EL DOCTORADO SECRETO DE LA USAC

Y OTRAS REVELACIONES DE LA SECRETARÍA TÉCNICA DEL CONSEJO NACIONAL DE SEGURIDAD

FOTO 2

FOTO 3

 

Más de una vez la excusa de trabajar por la seguridad del país ha servido para hacer movimientos tras bambalinas. Ahora la Secretaría Técnica del Consejo Nacional de Seguridad ha creado un Doctorado que dará título a funcionarios de gobierno pero la asistencia de estos y la forma en que se financia el programa se han manejado con secreto. No son las únicas sombras en el ente que define la política nacional de seguridad. En su seno se han contratado a personajes oscuros mientras se financian viajes cuyos resultados para el país son nulos.

 

En la época de los títulos falsos

En la política nacional recientemente se ha destapado una polémica sobre los títulos con que los funcionarios sustentan su academicismo, sabiéndose que más de un título ha sido plagio o ha sido obtenido sin ni siquiera presentarse a clases. Las mismas dudas sobre la calidad de la USAC para capacitar y otorgar títulos se posan ahora sobre el Doctorado impulsado por la STCNS.

 

La STCNS paga el salario de los catedráticos al mismo tiempo que sus funcionarios y otros funcionarios de gobierno que asisten al Doctorado. El caso más extremo es el de Marco Vinicio Mejía Dávila, segundo al mando en la Secretaría y encargado del programa de estudios. Mejía no sólo lo coordina sino que además imparte clases y según Luís Cáceres, Director de la Escuela de Postgrados de la USAC, también era alumno.

 

Se entrevistó a Mejía Dávila y señala que su retiro como catedrático se debió a que No me podían pedir que estuviera de 8 a 1 coordinando el programa sin que me pagaran un centavo. No me pueden pagar porque a los profesores los paga la Secretaria. Mejía tiene un salario de Q19mil.

 

El Doctorado surgió en el 2012 fruto de un entendimiento entre la Facultad de Ciencias Jurídicas de la Universidad de San Carlos y la STCNS para generar profesionales en materia de seguridad. Su creación pasó casi desapercibida de la discusión nacional y ahora su desarrollo se maneja con secretividad bajo el argumento de “seguridad nacional”.

 

Los futuros doctores

Mejía Dávila comenta que sus alumnos es gente con mucho compromiso… tenemos gente de CONRED, de inteligencia militar, diputados… Sin embargo, como lo hizo en el resto de la entrevista, se niega a revelar sus nombres argumentando que se ampara en el artículo 30 de la Constitución porque estas son cuestiones de seguridad nacional y podríamos poner en peligro a los alumnos.

 

Por terceras fuentes se sabe que entre los asistente se encuentran el diputado de CREO Selvin García, el Magistrado de la CSJ Rogelio Zarceño y funcionarios y asesores del gobierno como el mismo Secretario Técnico del Consejo Nacional de Seguridad, Ricardo Bustamante quien asiste junto a otros de sus asesores como Jorge Luis Donado Vivar, Manuel Alvarado y Maira Cámbara Deas. El hermano de esta última, que además es cuñado de Carlos Quintanilla, Luis Ronaldo Cámbara Deas,  también cursa el doctorado y actualmente es Director de la Escuela Politécnica.

 

Las mismas fuentes que comparten los nombres de los alumnos reportan que estos funcionarios públicos no asisten a los cursos. Al ser el Doctorado costeado con fondos del Estado parece que los funcionarios tiene la seguridad de que, asistiendo o no a clases, igual recibirán su título.

 

Mejía Dávila asegura que todos asisten a clases pero, nuevamente, se niega a mostrar los instrumentos de control de asistencia.

 

Todo en el Doctorado parece ser “asunto de seguridad nacional”. Tanto así que el aula en que imparten clases lo desconoce Cáceres, el encargado de postgrados de la USAC, tan sólo se anima a decir que es en CEREGUA o en una bodega de Mercedes Benz en la zona 11. Vinicio Mejía Dávila es más hermético: no impartimos clases en el Campus porque no es un lugar seguro y por eso mismo no le puedo revelar el lugar.

 

El gasto opaco

Cualquier programa creado dentro del Estado requiere un presupuesto. Vinicio Mejía Dávila fue el encargado de crear el del Doctorado en Estudios Estratégicos de Seguridad. Sobre el monto al que asciende el presupuesto nuevamente se escuda en la “Seguridad Nacional” y agrega: esto no debería preguntarlo, con que yo le diga que nosotros somos quienes pagamos el salario de los profesores debe ser suficiente.

 

Ese extremo lo corrobora Luis Cáceres pues fue parte del acuerdo entre la USAC y la SCTNS. Pese a ello y a que las clases tampoco se imparten en la universidad, la casa de estudios cobra a los estudiantes Q.1,031 por matrícula anual y Q.6Mil como cuota semestral.

Del cobro Mejía Dávila comenta que no se les iba a regalar el Doctorado a los alumnos, pero ese dinero no entra al gobierno, va al fondo privativo de la USAC. Es el doctorado más rentable para ellos porque nosotros corremos con los gastos.

 

La opacidad con que se maneja el presupuesto sólo genera más dudas ya que se han realizado modificaciones presupuestarias como la del Acuerdo Ministerial de Presupuesto 40-2014 que reorientó Q.1 Millón, 750 Mil para destinarlos al Doctorado. Hay que tomar en cuenta que la Secretaría tampoco ha sido conocida por un gasto eficiente y transparente, por el contrario,  bajo la excusa de la seguridad ha financiado cuantiosos viajes a funcionarios.

 

 

Finalizada la entrevista, cuando la grabadora del reportero ya estaba apagada, Mejía Dávila se acercaría a hacer un ofrecimiento dudoso: yo le puedo dar toda la información sobre la tesis falsa de Estuardo Gálvez si usted promete que no publicará nada de esto.

 

MUCHOS VIAJES, POCOS RESULTADOS

 

Los funcionarios de la STCNS han aprovechado para viajar a costas del Estado argumentando que van a capacitación y a compartir información para mejorar la seguridad.

 

Actualmente hay dos formas públicas de constatar la información relacionada con viajes de funcionarios. Una es a través de la información que de oficio hacen pública en el portal de la institución y otra a través del portal de Transparencia. En el caso de la Secretaría Técnica del Consejo Nacional de Seguridad, al contrastar ambas informaciones, los datos no cuadran.

 

En los informes que van de enero 2013 a mayo de este año la STCNS ha obviado publicar en el portal de Transparencia información relativa a 13 viajes cuyo costo asciende a Q.185 Mil. De esos viajes 10 fueron a Colombia, 2 a Costa Rica, 2 a México y uno a Santo Domingo.

Consolidando la información se obtiene que en 17 meses, por compra de boletos y pagos de viáticos la Secretaría erogó Q.847Mil por 52 viajes que han llevado a los funcionarios a Estados Unidos, Inglaterra, Rusia, Uruguay, Colombia, México, Cuba, El Salvador, Israel, Panamá, Belice y Taiwán.

 

El viaje más costoso fue el de Claudia Rodríguez Wug que a pesar de estar contratada como Directora de Recursos Humanos fue enviada a Uruguay para recibir un curso de investigación poligráfica. Ese viaje costó Q.119Mil. En ese único viaje se erogó más que en los 8 viajes realizados por Ricardo Bustamante que han costado Q.67Mil.

 

Más que la erogación en viajes causa preocupación que el portal de Transparencia exige colocar un informe sobre el viaje y detallar cuales son los beneficios para el país que ese viaje dejó. Un 80% de los viajes no detallan esta información.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *