“EL ARTE TE VUELVE MÁS HUMANO Y MÁS TOLERANTE”

ENTREVISTA CON GIACOMO BUONAFINA, ACTOR Y SONIDISTA

giacomoGiacomo Buonafina es un guatemalteco destacado a nivel internacional como actor y como músico. Apareció en la pantalla en películas como Donde Acaban Los Caminos (2004) o Las Cruces, Poblado Próximo (2006). También  se ha encargado de pulir discos clásicos del rock nacional de bandas como Bohemia Suburbana. Sostuvimos la siguiente entrevista para conocer la vida de este artista polifacético.

¿En su experiencia como actor e ingeniero de sonido  qué ha sido lo que más ha marcado su carrera y su vida? Haber soñado algo y llegar a realizarlo es un evento que ha marcado mi vida. Un sueño se convierte en una responsabilidad, debés de continuar haciendo lo mejor cada día y proponiendo cosas distintas para no repetirte y, por supuesto, no parar de soñar. En mi carrera como actor, me marcó mucho el trabajo teatral con Luiz Tuchán. Él me formó, fue la primera persona que encontré en mi camino que no aceptaba menos que lo mejor de vos en todo. El momento en que tomé la decisión de estudiar audio fue casi como una revelación espiritual. En una revista Rolling Stone vi un anuncio de una escuela de sonido. Cuando finalmente llegué a la escuela de sonido en 1990, entré al primer estudio y se me erizó la piel, se me salieron las lágrimas. De ese día ya han pasado 25 años.

¿Cómo ve el panorama para la creación cinematográfica en Guatemala y las oportunidades para profesionalizarse? De cuando yo inicié hasta el día de hoy hay muchos cambios. Hay al menos 3 escuelas de cine y sonido. A nuestra generación le tocó abrir muchas brechas pero hoy hemos visto cambios muy importantes. Ya tenemos las sociedades de gestión colectiva como AGINPRO, MUSICARTE y AEI. Hoy le toca a las nuevas generaciones tomarlo de donde lo dejamos nosotros y hacerlo cada día más grande.

¿Cómo ha cambiado su manera de ver el mundo a través de la actuación y el sonido? Me inspiraron  a caminar un paso adelante y crear mi propia visión del mundo, el arte ha sido fundamental para esto. Sería otra persona de no ser por el camino que escogí. El arte te vuelve más humano, más tolerante. Nadar contra la corriente ha sido parte de mi camino.

¿Cómo fue su salto del teatro a la pantalla? En 2002 yo estaba atravesando un momento personal y profesional muy complicado. Tomé la determinación de dejarlo todo por tres meses. Fue una época muy triste pero allí aprendí a reinventarme.  Un día me llamó el director de teatro,  Guillermo  Ramírez, y me dijo que Mario Monteforte Toledo quería hacer una película sobre su libro, “Donde Acaban los Caminos”. Fue un salto complicado para mí, me lancé con mucha ilusión y el máximo respeto. Ya adentro sentí lo mismo que al estudiar sonido.

¿Su paso por películas como «Cápsulas», y «Donde Acaban los Caminos», cómo afectó su percepción de la realidad guatemalteca? En “Cápsulas”  me identifiqué más con mi personaje que con la historia porque es una problemática que entiendo un poco mejor y, en términos personales, siento que aporté más a la historia de lo que la historia aportó a mi vida. Por otro lado, “Donde Acaban los Caminos” y “Las Cruces”, sí tuvieron una influencia muy grande en mi percepción de la problemática indígena-ladino, algo que yo estaba muy lejos de comprender. Estas historias me pegaron en la médula y transformaron muchas de las ideas preconcebidas que traía de mi sociedad.

¿Cuáles son sus planes a futuro en el cine? Por el momento estoy trabajando con PeaceJam en una serie de 15 documentales sobre los Premio Nobel que trabajan con la Fundación. Ya presentamos el segundo en el Festival de TV de Monte Carlo. También estamos tratando de levantar una película aquí, en Barcelona, con Rafael Rosal. Por otro lado, en enero, iniciaré una nueva aventura que es dar clases de sonido directo y mezcla, en una escuela de cine aquí, en Barcelona, que se llama Bande Part. Así que siempre hay que hacer, no me puedo quejar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *