“Es difícil ir a contracorriente”

 

El diputado “políticamente incorrecto” aspira a la Presidencia del Congreso

Entre la pugna entre la dos bancadas mayoritarias, UNE y FCN-Nación, por hacerse del control de la Presidencia del Congreso, surge una tercera posibilidad, el diputado Fernando Linares Beltranena de la bancada PAN. Perro Bravo conversó con él en torno a la próxima elección de Junta Directiva del Organismo Legislativo…

¿Cómo involucrar a la ciudadanía en la elección de Junta Directiva del Congreso?

En mi caso yo tengo una serie de propuestas legislativas, que van de acuerdo al cumplimiento de la Constitución y que provean mayor transparencia, para que los ciudadanos puedan monitorear mejor el Congreso. Por ejemplo, que en esa gran pantalla se proyecte la ley que se está leyendo, es más puede enviarse a todas las personas que tienen un teléfono inteligente, también se puede pasar la ley en el canal del Congreso. No lo hacen porque el secretario que lo lee a veces se come capítulos completos,  para avanzar más, lo hace tan rápido que es difícil poner atención y así es más fácil pasar los proyectos. Eso es contrario al espíritu de la Ley.

¿Por qué piensa que el Congreso tiene ese rechazo por parte de los ciudadanos?

Mire hay 158 diputados, algunos llegan y causan abusos. Algunos llegan y hacen cosas reñidas con la Ley. Eso sucede en todas las organizaciones, en la Iglesia Católica hay sacerdotes pedófilos, y hay que depurar a esos sacerdotes delincuentes,  al igual que hay que depurar a los diputados que hacen actos reñidos con la Ley.

Además, existe una sobreabundancia de trabajadores en el Congreso,  hay como 8 veces más trabajadores que diputados, innecesariamente. El actual Presidente, Taracena, ha hecho una muy buena labor comenzando a depurar a muchos empleados del Congreso que ya no tienen trabajo que hacer ahí.

Con tantos casos de corrupción, ¿cómo les explica a los ciudadanos que usted ofrece aumentarle el salario a los diputados?

Porque se les puede exigir más. Si usted le paga más a un empleado, puede exigirle más y puede escoger entre empleados más calificados. ¿Queremos un Congreso solo con millonarios que se pueden mantener con un salario que es de los más bajos de Latinoamérica? O queremos gente que necesite un buen salario para ganarse la vida y que por lo tanto podamos exigirle más. Creo que es sano que ganen bien y para poner un salario hay que buscar parámetros, como cuándo fue la última vez que se aumentó el salario o cuánto ganan los diputados en otros países. Pero no es ahora que debe discutirse eso, ahora es prematuro. Promoveré ese debate de llegar a la Presidencia.

Los diputados la mayoría de las veces no se entienden con los ciudadanos…

Yo le puedo hablar de mi caso.  Es difícil ir contra la corriente, a veces se genera mucha crítica por hablar de forma “políticamente incorrecta”. Es duro pero se tiene que hacer, el Congreso es para debatir, aunque cueste ser criticado. Por ejemplo, debido a mi oposición y debate en torno al tema, logramos frenar la iniciativa que buscaba la paridad de géneros, pero es difícil hacerles ver el peligro en proyectos que se venden bien.  Otro caso, yo estuve en contra de cambiarle el nombre al estadio Mateo Flores, porque el señor en vida tuvo muchos años para cambiarse el nombre y no lo hizo, corregir eso ahora, sin conocer sus motivos, me parece que es un atropello contra su libertad individual de decidir; pero ese debate lo ganaron los políticamente correctos. No va a ser fácil tampoco la discusión de la propuesta de reformas constitucionales…

¿Cómo puede el ciudadano exigirle más al diputado cuando se enfrenta a una influencia de millones que pasan bajo la mesa?

El primer filtro es en las urnas. Elegir a personas que uno cree que van a dignificar el Congreso. Que no van a ser corruptas y que van a ser trabajadoras, es decir, que lo hayan demostrado en su vida antes de llegar a ser políticos.

Luego, en Jutiapa o en El Progreso, por ejemplo, tienen sus diputados, esa población tiene que exigirle a sus diputados, pedirles audiencia y llegarlos a visitar para pedirles ciertos proyectos para que ellos sirvan de mandatarios, para que metan legislación o limiten legislación en nombre de sus representados.

Viene al caso hablar de la función del legislador. El legislador no es un fabricante de leyes, no es un maquilador de leyes. El legislador descubre el Derecho.  Tengo que adentrarme en el país, ver la realidad nacional, y así es como descubro que debo legislar el tema del agua, porque lo he vivido, porque recibo insumos.

Y aquí viene un mensaje también para los ciudadanos, ustedes son votantes, ciudadanos que eligieron, y nosotros somos servidores públicos. Es cierto que somos dignatarios, no somos funcionarios, pero somos servidores públicos y los ciudadanos están en todo el derecho de exigirnos, y nosotros tenemos el deber de concederles, hasta donde nos sea posible, los deseos de la población.

No en todo estaremos de acuerdo, pero en mucho sí y tienen que exigir.  Hoy en día se puede exigir con las redes sociales, en Facebook, se pueden mandar cartas por escrito, correos electrónicos, etc.

¿Considera que todos los diputados deben tener su perfil abierto en Facebook para recibir insumos y peticiones por parte de los ciudadanos o publicar sus teléfonos celulares actualizados?

Claro que sí. Hoy hay muchas facilidades. Si no veamos la efectividad de la petición ciudadana al exigir la renuncia del presidente Otto Pérez Molina. Si la expresión en las redes sociales pudo con eso, qué no podrá con los diputados.

Pero eso no está sucediendo actualmente, los diputados no votan de acuerdo a la voluntad ciudadana…

En parte sí y en parte no. Los diputados tienen sus propios valores e ideales, pero sí se les influye por el decir de la población, por ejemplo, a través de los medios de comunicación. Todos los diputados leemos al menos 1 diario al día. Yo leo 4, el vespertino y 3 matutinos,  escucho estaciones y veo canales de televisión, leo las revistas y estoy suscrito, me mantengo informado.  Y a los diputados que no están suscritos, les cuentan, es parte de lo que se platica en los corredores del Congreso.

Por ejemplo, si se necesita aprobar una ley de prevención porque el huracán Matthew viene para Guatemala, entonces hay que estar atento a lo que dice CONRED, lo que dice el INSIVUMEH, hay que leer las noticias de cómo afectó a otros países. Los diputados son influidos por esto, nadie vive en un vacío y todos son permeables a la información que surge constantemente.

¿Cómo puede el ciudadano combatir la contratación de plazas fantasma y reducirle ese espacio de discrecionalidad al diputado?

Primero, conociéndolo. No se puede influir sobre lo que no se conoce.  ¿Cómo se conoce?, por los rivales. El actual presidente reveló la nómina de los trabajadores del Congreso, eso fue un escándalo positivo porque condujo a la depuración.

La CICIG es otro elemento. Creemos que hay crimen organizado y redes paralelas dentro del Congreso para protegerse entre ellos y mantener las plazas fantasma. Pero no sólo pasa en el Legislativo, en el Ejecutivo pasa mucho. ¿Usted cree que el ministerio de Salud sabe cuántas plazas tiene, dónde están y quiénes son? Para nada. Debe haber políticas para hacer un inventario.

Por eso hay que influir, hay que escribir en las redes sociales, hay que exigirle al Presidente. A la Ministra de Salud, que antes era activista social y protestaba, bueno ahora que patalee desde adentro. Que el Gobierno comience a hacer un inventario de las plazas en el Ministerio de Salud, luego en el Ministerio de Educación, así como se está haciendo en el Congreso.

Un largo camino empieza con el primer paso. En el Congreso ya lo hemos dado y se ha ahorrado mucho dinero en la administración, no solo cortando las plazas fantasma si no que también los arrendamientos sobrevalorados, oficinas que costaban Q4 mil se estaban alquilando en Q20 mil; ahí hay mano de mono.

Este es un nuevo año, ya no somos la misma Guatemala del pasado. Guatemala tiene el lujo de poder decir que tiene en la cárcel a un ex presidente de la República y a un ex presidente del Congreso. Guatemala ha cambiado.

¿Qué configuración de Junta Directiva podría ser más receptiva a la agenda ciudadana?

Yo estoy buscando integrar una Junta Directiva en la que debe estar FCN, es la bancada más grande, actualmente no tiene a nadie en la directiva y eso no debe pasar, es ridículo. Deben tener uno o dos puestos en la Junta Directiva, deben estar representados los grupos grandes, también los medianos como el MR y AC, deben tener representación. También las bancadas pequeñas deben tener representación,  no por cada una porque no es posible, pero si dentro de un grupo de siete pequeños, entre los que estoy yo porque el PAN tiene 3 diputados, debemos tener al menos un representante.

Debe haber mucha más comunicación entre la Junta Directiva y el pleno. Nunca nos dan un informe. Llegamos a Jefes de Bloque y solo se ve la agenda, pero no hay informes de la administración, de los viajes de los diputados, de los resultados de trabajo; pero no sabemos nada. Debe haber más comunicación desde adentro y hacia afuera.

¿Qué propone entonces?

Hay que informar, comunicar cómo va la parte administrativa. Hoy en un mundo electrónico es una barbaridad que no se haga. Todo lo que pasa en el Congreso, todas las leyes que se leen, cualquier iniciativa nueva que se ingrese debe ser publicada en la página en internet del Congreso. Si usted manda una carta al Congreso en torno a porqué no quitan un grafiti que lleva meses de estar en la pared, esa carta debe subirse a la página también.

Implementar tecnología para transparentar la información en el Congreso es cuestión de voluntad. La tecnología ya está disponible. En muchos países ya no usan taquígrafos, por ejemplo. Debe usarse más tecnología en el Congreso, estamos una década atrás. Esa modernización, aunque yo vengo de una generación en donde no había mucho de eso, tiene que implementarse, es una necesidad actual.

¿Cómo puede incidir el ciudadano en la elección de Junta Directiva?

Primero informarse de quiénes son los aspirantes. En mi caso, pueden consultar mi página de Facebook, y ahí podrán encontrar mi plan, que tiene tres componentes: una agenda legislativa, la modernización del Congreso y facilitar que los diputados se acerquen a la población. Yo creo que hay que darle un bono al diputado cada vez que viaje ida y vuelta a sus departamentos, facilitarle los traslados con más vuelos de avionetas para que puedan viajar e interactuar con la población. La interacción con las comunidades es lo más importante para un buen legislador.  

Buscaremos una mayor interacción social, a mi me gusta el ejercicio, por ejemplo, ahora que están tan de moda, propongo que hagamos una maratón del Congreso, como un acercamiento con los ciudadanos. Es una forma de integrar a la población.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *