FALSA IDENTIDAD EN LA POLÍTICA

LA DISTORSIÓN DE LOS NETCENTER. Por Carmen Cabrera

Diez años atrás, pocos creían que las redes sociales serían una herramienta tan poderosa como un arma, tal vez no para acabar con una vida humana, pero sí para acabar con la reputación y credibilidad de una persona, organización o medio de comunicación, así como para lograr darle aliento a un movimiento o partido político para el beneficio de sus “dueños”.

Lamentablemente, no existen investigaciones académicas que permitan conocer mejor la forma de operar, pero se ha logrado obtener información de notas y reportajes que nos acercan un poco más a ese lado oscuro de las campañas del que nadie quiere hablar, ni los mismos trabajadores a quienes vemos posicionando trending topics y debatiendo ideologías políticas y sociales con el fin de desinformar, dividir y apoyar la crisis.

Los netcenters, como son llamados en Guatemala, son estos centros de operaciones en donde se paga por crear perfiles falsos para atacar o posicionar algún tema de conversación. En otros países también son conocidos como troll centers y han sido acusados por atacar figuras públicas, medios de comunicación y ciudadanos comunes; la diferencia es que en nuestro país no existe una sanción para regular estas prácticas específicas.

Antecedentes

La popularidad de los netcenters se ha hecho más frecuente en los últimos cuatro años. En 2008, cuando inició el auge del uso de las redes sociales, no existían Fanpages. Tanto los medios de comunicación como candidatos, si mucho, tenían una página web, la forma de comentar o atacar a la opinión pública era a través de blogs, foros o comentarios a los correos electrónicos. Según Luis Assardo, periodista e investigador en temas relacionados a estrategia digital, fue después del Caso Rosenberg, en mayo de 2009, que tanto medios de comunicación como políticos se vieron obligados a crear perfiles de Facebook y Twitter. Antes, lo común era enviar comentarios de correos falsos a la redacción de ciertos medios, claro está, sabían que eran falsos por los nombres, correos y número de IP, pues era el mismo para la mayoría de correos.

Otra evidencia fue en 2014, Alejandro Sinibaldi buscaba la presidencia, por lo que había un equipo de personas que lo defendían en redes sociales. Tenía años de tener gente y perfiles que lo inflaban y alababan, afirma Assardo. Otra muestra fue en 2017 con el posicionamiento de los hashtags #JimmySeQueda #IvanSeVa #YoApoyoAJimmy y #YoapoyoalPresidente

Crecimiento de los netcenter

Los contenidos en redes sociales y la información en internet, se mide por cantidad y no por calidad, así tener muchos seguidores es señal de popularidad. Al llenar las redes sociales de un tema puede llegar a influir en la opinión pública, dando lugar a la compra y venta de perfiles falsos (trolls) y hasta granjas de perfiles falsos (bots), a esto se suman algunos perfiles reales de los llamados “influencers” que lideran a los trolls y bots para manipular la percepción en torno a un tema.

Los netcenters operan de  forma clandestina, contratando a jóvenes desempleados, para trabajar horarios diurnos y nocturnos, el pago es en efectivo y deben firmar un contrato de confidencialidad. Se estima que hay alrededor de 60 personas en un netcenter básico, bajo la responsabilidad de un gerente y dos coordinadores. Cada persona puede manejar hasta 10 perfiles falsos, además de varios “chips” de teléfonos tarjeteros en los cuales se apoyan para crear y administrar otras cuentas.

En el caso de los bots, se programan para que den FAV (favorito) o RT (retweet) a ciertas cuentas con el mismo fin. Si hacemos el cálculo, crear un perfil es tarea de dos minutos, pero crear 100 mil requiere ya un quipo de trabajo y un programador puede desarrollar una herramienta que crea miles de perfiles falsos y seguir instrucciones específicas.  En su documental, Assardo afirma que $250,000 son suficientes para tener un equipo estable y poder pautar, entiéndase hacer campaña negra en contra de un candidato o favorecer a otro.

¿Cómo identificarlos? 

A pesar de que ha empezado la lucha contra los netcenters, sobre todo por parte de Twitter, es importante educarse y educar sobre el uso de redes sociales y qué cómo identificar cuentas confiables a las cuales seguir o permitir que le sigan.  Para esto la activista digital Claudia Cruz, elaboró un “Manual para identificar netcenteros” y así evitar la interacción, estos son algunos aspectos a tomar en cuenta:

Monitorea su actividad: ¿tiene poquísimos fans, pero sus posts tienen decenas o hasta cientos de shares, likes o RT?

Se esconden en el anonimato: ¿has revisado su perfil en Twitter, principalmente sus RT o intervenciones directas y todas marcas un patrón? ¿Habla siempre de lo mismo y en los mismos términos? ¿Argumenta de forma “natural” o siempre con “fórmulas” para expresar sus ideas?

No propone temas propios: ¿publica de forma natural o solo funciona como distribuidor de lo que publican otros y siempre es sobre el mismo tema?

Practica la netiqueta: además de los aspectos anteriores, es esencial conocer la netiqueta, es decir no actuar en las redes como actuarías en la calle, proteger la identidad personal, analizar y ser crítico con lo que se lee y comparte, usar las redes responsablemente.

Consideraciones legales

Hasta la fecha ha habido varias iniciativas de ley, como la 52-54 Ley contra la Ciberdelincuencia. Y la 52-30 que busca la reforma al decreto número 17-73 del Congreso de la República, Código Penal. Reforma art. 274 inciso d, registros prohibidos, prisión de 4 a 8 años al que creare un banco de registros informáticos cibernéticos o en redes sociales con datos e identidad falsa. Sin embargo, ninguna de éstas ha sido aprobada. A pesar de que se conoce que la cantidad de celulares con acceso a redes sociales sobrepasa la cantidad de habitantes en el país, hasta el momento solo la condena social ha fungido como mecanismo de control y sanción para delitos cibernéticos, según lo expresado en el foro “Tecnología para nuevas formas de violencia, ¿cómo combatir a delincuentes 2.0?” organizado por la plataforma de periodistas CONNECTAS en agosto de este año.

Finalmente, todo depende de usted, querido lector, investigue, lea, compruebe la veracidad de la infinita información que circula en la web, sobre todo en los tiempos electorales que se avecinan.

Una de las características más evidentes de un perfil falso, es que se dedica a difundir principalmente contenido político, por ejemplo, “Daniela” retuitea los mensajes de Sandra Torres. Imagen: Twitter
Para falsear una identidad, los netcenteros toman imágenes de otros sitios para usarlas en sus perfiles. Aquí la cuenta de una irreal “Yolanda Alvarado” utiliza como foto de perfil la foto de una modelo. Imagen: Twitter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *