EL PDH COMO ALFIL

EL DOBLE FILO DE LA PROCURADURÍA DE LOS DERECHOS HUMANOS. Hay mucho por estudiar y evaluar en torno al cumplimiento de los objetivos de las organizaciones enfocadas, en teoría, a defender los Derechos Humanos en el planeta. En nuestro país, gran parte de ese sector obedece a una agenda específica que encuentra en tal posicionamiento, un instrumento más para el desarrollo de una estrategia en la que el Procurador de los Derechos Humanos, juega un papel determinante.

La influencia en los procesos judiciales y en la opinión pública forjada a partir de la presentación del Informe de la PDH de la Operación Pavo Real, bajo la dirección entonces del Doctor Sergio Morales, en torno a lo sucedido en la toma de la Granja de Rehabilitación Penal Pavón durante el gobierno de la GANA, dejó en evidencia el alcance y efectividad que puede tener la PDH dentro de una agenda política.

El informe de la Operación Pavo Real de la PDH de Sergio Morales, fue la base de los procesos judiciales emprendidos por la CICIG en torno a ese caso.
El informe de la Operación Pavo Real de la PDH de Sergio Morales, fue la base de los procesos judiciales emprendidos por la CICIG en torno a ese caso.

Durante la mayor parte del gobierno del Partido Patriota, el abogado Jorge De León Duque dirigió una PDH complaciente y poco deliberante ante los abusos de autoridad cometidos por el gobierno de Otto Pérez Molina, quien fuera amigo muy cercano del padre de Jorge De León, el difunto ex presidente Ramiro De León Carpio.

Súbitamente en el 2015, De León Duque le da un giro drástico a la posición de la PDH en su relación con la Presidencia de la República, frente a la aparentemente recién descubierta corrupción gubernamental, misma que había sido denunciada de forma reiterativa ante la PDH mediante diversos casos. No fue sino hasta en el 2015, cuando la agenda internacionalista se vigoriza en el país y procura abanderar la lucha contra la corrupción e incluso aprovecha las manifestaciones ciudadanas para situarse favorablemente ante la opinión pública, que el PDH abre los ojos a la corrupción.

Después de una actitud complaciente, en el 2015 De León Duque le da vuelta a su gestión y se suma al frente que exige una reforma de Estado.
Después de una actitud complaciente con el gobierno del PP, en el 2015 De León Duque le da vuelta a su gestión y se suma al frente que exige una reforma de Estado.

Poco importó que del 2012 al 2014, De León Duque no accionara contra la corrupción y los abusos del gobierno del PP, ni se pronunciara en contra del evidente enriquecimiento ilícito de la cúpula gubernamental cuyas fiestas y regalos lujosos eran exhibidos sin vergüenza alguna. Ni siquiera importó que callara en torno a lo que sucedía en los Hogares mal llamados seguros en donde el Estado debe resguardar a menores y adolescentes en riesgo, pero que en su lugar encuentran vejaciones de todo tipo.

Sin que su gestión lo ameritara, repentinamente el PDH era considerado parte del grupo de paladines contra la corrupción y nadie cuestionaba sus versiones, ni siquiera los más reconocidos informativos contrastaron, por ejemplo, cuando la PDH afirmó que contabilizaba “la muerte de 44 pacientes que sufrieron infección peritoneal” a causa del tratamiento del nuevo proveedor del servicio de diálisis peritoneal para el Instituto Guatemalteco de Seguridad Social, informe fundamental para el desarrollo del caso judicial bautizado como IGSS-Pisa que lleva más de dos años y medio en proceso.

Los registros del IGSS no corresponden al reporte de la PDH en torno a fallecimientos relacionados a peritonitis.
Los registros del IGSS no corresponden al reporte de la PDH en torno a fallecimientos relacionados a peritonitis.

Si lo anterior no ejemplificara lo suficiente de cómo puede instrumentalizarse la PDH dentro de un pugna por el poder, la corta gestión del abogado Jordán Rodas Andrade lo ilustra elocuentemente.

Tras un polémico proceso en el Congreso, resultó Rodas Andrade elegido para suceder a De León Duque en la PDH. Desde que tomó posesión muchas denuncias de violaciones a los Derechos Humanos de los guatemaltecos no han avanzado ni recibido la apropiada atención. No obstante, el recién estrenado PDH decidió actuar ante la CC para amparar al comisionado Iván Velásquez, a pesar de ser diplomático de nacionalidad colombiana, contra la declaración de non grato de la Presidencia de la República hacia el jefe de la CICIG.

En medio de la crisis de Estado generada, el PDH ha desempeñado un rol clave que responde a objetivos estratégicos que no necesariamente coinciden con los intereses de la población. Junto a CODECA, el CUC, el ICEFI y otras organizaciones no gubernamentales, la PDH integró el frente que convocó y organizó el Paro Nacional del 20 de Septiembre que exigía la renuncia de Jimmy Morales y de 107 diputados del Congreso, en una estrategia similar a la del 2015 de introducir dentro de la indignación de la ciudadanía, objetivos particulares.

Así también, el PDH interpuso un recurso de exhibición personal a favor de los magistrados de la CC,ñ; se pronunció a favor de que los diputados le retiraran la inmunidad al Presidente; y promovió vía twitter la noción de la supuesta asistencia de más 200 mil personas al paro nacional, afirmación que resultó clave para la percepción de organizaciones internacionales de lo que sucede en Guatemala.

Lejos de mediar para la liberación de las carreteras, la PDH lo más que ha hecho es pedirle a CODECA que retire las tablas con clavos.
Lejos de mediar para la liberación de las carreteras, la PDH lo más que ha hecho es pedirle a CODECA que retire las tablas con clavos en bloqueos anteriores.

La forma de proceder de la PDH en relación a CODECA y a sus cada vez más frecuentes bloqueos de carreteras, que generan enormes pérdidas para el país, habla mucho de los intereses de Rodas Andrade desde la institución.

El actual PDH ha buscado la forma de legitimar ante la opinión pública las medidas de hecho tomadas por CODECA, llegando al punto de declarar ante la prensa que, en comparación con el CACIF, “ambas organizaciones tienen legitimidad ante sus bases, ambos tienen simpatizantes y también adversarios”, esto en medio de un ambiente de abundantes denuncias de diversos sectores sociales en contra de los bloqueos de CODECA, un grupo que ha servido de base para la conformación de una agrupación política.

Por supuesto que el CACIF tiene muchas cuentas pendientes con la sociedad guatemalteca, pero no viene al caso la comparación del PDH cuando se está denunciando los varios delitos presuntamente cometidos por CODECA.

La sociedad debe mantenerse vigilante a los movimientos de la PDH, puesto que ha demostrado que no se encuentra exenta de manipulación y de la influencia de agendas particulares, cuando su misión es promover y defender el respeto a los Derechos Humanos de todas las personas. ¿Acaso ha visto usted accionar al PDH a favor del derecho a la libre locomoción, entre otros derechos y libertades de los ciudadanos violentadas a causa de los bloqueos de CODECA? No podemos permitir que el magistrado de conciencia se vea reducido a un alfil en el tablero político.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestShare on LinkedIn
Loading Facebook Comments ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *