Ecofeminismo: Planteamientos Feministas y Ambientales

Óscar Gómez-Barrios

Edición: MAR-13
Autor: Óscar Gómez-Barrios
Correo: oskkargommez@hotmail.com

Este movimiento conocido también como feminismo ecologista, surge como forma de alzar la voz ante el irrespeto de los derechos de las mujeres y la catástrofe medioambiental en el planeta. En los años sesentas empezaron a surgir pensamientos de mujeres y grupos ecologistas de diferentes tendencias que dieron como resultado un enlace creativo donde nace y crece el ecofeminismo.

Según la geóloga española y máster en estudios sociales de la mujer, ImmaLlort Juncadella, la escritora y feminista francesa Françoise d’Eaubonne, utilizó por primera vez en 1974 el vocablo “ecofeminismo”, que designa el potencial que tienen las mujeres para encabezar una revolución ecológica que diera nuevas relaciones entre hombres y mujeres, además de un trato distinto hacia la naturaleza.

En su planteamiento quería exponer la transformación del ecosistema, y obedecía al creciente desastre ecológico propiciado por los avances tecnológicos que ya se observaban en aquel tiempo. Desde entonces, conjuntamente con los progresos del movimiento feminista, el ecofeminismo ha desarrollado una práctica rica y creativa.

Pero ¿qué es realmente el ecofeminismo? Para Vandana Shiva, científica, filósofa y escritora india, es “un nuevo término que designa un saber antiguo”. Es un lento pero seguro redescubrimiento de que “no somos dueños o dueñas del universo sino parte de un tejido cósmico”.

IvoneGebara, filósofa y religiosa brasileña, sostiene que el ecofeminismo es una reunión de aspectos histórico-culturales femeninos. Es meditar sobre las mujeres y la naturaleza, realidades que estuvieron durante siglos bajo el dominio del imperio masculino. Como pensamiento y movimiento social, es la conexión ideológica entre la explotación de lo natural y la utilización de las mujeres dentro del sistema patriarcal. Desde el punto de vista filosófico y teológico, el ecofeminismo puede ser considerado como “una sabiduría que intenta recuperar a las mujeres y al ecosistema”.

El ecofeminismo señala que en el orden patriarcal existen conexiones importantes entre la dominación y explotación de las mujeres y la naturaleza, y para ello, argumenta que la biología de las mujeres, su cuerpo -característica que las capacita para gestar y crear vida- hace que éstas estén en una posición de mayor proximidad a la naturaleza, lo que permite su identificación con ella.

Los hombres, guiados por la razón, en oposición a la intuición femenina, pertenecen al mundo de la cultura. Por su capacidad para controlar y transformar la naturaleza, lo cultural se considera superior a lo natural. Los binomios mujer-naturaleza y hombre-cultura y la superioridad de la cultura sobre la naturaleza en el patriarcado, explican que las mujeres sean consideradas erróneamente inferiores a los hombres.

El ecofeminismo considera que la dominación y explotación de las mujeres y la naturaleza, tienen un origen común, lo que sitúa a la población femenina en una situación privilegiada para acabar con dicha dominación, y propone que los movimientos feministas y ecologistas tengan objetivos comunes -la igualdad de derechos y la abolición de jerarquías, etc.- y trabajen conjuntamente en la construcción de alternativas teóricas y prácticas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *