EL CONVENIENTE SINIESTRO EN EL DEPARTAMENTO DE REGULACIÓN DE MEDICAMENTOS

YA HAN TRANSCURRIDO VARIOS MESES Y EL MSPAS NO TIENE PRISA POR RESOLVER

A altas horas de la noche del 18 de enero 2017, por causas que no se conocen con certeza, un incendio devoró parte de las instalaciones y el archivo del Departamento de Regulación y Control de Productos Farmacéuticos y Afines. Desde entonces, los principales proveedores de medicamentos para el Ministerio de Salud y el IGSS, llevan ventaja.

El atraso en la autorización de nuevos registros sanitarios además de afectar la competencia entre potenciales oferentes, podría generar desabastecimiento de medicinas en los hospitales públicos. Pero a pesar de la evidente urgencia, 5 meses después el lugar continua inoperante y el archivo de expedientes alterado y en condiciones vulnerables.

¿Una medida desesperada?

Llama mucho la atención que este incendio se haya suscitado apenas 6 días después de inaugurada la Oficina de Transparencia, producto de un acuerdo entre el Ministerio de Salud Pública y Asistencia Social, la Contraloría General de Cuentas, el Ministerio Público y la Comisión Internacional Contra la Impunidad. Esta Oficina de Transparencia tiene como propósito investigar casos de corrupción en el sistema de Salud pública en esta y en las administraciones anteriores.

El incumplimiento de la administración actual a cargo de la ministra Lucrecia Hernández Mack para resguardar esas instalaciones quedó en evidencia al no contar con personal de seguridad nocturna que pudiera atender y alertar del incendio oportunamente, tratándose de expedientes tan delicados como registros y licencias sanitarias para el sector de fármacos. Es decir, la información que regula y autoriza a farmacias, droguerías, laboratorios y establecimientos que manejan precursores y sustancias controladas.

Las autoridades a cargo de ese departamento clave distan mucho de cumplir con el perfil adecuado. La subdirectora, Isabel Cristina Elías Corominal, a quien varios proveedores identifican como la operativa para la emisión de registros sanitarios y licencias, no cumple con los requisitos para ocupar el cargo, y al momento de ser nombrada estaba inhabilitada en el Colegio de Abogados y Notarios por reparos en el Archivo de Protocolos. No obstante, lo más preocupante es su mapa de relaciones, dado que es hermana de Edgar José Elías Corominal, identificado como operador del abogado Vernón González durante la administración de Anabella De León en el Registro General de la Propiedad. José Elías se dio a conocer por sus acciones legales para evitar que tanto Roxana Baldetti como Otto Pérez Molina fueran perseguidos penalmente, incluso interpuso amparo para declarar nula la renuncia de este último.

Ante la presión de la Comisión de Salud del Congreso, en febrero las autoridades del MSPAS afirmaron que trasladarían el Departamento de Regulación de Productos Farmacéuticos a unas instalaciones prestadas por un organismo internacional, mientras realizaban las reparaciones correspondientes.

Con el objeto de comprobar el avance en la rehabilitación de las instalaciones, Perro Bravo se acercó al recinto ubicado en Valles de Vista Hermosa en la zona 15 de la ciudad capital.

Así luce el comedor en donde se perdieron varios expedientes irrecuperables. Foto: PB

Más sospechas que respuestas

En la parte superior de la garita de entrada al residencial, cuelga una manta en la que se lee que “los vecinos nos oponemos a la construcción de oficinas y edificios del Ministerio de Salud Pública y Asistencia Social”. Al llegar al lugar del Departamento de Regulación y Control de Productos Farmacéuticos, el encargado de Controles y Atención al Usuario, Max Lucas, nos indicó que no había energía eléctrica en el área que sufrió el percance y que tenía instrucciones de no permitir visitas ni fotografías.

Así mismo, nos indicó que el Departamento se había trasladado al edificio “TIRSA, 7 avenida de la zona 9, tercer nivel”. Sin embargo, ante nuestra insistencia y después de citar el derecho que nos asiste a los ciudadanos guatemaltecos para tener acceso a las fuentes de información, nos acompañó hacia el área en donde se dio el incendio. En el cuarto en donde están los expedientes, nos encontramos a Douglas Segura, encargado de Archivo, quien nos confirmó que aun no cuentan con espacio suficiente para trasladar el archivo general. “Para evaluación y renovación piden expedientes vencidos, me mandan listados a mano como este”, nos expresó señalando un pedazo de papel que portaba.

La frustración es evidente en ambos trabajadores, debido a que no cuentan con las condiciones necesarias para cumplir con su deber. El proceso para reconstruir continúa demorándose y no se cuenta con los recursos para funcionar. Después de comentar que la subdirectora “viene y va”, Douglas resume lamentándose lo que está sucediendo: “yo empecé este año, los expedientes no cabían en este cuarto y se pusieron varios en el área del comedor, y agarraron fuego. Ahora quieren el inventario completo, pero así ¿cómo?”.

Es necesario deducir responsabilidades en torno a esta grave situación, más aun si se toma en cuenta que existe un amparo de la Corte de Constitucionalidad que ordena el restablecimiento de los servicios de ese departamento tan importante para la salud de los guatemaltecos.

Al oído de la Ministra de Salud: Si bien los trabajadores consultados en el recinto no pidieron la protección de su identidad, si las autoridades de la cartera de Salud deciden removerlos o trasladarlos después de la presente publicación, se interpretaría como represalia a sus declaraciones. La transparencia debe prevalecer en la administración pública.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestShare on LinkedIn
Loading Facebook Comments ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *