Exigen reactivar la pena de muerte

Luego de la muerte de los cinco taxistas acribillados por sicarios en menos de doce horas, se ha hecho insoportable el pico de violencia por el que atraviesa el país, por lo que ahora más que nunca, se hace necesario seguir dialogando sobre los orígenes, consecuencias y soluciones a la cultura de violencia que nos aqueja.

Se está haciendo costumbre que cada vez que resuenan los síntomas de la violencia reaparecen grupos exigiendo la pena de muerte. Hoy, nuevamente un pequeño grupo de personas vestidas de blanco, encabezados por la ex candidata a Presidente Zury Ríos y la ex diputada Lucrecia de Palomo, volvieron a las calles para exigir al Presidente y a los Diputados avanzar en la aplicación de la pena de muerte, colocando coronas frente al Congreso en homenaje a las vidas perdidas por la violencia en el último año.

 

Argumentan que según encuestas publicadas en algunos medios, más del noventa por ciento de los guatemaltecos están de acuerdo con que se aplique la pena de muerte, facultando así al Estado para arrebatar el derecho más fundamental, la Vida.

 


Zury Ríos aprovechó para cuestionar a Jimmy Morales, quien se comprometió durante su campaña presidencial a reactivar la pena capital: “¿Presidente, cuántos niños más?” en alusión al par de amigos de 10 y 11 años que se dirigían a las escuela del caserío Los Ajvix, aldea Cerro Alto en San Juan Sacatepéquez, quienes aún siendo de escasos recursos, fueron secuestrados y posteriormente encontrados con bolsas en las cabezas por no poder pagar Q.1 millón de rescate.

En Guatemala la pena capital tiene más de 16 años de no aplicarse debido a un limbo legal del indulto presidencial. Los últimos ejecutados fueron en el año 2000 durante el gobierno de Álvaro Arzú.

La pena máxima se encuentra regulada en el artículo 43 del Código Penal y en el artículo 18 de la Constitución, el cual establece:

Artículo 18. Pena de muerte. La pena de muerte no podrá imponerse en los siguientes casos:

  1. a)  Con fundamento en presunciones;
  2. b)  A las mujeres;
  3. c)  A los mayores de sesenta años;
  4. d)  A los reos de delitos políticos y comunes conexos con los políticos; y
  5. e)  A reos cuya extradición haya sido concedida bajo esa condición.

¿Usted qué opina de la pena de muerte?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *