EL ALARMANTE CRECIMIENTO DE LA DESIGUALDAD

contrastes

260 PERSONAS SE UNEN AL GRUPO DE MULTIMILLONARIOS QUE ACAPARA EL 50% DE LA RIQUEZA MUNDIAL.

Se sabe que algo no anda bien cuando los países pobres terminan pagando la factura por la contaminación ambiental que producen los países desarrollados. Se trata de una desigualdad que también se traduce al plano económico: el 1% de la población mundial acapara la mitad de la riqueza. El mundo está viendo el crecimiento acelerado de la desigualdad y ONG como Oxfam Intermol advierten que esto ocasionara una agudización de las problemáticas sociales.

Países extremadamente pobres como Haití, Vietnam, Honduras y Bangladesh sufre cada año ante los desastres naturales ocasionados por el cambio climático. Mientras tanto, casi a salvo, se encuentran los países desarrollados como Estados Unidos y China que al final de cuentas son los responsables de emitir la mayor cantidad de gases de efecto invernadero.

 

A pesar de las numerosas cumbres en que los países desarrollados han firmado convenios para disminuir los índices de contaminación, esos compromisos rara vez se cumplen. Así lo constata organizaciones como German Watch y Social Watch que han criticado rotundamente los pocos avances el que, siendo Estados Unidos el principal emisor de gases, aún se niegue a firmar el Protocolo de Tokio y otros compromisos ambientales.

 

Estos contrastes entre quién contamina y quien padece los efectos de esa contaminación parecen tener su origen en la desigualdad económica que cada vez crece más.

 

UN ABISMO DE DISTANCIA

Oxfam Intermol presentó ante el Foro Económico Mundial un informe titulado Gobernar para las Élites en el que advierte sobre las consecuencias del crecimiento de la desigualdad económica. Según el estudio la última crisis económica permitió que en Estados Unidos el 1% más rico acaparara el 95% de la riqueza producida al superarse la crisis, mientras que el 90% más pobre sólo se empobreció más.

 

Para Oxfam esta desigualdad que afecta a casi todos los países del orbe, de seguir aumentando, podría generar una explosión social producto de la disparidad de oportunidades. El mundo, a este ritmo, camina hacia un monopolio de oportunidades por parte de los más ricos, cuyos hijos reclamarán los tipos impositivos más bajos, la mejor educación y la mejor atención sanitaria, señala el informe.

 

Según el documento esta disparidad sólo ha sido posible gracias a la forma en que los más ricos han logrado que se gobierne en su favor, consiguiendo todo tipo de privilegios, sobre todo fiscales. Influyen en los legisladores y acto seguido en la opinión pública a través del control de los medios de comunicación.

 

Un dato importante es que tan sólo en 2013, aproximadamente 210 personas se incorporaron al selecto grupo de multimillonarios con fortunas mayores a los mil millones. En la mayoría de los casos se trata de fortunas conseguidas a través de monopolios como el que tiene sobre la telefonía el mexicano Carlos Slim.

 

LA ESPERANZA

Para Oxfam la esperanza de un futuro menos desigual está en Latinoamérica. Destaca el trabajo de varios gobiernos que han disminuido la brecha mediante la redistribución de la renta a través de programas sociales. Brasil, por ejemplo, redujo la brecha en un 10% entre los años 2001 y 2011.

 

El informe Gobernar para las Élites, secuestro democrático y desigualdad económica, fue presentado en enero pasado frente al Foro Económico Mundial. Este evento, que se realiza cada año en Davos, Suiza, reúne a gobernantes, una élite de empresarios e intelectuales que en teoría buscan darle solución a los grandes problemas mundiales. En los últimos años el foro fue criticado por analizar problemas superficiales y por no tener una voluntad real de cambiar el sistema actual, por eso ONG como Oxfam presentan este tipo de informes como una manera de hacer presión ante esa élite que al final de cuentas, lleva las riendas mundiales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *