EL LEGADO DE JIMMY: ¿PONERLE FIN A LA CICIG?

No será por los indicios de corrupción en su gobierno, tampoco por su incapacidad para resolver la problemática nacional en Salud, Educación y Seguridad, ni siquiera por su fracaso evidente en las carreteras del país; Jimmy Morales será recordado por esta decisión presidencial. 

El viernes 31 de Agosto del 2018 quedará en la historia de Guatemala como el día en que el Presidente de la República informó de la decisión de no renovar el mandato de la Comisión Internacional de la Impunidad en Guatemala, la cual fue notificada a Naciones Unidas mediante una carta en la que se indica que el plazo de la última prórroga vence el 3 de septiembre del 2019, por lo que la comisión tiene “1 año para hacer la transferencia de capacidades técnicas a las instituciones estatales guatemaltecas que corresponde”.

Más que una conferencia a la prensa, el presidente Morales, en una aparición sumamente breve, informó de su decisión, argumentando que se han “agotado todas las vías diplomáticas” y que “hemos visto con tristeza que se ha irrespetado el principio de la supremacía constitucional, por lo que declaramos al pueblo de Guatemala y al mundo que con base en el artículo 183, literal A, de la Constitución Política de Guatemala, que dice que es función del Presidente de la República cumplir y hacer cumplir la Constitución y las leyes”.

Así mismo el Presidente recordó que el artículo 175 de la Constitución manda que “ninguna ley podrá contrariar las disposición de la Constitución, las leyes que violentan o tergiversen los mandatos constitucionales son nulas ipso jure“.

En relación al comisionado Iván Velásquez, Jimmy Morales expresó que el año pasado “se hizo ver al secretario general de Naciones Unidas muchas de las preocupaciones que el Estado de Guatemala tenía del actual responsable de la comisión, y de muchos de sus integrantes, violando nuestras leyes, induciendo a personas y a instituciones a participar en actos de corrupción e impunidad, estos señalamientos hechos por la vía diplomática conllevaron persecución penal selectiva y con sesgo ideológico evidente, sembrando el terror judicial en Guatemala”.

Así mismo, Morales afirmó que “la justicia selectiva ha sido utilizada para intimidad y aterrorizar a la ciudadanía, se ha violentado la independencia judicial, pretendiendo manipular la justicia, acción que atenta contra la presunción de inocencia y el debido proceso, garantías humanas amparadas por nuestro derecho y el derecho internacional”, y concluyó que “después de 11 años llegó el momento de transferir las capacidades”.

En alusión al amparo definitivo otorgado días antes por la CC para evitar la expulsión del comisionado de la CICIG a raíz de haber sido declarado  “non-grato” por parte de la Presidencia el año pasado, Morales recordó al pueblo de Guatemala  “que sus instituciones y sus funcionarios, según el artículo 156 de la Constitución no está obligado a acatar órdenes ilegales”.

Al cierre de su breve discurso, Jimmy Morales realizó una serie de afirmaciones alusivas a la agenda ideológica impulsada por Naciones Unidas en el país: “Guatemala y nuestro Gobierno cree en la vida, cree en la familia basada en el matrimonio de hombre y mujer, cree y quiere elecciones libres, no intervenidas, quiere la libertad, porque cree en la libertad”.

Mensajes implícitos

Desde la mañana del viernes, el vocero de CICIG, Matías Ponce, alertaba que vehículos de las fuerzas de seguridad del gobierno merodeaban la sede de la comisión. Una exhibición de fuerza que terminó de resaltarse cuando el Presidente, contrario a lo que sucedió con la declaratoria de “non-grato”, hizo su aparición en el Palacio Nacional con altos mandos del Ejército atrás de él como muestra de respaldo.

Las autoridades aclararon que los vehículos no eran del Ejército sino de la PNC, pero no dieron más detalles.
Las autoridades aclararon que los vehículos no eran del Ejército sino de la PNC, pero no dieron más detalles.
Esta vez Jimmy informó de su decisión a plena luz del día, en el Palacio Nacional y con el respaldo del Ejército.
Esta vez Jimmy informó de su decisión a plena luz del día, en el Palacio Nacional y con el respaldo del Ejército.

También se entiende de las declaraciones del Presidente que el Gobierno no renovará la visa de trabajo para el comisionado Iván Velásquez que vence el próximo 18 de Septiembre. Aunque el vocero de la comisión insiste en que el comisionado no necesita el permiso, informó que se solicitará la renovación del mismo como en años anteriores.

Reacciones

En redes sociales y medios informativos se han reportado reacciones encontradas entre los diversos sectores de la sociedad. Por un lado, quienes rechazan la decisión del Presidente y por otro, quienes consideran que más de 10 años es suficiente para una comisión internacional.

Nuevamente el abogado Alfonso Carrillo, interpuso un amparo para evitar que se le niegue el permiso de trabajo al comisionado Iván Velásquez, mientras que el Procurador de los Derechos Humanos, Jordán Rodas Andrade, presentó un recurso de exhibición a favor del personal de CICIG.

La embajada de EU en Guatemala, emitió un boletín en el que resalta que “CICIG es un socio efectivo e importante en la lucha contra la impunidad”. Posteriormente, Mike Pompeo, Secretario de Estado de EU, publicó un tuit expresando que “Nuestra relación con Guatemala es importante. Nosotros apreciamos grandemente los esfuerzos en el combate contra el narcotráfico y en seguridad”.

 

Más allá de estar de acuerdo o no con su decisión, es importante analizar si se encuentra basada en ley y amparada en la Constitución de la República de Guatemala. Lo cierto es que Jimmy Morales ha optado por una decisión que ni siquiera el ex militar Otto Pérez Molina se atrevió a tomar.

 

Loading Facebook Comments ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *