Conflicto entre las “madres” y “padres” armamentistas genera grandes ganancias

El conflicto es inevitable en las relaciones humanas, pero a pesar de que en la actualidad se cuenta con las pruebas científicas y el conocimiento suficiente para seguir metodologías pacíficas y sensatas para la resolución de conflictos, la guerra sigue siendo la predilecta para imponer voluntades al otro.

La mayor parte de conflictos armados son provocados por una gran diversidad de “razones”, como control de territorios estratégicos por su ubicación geográfica, por sus recursos naturales como el petróleo o el gas, además de la intolerancia a las diferencias sociales o humanas como las religiosas, culturales, políticas, militares o económicas.

A lo largo de la historia, los ejércitos han sido la principal punta de lanza para sostener y crecer los imperios. Quien desarrolla las mejores técnicas de guerra y la mejor tecnología es quien usualmente domina. En la era moderna, mientras que millones de seres humanos padecen hambre, los gobiernos siguen gastando astronómicas cantidades de recursos para alardear con las armas más destructivas e intimidar al resto de naciones que no estén alineadas.

No sería de extrañarse que, las empresas a través de las principales potencias políticas y económicas sobre la Tierra, impulsen los conflictos armados alrededor del mundo, para “activar” su economía.

La situación se empeora con el ego y narcisismo de algunos dirigentes políticos como el dictador de Corea del Norte Kim Jong-un o Donald Trump, algunos electos y otros no, que ponen en riesgo la paz mundial y la vida en general.

Pulso armamentístico 
Bombas nucleares B61. Foto: dominio público US Government.

Solamente en Siria, el ejército norteamericano ha entregado alrededor de 100 toneladas de municiones y armamentos “livianos” para fortalecer a las fuerzas opositoras del régimen oficial sirio. Además el presidente electo por los estadounidenses, a pocos meses de haber asumido más alto rango del ejército más poderos del mundo, mandó a bombardear Siria por primera vez después de seis años en guerra, aduciendo que el gobierno sirio utilizó armas químicas en contra de civiles.

Pyongyang se ha manifestado en contra de las acciones de Trump, particularmente después de los bombardeos contra las fuerzas de Bashar al Asad, denominando el acto como “intolerable agresión a un Estado soberano”, justificando así el refuerzo de sus defensas, multiplicando sus pruebas con misiles de largo alcance y negándose a la desnuclearización.

En respuesta, recientemente el Pentágono desplegó hacia la península de Corea al Grupo de Ataque Carl Vinson, bajo el argumento de medidas de “precaución” para mantenerse preparados en la región, en respuesta a las últimas pruebas nucleares realizadas por Corea del Norte. Además mantienen ejercicios militares en conjunto entre las tropas de EEUU y Corea del Sur que aseguran se prolongaran durante semanas.

Mike Pence, vicepresidente estadounidense, advirtió que “la era de la paciencia estratégica” de Washington hacia Corea del Norte ha terminado, advirtiendo que todas las posibilidades están abiertas. Remató indicando que Pyongyang no debería “poner a prueba la determinación” del presidente Donald Trump.

EEUU ha presionado al gobierno de China para que ayude a reducir la tensión con el régimen de Kim Jong-un, a lo que los chinos se han mostrado reacios, por no querer aislar a sus aliados norcoreanos.

Trump dijo que “Washington está preparado para actuar con o sin la cooperación de Pekín…”.

En una entrevista con la BBC, el viceministro de Relaciones Exteriores norcoreano, Han Song-Ryol, respondió con la amenaza de multiplicar las pruebas de misiles que hace su país.

“La República Democrática Popular de Corea está lista para responder a cualquier tipo de guerra deseada por Estados Unidos”, replicó Pyongyang ante el despliegue de buques de guerra.

Por otro lado, recientemente fue ensayada, con escasos resultados, la famosa bomba llamada Dispositivo Masivo de Explosión Aérea (MOAB), conocida como “mother of all bombs”, en un complejo de túneles en Nangarhar, Pakistán, para reprimir al Estado Islámico presente en ese lugar. El gobierno estadounidense declaró que no lo hicieron como demostración de poder ante las amenazas desde Pyongyang.

Rusia no se ha quedado atrás en la lucha por establecerse como la principal potencia mundial, lanzando amenazas al gobierno de Trump, para que detenga los bombardeos en Siria y su apoyo a los insurgentes, recordando que ellos poseen al “padre” de todas las bombas no nucleares, tensionando las relaciones nuevamente después de la guerra fría.

“Moscú teme que Siria se transforme en una ‘zona franca’ para este tipo de milicias y que desde ahí se coordinen y operen con islamistas radicales en Rusia” informó el gobierno ruso.

Los dimes y diretes entre dirigentes ególatras propician la explosión de una guerra nuclear.

Minneapolis, Minnesota Abril 8, 2017, alrededor de 200 personas protestaron en Lake Street contra los recientes bombardeos en Siria, ordenados por el Presidente Republicano Donald Trump. Foto: Fibonacci Blue
Los beneficiados

No se puede obviar que hay un gran interés económico atrás del tráfico legal e ilegal de armamento.

Seres humanos son incinerados instantáneamente o masacrados lentamente, para el beneficio de, poco más de cien empresas privadas que se dedican al negocio de la producción de armas y tecnología bélica, de las cuales la mitad son estadounidenses y once son rusas.

El Instituto de Investigación de la Paz de Estocolmo publica anualmente un listado con las empresas que más beneficios económicos perciben con la venta de armas y equipos bélicos, acumulando más de USD 465.770 millones.

A continuación las diez compañías con más ingresos:
Dispositivo Masivo de Explosión Aérea (MOAB), conocida como “mother of all bombs”. Foto: US Government
  1. Lockheed Martin (EE.UU.)

Aviones, misiles, electrónica, espacio aéreo.

Ventas:                       36.270$

Ganancias netas:     2.655$.

Empleados:                               123.000.

 

  1. Boeing (EE.UU.).

Aviones, electrónica, misiles, espacio aéreo.

Ventas:                       31.830$

Ganancias netas:     4.018$.

Empleados:                               171.700.

 

  1. BAE Systems (Reino Unido)

Aviones, artillería, electrónica, misiles, vehículos militares, naves.

Ventas:                       29.150$

Ganancias netas:     2.349$

Empleados:                               93.500.

 

  1. General Dynamics (EE.UU.)

Artillería, electrónica, vehículos militares, naves.

Ventas:                       23.760$

Ganancias netas:     2.526$

Empleados:                               95.100.

 

  1. Raytheon (EE.UU.)

Misiles, electrónica

Ventas:                       22.470$

Ganancias netas:     1.896$

Empleados:                               71.000.

 

  1. Northrop Grumman (EE.UU.)

Aviones, electrónica, misiles, buques de guerra, espacio aéreo

Ventas:                       21.390$

Ganancias netas:     2.118$

Empleados:                               72.500.

 

  1. EADS (Unión Europea)

Aviones, electrónica, misiles, espacio aéreo

Ventas:                       16.390$

Ganancias netas:     1.442$

Empleados:                               133.120.

 

  1. Finmeccanica (Italia)

Aviones, artillería, electrónica, vehículos de artillería, misiles

Ventas:                       14.560$

Ganancias netas:     3.206$

Empleados:                               70.470.

 

  1. L-3 Communications (EE.UU.).

Electrónica.

Ventas:                       12.520$

Ganancias netas:     956$.

Empleados:                               61.000.

 

  1. United Technologies (EE.UU.).

Aeronaves, electrónica, motores.

Ventas:                       11.640$

Ganancias netas:     5.347$.

Empleados:               199.900.

 

Ventas y ganancias netas expresadas en millones de USD.

 

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestShare on LinkedIn
Loading Facebook Comments ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *