“EL PRECIO DEL CEMENTO YA NO VOLVIÓ A SUBIR”

Roberto Díaz-Durán nos habla del legado de Cemento Regional. En noviembre del 2016, trascendió la noticia de la inauguración de una nueva planta cementera en Escuintla y el lanzamiento de una nueva marca de cemento que vendría a abrir la oferta en el mercado guatemalteco. Dos años después, el empresario que se enfrentó al monopolio del cemento, nos comparte su experiencia.

Desde el inicio, el mensaje de Cemento Regional fue recordarle a la población los beneficios de la competencia para el consumidor, al tiempo que promovía valores como la libertad para elegir y el valor para cambiar las cosas.

Roberto Díaz-Durán, había participado más una década atrás en el sector del cemento en Guatemala. Sin embargo, después de vender su compañía, respetó por años el acuerdo de no competencia y no fue sino hasta que venció el plazo del mismo, cuando decidió regresar al mercado, con una nueva visión y con un producto de alta calidad, a un precio competitivo que beneficie al consumidor.

Resulta interesante conocer las motivaciones detrás de proyectos empresariales que, además de fomentar la competencia y devolver el poder al consumidor, motivan el espíritu de emprendimiento en el país, porque se deciden a invertir en Guatemala, en tiempos cuando la inestabilidad política y social, aconsejan lo contrario.

A continuación compartimos un extracto de la conversación sostenida con el empresario Roberto Díaz-Durán, en el contexto del cumplimiento del 2do aniversario de Cemento Regional…

A dos años de haber emprendido el camino, ¿cómo ha sido la experiencia de enfrentarse a la adversidad en el mercado y a la inestabilidad en el país?

La verdad es que para nosotros ha sido una experiencia muy enriquecedora. Podemos comentar que después de dos años de existir, de estar en el mercado guatemalteco, la experiencia ha sido muy buena porque ahora la venta del cemento es una venta técnica.

El guatemalteco ya no compra un producto por comprar, sino que quiere comprar un producto con base en el servicio, que se le diga cómo utilizarlo, sacarle el valor a las ventajas que cada uno tenga en su producto. Eso hace que el mercado sea interesante porque ya no es por precio, sino por calidad, por cualidades.

Por ejemplo, el cemento que nosotros producimos está hecho con base en dar resultados de resistencias altas a edades tempranas, es decir, fraguados más tempranos. Eso es lo que la gente está buscando, comportamientos diferentes del cemento en la obra. A eso nos metimos, lo hemos manejado bien y el resultado ha sido muy bueno.

 

¿Cuál ha sido el mayor obstáculo a vencer?

Respecto al servicio y la asistencia, desde el punto de vista técnico, encontramos que la gente necesita apoyo. Haciendo la comparación con el sector de las panaderías populares, en su mayoría, comprar pan en un lado u otro, da lo mismo. Así era el mercado del cemento antes, comprar un cemento aquí o allá, era lo mismo. Ahora logramos sacarle diferentes comportamientos al producto y eso hace la diferencia.

Entonces si me preguntan cuál ha sido el mayor obstáculo a vencer, yo digo que es el ser diferentes, hacer las cosas de otra forma. Eso la gente lo aprecia, y es en ese momento que deciden si se van por este o por el otro. Es por esa diferenciación que hay en el producto.

 

¿Cuál es su perspectiva en torno a la iniciativa de la Ley de Competencia?

Nos sentimos un poco frustrados porque no se logró. Tenemos ya prácticamente tres años de que la ley debió haber pasado y no pasó. Básicamente, nosotros como empresa tuvimos que defendernos y defender nuestro espacio, nuestros derechos de ser un proveedor más para el consumidor final. No tuvimos la suerte de contar con una Ley de Competencia.

 Para Guatemala y para el consumidor, hubiera hecho la diferencia del cielo y la tierra, porque no es sólo para el cemento, era una ley que beneficiaba a todos los productos, sobre todo beneficiaba al consumidor. Yo traté de luchar para que la ley pasara porque protegía al consumidor, para que exista variedad de productos en todos los ramos y la gente pueda escoger, así de simple.


¿Cómo afectó la competencia al precio del cemento?

El cambio es evidente, es tremendo porque nuestra participación en el mercado vino a mejorar los precios a nivel nacional. Al mejorar los precios, se dinamizó la industria de la construcción. Así que nuestro impacto fue muy significativo a nivel país.

 El cemento hace dos años podíamos encontrarlo desde los Q80 hasta los Q90 por saco, hoy se puede conseguir desde Q50 hasta Q70. Es decir, sí hay una reducción en el precio bastante significativo y, muy importante, el precio del cemento no volvió a subir desde que salimos.

 

¿Cómo ha sido la respuesta del distribuidor y del consumidor final de cemento?

La gente confió muchísimo en nosotros. Le apostó a nuestro producto, le apostó a nuestra empresa. Salimos a vender un producto que garantizamos, que respaldamos, damos la cara por él. Eso a la gente le gustó mucho.

 Tenemos una participación bastante importante en el mercado. Creemos que es un mercado que, si bien no creció en estos últimos cuatro años porque la situación política y económica del país no es la que quisiéramos, se mantuvo, y Guatemala sigue acumulando un rezago en vivienda y en infraestructura que, tarde o temprano, va a reventar y va a ser en beneficio de la industria, porque estamos preparados para surtir las necesidades del consumidor.

Cada vez que un cliente compra Cemento Regional está ayudando a que exista esa competencia, y esa competencia lo que hace es mantener precios justos en el mercado.” – Roberto Díaz-Durán

Cuando muchos advertían que no era un buen momento para invertir, ustedes lo hicieron… ¿cuál es la visión detrás de esa inversión?

Creemos que, más allá de los problemas que tenemos en la vida diaria, en la política, en la política, es un hecho que Guatemala tiene ese rezago en vivienda. Recordemos que los dos últimos ENADE, el encuentro empresarial que se lleva una vez al año, han tenido como temática la infraestructura, y el de este año, la vivienda.

 Es una situación que no se puede resolver de la noche a la mañana, pero se acumula. Y esa acumulación, en algún momento, habrá que llenar esas expectativas, llenar esos espacios. Eso hace que en Guatemala siempre sea atractiva la construcción, siempre habrá necesidad de construir.

 Además, recordemos que Guatemala es uno de los países más vulnerables a los efectos del cambio climático, y eso trae como consecuencia que cada cierto tiempo nos vemos afectados por un acontecimiento natural, y eso vuelve a causarle problemas a la infraestructura del país. Guatemala debe prepararse para responder a esa necesidad en infraestructura si queremos ser competitivos.

 

¿Qué efecto tiene en el mercado que el consumidor tenga la libertad para elegir?

Lo más importante para el consumidor, para la industria de la construcción, es que haya competencia. Cada vez que un cliente compra Cemento Regional está ayudando a que exista esa competencia, y esa competencia lo que hace es mantener precios justos en el mercado.

 Al mantener vivos los actores dentro de la economía, nos ayudamos todos. Yo recomiendo que se mantenga vivo ese espíritu de competencia, de calidad, de servicio, para que todos salgan ganando.

El presidente de Cemento Regional afirma que su participación en el mercado bajó los precios del cemento.
El presidente de Cemento Regional afirma que su participación en el mercado bajó los precios del cemento.

¿En qué partes del país vislumbran más oportunidad de crecimiento?

Es parejo. Obviamente en la ciudad de Guatemala hay un desarrollo muy grande porque aquí se concentra gran parte de la riqueza del país, pero el interior no se queda atrás. Hay mucho desarrollo urbano en todos lados en el país.

 

¿Han ampliado sus productos y servicios?

Este año salimos con la Cal Regional, y con el tema de concreto en obra, es una cuestión puramente de servicio, el cliente lo está solicitando, está pidiendo cada vez más servicios. Nosotros nos debemos a los clientes y debemos cubrir sus necesidades.

 

¿Cuál es su mensaje para quienes tienen el deseo de emprender en Guatemala?

Yo creo que los países se construyen a base de emprendimiento, a base de proyectos, de sueños. Hemos sido un país de mucha migración hacia los Estados Unidos, pero ha llegado el momento para dejar de migrar y empezar a construir un país, quedarnos aquí. Que la gente ya no tenga que buscar en el extranjero un modo para salir adelante, sino que lo encuentre acá. Debemos luchar por nuestro país.

 Eso nos obliga a ser valientes, a enfrentar las adversidades. Nadie dijo que fuera fácil, pero debemos hacerlo por Guatemala, por nuestros hijos, nuestras familias. Para eso necesitamos tener confianza, valentía, creer en nuestro país y sacarlo adelante a base de emprendimiento y trabajo.

 A a los jóvenes, que son quienes deben tomar esos riesgos, esos emprendimientos, les digo que le apuesten a Guatemala, que pongan sus sueños a trabajar y que crean en ellos mismos. Hay que ser valientes para tirarse al agua, pero una vez en el agua, pues hay que nadar, sobrevivir y salir adelante. Eso se logra con emprendimiento, valor, trabajo y confianza en uno mismo.

Loading Facebook Comments ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *