GENTE MIERDA

No es todo el país, pero…

Sección: Oráculo del Griego, Por: Demetrio Moliviatis  Edición: 53

Tanto la Glo como el diputado Velásquez lo expresaron mal y por eso miles de supuestos indignados les cayeron con todo en las implacables redes sociales. No, no es un país de mierda. Es un país lleno de gente mierda.

Si nos vamos a lo que dice el amansa burros de la Real Academia Española, un país es un territorio constituido en Estado soberano, con características geográficas y culturales propias de las que se deriva una entidad e identidad política. Pero si vamos más allá de la definición teórica, un país lo hace su gente, no hay de otra.

Guatemala es mi país, amo su diversidad natural, su riqueza cultural, y aunque tengo muchos amigos y amigas a quienes considero gente de buena entraña (algunos no tanto), no puedo dejar de resaltar que abunda la gente mierda.

La hay en todos lados, pobres, ricos, altos, enanos, flacos y gordos, de todos los colores y sabores, te encontrás por donde vas a gente inconsciente que tira la basura en las calles, que no respeta el derecho ajeno, que son abusivos con las mujeres, que orina en las calles, que roba, que mata, que chinga al prójimo porque sí. En fin, los Guatemaltecos sabemos de lo que estoy hablando.

Somos tan conflictivos que más pareciera que no nos gusta la Paz. Que buscamos cual es la diferencia entre nosotros para alimentarla y hacer de ella nuestra forma de ver la vida. Es un sentimiento muy yuca que muchos llevan dentro. Una mezcla de frustración y de resentimiento que justicia cometer los actos más estúpidos y contraproducentes que nos hace ver como una nación de enfermos mentales. ¿Quién en su sano juicio contaminaría las fuentes de agua de las que todos dependemos? ¿Quién en su sano juicio acabaría con sus bosques? ¿Acaso no es de locos atentar contra nuestra mayor riqueza?

No es un secreto mi preferencia por la vida petenera. Cada vez que puedo me alejo del estrés citadino y me sumerjo en la calidad de vida que aun existe entre la majestuosa naturaleza de Petén. Por eso me cae en la punta de ustedes saben qué, cuando me encuentro con los cada vez más abundantes trasmallos.

Insisto con este tema porque es sumamente perjudicial para el equilibrio natural. En ningún país del mundo autorizan trasmallos en ríos y lagos, sólo en Guatemala. Ahora se encuentran trasmallos de hasta 3 kilómetros… ¡un verdadero homenaje a la estupidez!

No hay supervisión en nuestras área protegidas, el CONAP dice que no tiene los medios económicos para cumplir con su misión. La corrupción continúa galopante en esa institución, entre sus pocos trabajadores existen varios cuya voluntad se vende y se compra, cagados de risa.

Las áreas en donde se concentra nuestra mayor riqueza carecen de seguridad, no hay operaciones conjuntas entre CONAP, Ejército, PNC y otras entidades competentes. Todavía me recuerdo de un caso en tiempos de Pollo Ronco, donde en un operativo en conjunto los elementos de esas y otras instituciones fueron amarrados y desnudados, por campesinos en apariencia. Claro, porque no dejan al Ejército utilizar las armas, como ya hemos repetido hasta el hartazgo en este espacio.

Sin autoridad no se pueden arreglar las cosas, si no veamos lo que ha pasado en San Marcos. La solución no es fácil de encontrar, pero de lo que sí estoy seguro es que la gente mierda no puede ser la que mande en Guatemala.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *