EL PRESIDENTE Y LA PRENSA

En su nuevo papel de mandatario firme que confronta y devuelve los golpes a los medios de comunicación, a sus críticos y detractores, Jimmy Morales está contribuyendo a su propia caída.

No basta su incumplimiento de deberes, con un Gobierno incapaz de brindarle la obligada seguridad ciudadana. Además, su cercanía y respaldo a reales enemigos de la Prensa, como cuando en Noviembre elogió al diputado Julio Juárez quien está siendo procesado por el asesinato de periodistas, envía un pésimo mensaje.

Todo gobernante debe asumir que parte de su cargo es aceptar la crítica con aplomo y apertura mental. “Del enemigo el consejo” es una máxima que contiene mucha sabiduría.

Ni hablar de pedirle que se accione para reactivar el Programa de Protección a Periodistas que quedó institucionalizado, un acuerdo asumido por el Estado de Guatemala en el 2012 en Ginebra, Suiza, pero por falta de voluntad no se implementa.

Le recordamos también que usted firmó como candidato y luego como Presidente, la Declaración de Chapultepec frente a la Sociedad Interamericana de Prensa, asuma sus compromiso y responda a la crítica cumpliendo con su deber.

Por favor, Señor Presidente, no se crea la medalla que le impuso el Alcalde Arzú, eso de “Más Allá del Deber” es una fantasía porque la dura y fea realidad es que usted se ha quedado muy, muy corto.

Comprenda de una vez que el funcionario solamente puede hacer lo que le permite la Ley y eso no incluye que esté dedicándole expresiones despectivas a los medios de comunicación. Si los periodistas violan la Ley de Emisión del Pensamiento existen mecanismos para que respondan ante la Justicia, que no pasan por la Presidencia de la República.

Continuar el enfrentamiento con la Prensa sólo le traerá más problemas. Separe su oído por un momento del concejo de esos diputados mañosos que le rodean y de los militares que le han venido manipulando y colabore con los medios informativos, porque ese es el deber de un Presidente consecuente con sus compromisos.

 

Loading Facebook Comments ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *