Dolor y miedo en Europa

Por: André Casasola

 

El pasado 14 de  julio, en las vísperas de la conmemorativa Fiesta de la Federación -celebración del punto de arranque de la Revolución Francesa-, Francia -principal objetivo del Yihad en los últimos meses- volvió a ser víctima de un nuevo ataque terrorista. En esta ocasión, los ataques se dieron en Niza, ciudad al sur del territorio francés, luego de que un camión embistiera en contra de una multitud que esperaba los fuegos artificiales correspondientes a la celebración, cobrando la vida de al menos 84 personas y dejando más de 200 heridos, gran parte de ellos en estado crítico, según reportes de la fiscalía francesa. El Ministerio de Interior francés ha identificado al atacante como un hombre de 31 años, francés de origen tunecino. Hasta ahora, ningún grupo terrorista se ha atribuido el ataque.

En la noche del jueves, al cierre de las celebraciones en Niza, un camión blanco ha arrollado en el conocido paseo marítimo en un tramo de dos kilómetros a un grupo de personas que se reunían para celebrar el cierre de la festividad. Aunque varias personas intentaron impedir -con armas de fuego, interceptándolo, etc- que el vehículo siguiera en marcha, fue inevitable, ya que se conducía a unos 90 kilómetros por hora, según el reporte de la policía.

francia 1

La fecha elegida para este nuevo atentado es muy significativa. La Fiesta de  la Federación conmemora tanto el comienzo de la Revolución Francesa, así como también celebra la unidad en torno a las fuerzas armadas francesas, que actualmente se encuentran en los frentes de Oriente y África, combatiendo contra los yihadistas. Es por eso que tanto el presidente francés Francois Hollande, como Christian Estrosi -presidente del Consejo Regional de Niza- no han demorado en culpar a los miembros del Yihad. Aunque se esparcieron rumores que habían rehenes, Estrosi los ha desmentido, aunque ha advertido a los pobladores de Niza que no salgan de sus casas, a menos que sea inevitable.

El atacante murió en el lugar, luego de que fuera impactado de bala varias veces tras varios disparos a lo largo de su trayecto por parte de agentes de la policía. El mismo Estrosi ha comunicado que dentro del camión había una granada inoperativa y varias armas falsas y reales dentro de la cabina.

Estado de excepción se prorroga por tres meses

Horas antes que se produjera el atentado en Niza, el presidente Hollande anunció que el estado de excepción que se encuentra vigente desde los atentados de noviembre pasado iba a ser levantado el día 26 de julio, al término del Tour de Francia.  «No se puede estar de forma permanente en estado de excepción», había declarado el jefe del Estado.

Luego de que la Eurocopa celebrada en Francia -la cual se desarrolló sin atentados ni incidentes de este tipo- llegara a su fin, Hollande y miembros del gobierno francés se declararon satisfechos e hicieron público que los 10,000 militares desplegados por todo el país serían reducidos a 7,000. Sin embargo, luego de este último atentado, Hollande anunció que el estado de excepción será prorrogado por tres meses y las tropas no serán reducidas.

El Consejo Francés de Culto Musulmán condenó inmediatamente este ataque  ejecutado en plena fiesta nacional, que celebra los valores de libertad, igualdad y fraternidad.

Antecedentes del ataque en Niza

El atentado al medio satírico francés Charlie Hebdo a principios del 2015 pudo haber sido el piloto de una serie de ataques directos de los yihadistas hacia Francia. El tiroteo llevado a cabo dentro de las oficinas del semanario francés en París cobró la vida de 12 personas e hirió gravemente a otras 11. Los dos atacantes, enmascarados y armados con fusiles de asalto, realizaron el ataque mientras gritaban Al lahu-akbar (Alá es el más grande). Al salir del edificio, le quitaron la vida a un miembro de la Policía Nacional de Francia. Otras cinco personas murieron y once resultaron heridas en ataques posteriores en el territorio francés. Los autores de esta matanza se identificaron como parte del Al-Qaeda en la Península arábiga -rama de Al-Qaeda en Yemen-, mismos que se hicieron responsables del ataque, aunque también fue atribuído a ISIS inicialmente.

Luego de este atentado, las autoridades francesas intuyeron que no sería el único. Francios Hollande, Manuel Valls -primer ministro- y Anne Hidalgo -alcaldesa de París- expresaron en repetidas ocasiones que temían que los grupos terroristas islámicos se estuvieran preparando un golpe más grande en contra de Francia. El viernes 13 de noviembre, el vaticinio de los gobernantes se cumplió. Tras seis ataques simultáneos durante tres horas, los terroristas yihadistas cobraron la vida de más de 130 personas, dejando también a 352 heridos gravemente. Tres explosiones se dieron en Saint Denis, en los alrededores del estadio oficial de la selección francesa, durante el encuentro de Alemania- Francia, al que asistió Hollande.

francia 2

Además de las explosiones alrededor del estadio, el restaurante Le Petit Cambodge, el local Belle Équipe, el bar Le Carillon, el Boulevar Fontaine y la sala de espectáculos Bataclan también fueron escenario de ataques por parte de varios hombres armados con kalashnikovs. Los asaltantes al disparar a quemarropa a cualquier persona que estuviera en su camino gritaban Al lahu-akbar. 

Luego del atentado, las investigaciones por parte del cuerpo de la policía francesa no cesaron. Cuatro meses después, Salah Abdeslam -uno de los principales autores de la masacre en Francia- fue arrestado a las afueras de Bruselas, capital de Bélgica. Una semana luego de la captura de Abdeslam, cuatro personas realizaron ataques suicidas simultáneos en la ciudad. Dos hombres se hicieron estallar en el aeropuerto de Bruselas, mientras otro fue capturado y no pudo accionar sus explosivos. Simultáneo a eso, otro atentado suicida se llevó a cabo en el metro de la ciudad. En ambos escenarios, los artífices gritaron en repetidas ocasiones Al lahu-akbar. Estos atentados cobraron la vida de al menos 35 personas.

Recientemente también se registró otro ataque terrorista a finales del mes de junio recién pasado en Estambul, Turquía. Tres terroristas cometieron un nuevo ataque suicida, haciéndose explotar dentro del aeropuerto Atatürk, quitándole la vida a 41 personas y dejando a más de 240 heridas; continuando con su misión de sembrar pánico y terror en el continente europeo.

francia 4

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *