El peligro de responder con violencia

Protestas en Villa Nueva dejan 27 heridos.

El día de ayer se reanudaron las manifestaciones de los vecinos de Villa Nueva en contra del actual alcalde del municipio, Edwin Escobar, y la decisión de subir la tarifa del servicio mensual de agua potable y la recolección de basura. La comuna municipal anunció recientemente que la tarifa de Q25 por el servicio de agua subiría a Q75, debido al déficit de Q40 millones que le genera a la municipalidad el mismo, y que tiene que ser pagado con recursos de otros impuestos.

Ante la decisión por parte del criticado alcalde Edwin Escobar, vecinos de distintos sectores de Villa Nueva se alzaron, desde las primeras horas de la mañana, en contra de esta acción en la entrada de la colonia Santa Isabel I. La manifestación, que tenía planeada ser una marcha hacia la municipalidad, terminó por ser un embotellamiento a las afueras de Santa Isabel, colonia que está a la orilla de la ruta al Pacífico, la carretera comercial que conecta Villa Nueva con la capital.  La comuna municipal ha dejado claro estar abierta a un diálogo con los vecinos para recibir propuestas, pero también que el precio del servicio de agua potable no se mantendrá en Q25.

Los manifestantes realizaron bloqueos a ambos lados de la carretera temprano por la mañana, generando un gran tráfico. Los agentes de la Policía Nacional Civil no tardaron en hacerse presentes, y pidieron a los manifestantes que se retiraran, aclarándoles que pese a estar en su derecho al momento de manifestar, estaban incumpliendo el derecho a la libre locomoción de las personas atascadas en el bloqueo.

Ante la negativa de los manifestantes a retirarse del lugar, la PNC procedió a lanzar bombas lacrimógenas. Esto causó que gran parte de los protestantes se retiraban por temor a la salud de sus hijos o de ellos mismos. Solamente quedó un grupo de jóvenes que estaban cada vez más enfurecidos con los agentes de la policía.

La discusión entre los agentes y los jóvenes protestantes subió de tono rápidamente, los jóvenes se rehusaban a moverse de la carretera y empezaron a quemar llantas, retando a los miembros de la PNC. Luego, se dio un enfrentamiento físico entre los agentes policiales y los manifestantes, dejando un saldo de 27 heridos, de los cuales uno tuvo que ser trasladado de urgencia al Hospital de Amatitlán.

El alcalde pese a ser fuertemente criticado por tránsfuga y ser conocido por ser una persona de pocos amigos, ha abierto las puertas de la municipalidad para que se abra un debate pacífico. Ya ha quedado claro del poder que tiene el pueblo si sabe cómo expresar su desaprobación por vías verbales y de forma pacifista. Es necesario que sepamos defender nuestros derechos sin afectar los de los demás. Y sobre todo no perder nunca la cordura. La violencia no ayuda a ninguna causa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *