011, se presupuestaron Q 500 Mil para viáticos y terminaron gastando  Q 1,150,000.

Contra Camargo compite Gerardo Aguirre, el actual presidente de la CDAG. El descuido de las instalaciones deportivas, la falta de programas para incrementar la cantidad de deportistas federados y el desordenado manejo de las arcas de la institución sancionado una y otra vez por la Contraloría General de Cuentas, no habla muy bien de su gestión. Sumado a ello, en 2001, Aguirre fue acusado por devengar dos salarios: uno como Director General de Educación Física y otro como Presidente de la CDAG. En 2012 la Secretaría de Control y Transparencia de la Vicepresidencia lo acusó de defraudar al Estado por Q 700 Millones.

Junto con Aguirre, ambicionan la dirección del COG varios miembros del actual Comité Ejecutivo de la CDAG. Juan Carlos Sagastume, Lorena Toriello (esposa de Fritz García-Gallont), Saúl Méndez y Rafael Cuestas, son algunos de los personajes que buscan trasladar su poder de la CDAG al COG.

Los relevos

La salida de Aguirre de la CDAG no significa un cambio para la institución ya que las influencias que a través de él operan están buscando posicionar a un nuevo Comité Ejecutivo afín a sus intereses.

Tres nombres parecen claves en dicha planilla. Al frente de ella se encuentra Denis Alonso, ex Ministro de Educación durante el Gobierno de Álvaro Colom, cargo en el que fue duramente criticado por su negativa a hacer públicos los listados de beneficiarios del programa Mi Familia Progresa. Junto con él, destaca Juan José Cifuentes, que busca el cargo de Vocal I; anteriormente fue Subdirector de Desarrollo Institucional en la Dirección General de Educación Física. El aspirante a Vocal II es Víctor Flores, ex ejecutivo de Pepsi-Gatorade, una carta jugada por un poder clave en la CDAG, los patrocinadores.

La planilla la complementan tres deportistas con trayectoria pero sin mayor experiencia en el plano administrativo: Suly Saravia, ex seleccionada de voleibol, aspirante a 1er. Vicepresidencia; Erick Zacrison, ex seleccionado de Tiro con Armas, aspirante a 2da. Vicepresidencia; Thomas Villamar, ex seleccionado de baloncesto, aspirante a la vocalía tercera y Erick Acevedo, ex seleccionado de futsala, aspirante a la vocalía cuarta.

Urgente cambio

Ante la intrascendente administración de las actuales autoridades, un cambio parece urgente en las instituciones del deporte. Al menos se esperaría que de las próximas elecciones resulte electo un equipo nuevo, sin vínculos con las actuales autoridades. El futuro del deporte nacional y especialmente de los Juegos Centroamericanos y del Caribe a realizarse en Quetzaltenango       en      2018

dependerá de los resultados de las elecciones de  noviembre.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *