GUATEMALA ESTELAR

GANA ESPACIOS EN EL CINE MUNDIAL

FOTOs

Han pasado 110 años desde que se produjo el primer film en Guatemala, “Las Fiestas de Minerva”, dirigida por Carlos Valenti. Durante ese tiempo hubo épocas de estancamiento y poca producción pero en los últimos años el cine nacional ha tenido un repunte, un crecimiento tanto en producción como en calidad y producto de ello se ha ganado un espacio en la escena internacional. El premio Oso de Plata, entregado a la película Ixcanul, es la consolidación de todo ese esfuerzo.

El cine es algo más que mero entretenimiento, es una ventana para expresar nuestra comprensión de la realidad, un espacio que sirve a los pueblos para expresar su cultura ante el mundo. Pero cuando estos no logran hacer sus propias producciones quedan relegados a ser espectadores de la visión que otras naciones tienen sobre ellos.

Los latinoamericanos, y por ende los guatemaltecos, por mucho tiempo no han tenido más acceso a verse en la pantalla que en las películas estadounidenses en que aparece estereotipados en su condición de inmigrantes y, en otros casos, tal como señala Elodie Bordat, en un análisis sobre cine e identidad, a ser presentados como “delincuentes, borrachos, incultos y holgazanes”. En todo ello, las problemáticas del guatemalteco rara vez se exponen y analizan.

Por eso es importante que el país pueda producir sus propias películas y, sobre todo, que los guatemaltecos puedan verse en la pantalla grande.

El auge del cine nacional

“Hacer Cine en Guatemala” es un sitio en internet dedicado a reseñar y analizar la producción cinematográfica en el país. Entre otras cosas, llevan un listado de las películas realizadas. Hasta 2002 se habían producido 118 documentales y películas. Mientras que en los últimos doce años se han hecho más de 90 producciones.

Ese auge en la producción de películas que tanto son de humor (Un presidente de a sombrero, 2007; Puro Mula, 2010) como de carácter histórico (Gerardi y La Isla, 2010) o de drama social (La Bodega, 2009; Ixcanul, 2014), ha sido gracias al aprovechamiento de la tecnología o a esfuerzos como el de Casa Comal por capacitar a actores y cineastas. Tampoco se puede dejar de lado el trabajo de la Asociación Guatemalteca del Audiovisual y la Cinematografía (Agacine) que busca comprometer al Estado con el apoyo a la industria.

Oscar Isaac, el guatemalteco más buscado

FOTOs 2

Desde 2002, Oscar Isaac, nacido en Guatemala en 1980, empezó a hacer una carrera en el cine internacional. Pasó por papeles discretos en series como La Ley y El Orden, en películas como Natividad, La Historia o en All About the Benjamins y en Che. Esos papeles le sirvieron para atraer la atención y ser tomado en cuenta para películas mayores.

Compartió escena con Russell Crowe en Robin Hood, dirigida por Ridley Scott; y con Leonardo DiCaprio en Red de Mentiras.

Los reconocimientos fueron llegando poco a poco. En 2009 recibió el Premio Australian Film Institute como Mejor Actor de reparto por su actuación en Balibo y en 2014 estuvo nominado al Globo de Oro como mejor actor de comedia o musical por Inside Llewyn Davis.

Lo mejor estaba por venir. Ahora el guatemalteco participará en películas esperadas como Star Wars: Episode VII – The Force Awakens o en X-Men: Apocalypse, donde interpretará al villano principal, Apocalipsis.

Su éxito ha mostrado al mundo que hay talento en Guatemala para incursionar en el mundo de la actuación. Ese mismo éxito sin duda también contribuirá a que otros guatemaltecos puedan irse abriendo camino hacia las grandes producciones internacionales.

Ixcanul, el momento del reconocimiento

Pero los guatemaltecos no se han conformado con sólo ser actores, el crecimiento del cine se debe a que pese a las grandes dificultades, han existido emprendedores que han hecho todo lo posible por producir sus propias películas.

El Festival Internacional de Cine de Berlín, conocido comúnmente como Berlinale, es uno de los festivales más reconocidos del mundo. En él se exhiben más de 400 películas de todo el mundo y se cierra con el otorgamiento del Oso de Oro y el Oso de Plata a la mejor dirección y a la mejor actuación. Este 2015, por primera vez, Guatemala participó en el certamen.

La cinta que compitió fue Ixcanul: La Fuerza del Volcán, producida por el guatemalteco Jayro Bustamante y actuada por María Mercedes Coroy y María Telón. La película narra el drama de una joven indígena que vive en las faldas del Volcán de Pacaya y que ha sido comprometida por la fuerza con un terrateniente. Ella, en cambio, aspira a conocer el mundo más allá de Guatemala, a viajar a Estados Unidos de la mano de un joven jornalero. La cinta lleva a la reflexión sobre la discriminación múltiple que se puede llegar a sufrir en el país por ser mujer, ser indígena y atreverse a romper la tradición machista.

En palabras de Bustamante: “Lo que yo estoy contando es la vida de un personaje que refleja en cierto punto la vida de un país. Sé que a nosotros nos gusta más que se hable de nuestro país de manera idílica, eso es normal, vivimos dentro de tanto caos y conflicto que preferimos proyectarnos diferentemente. Mi intención no es generalizar, solo quiero contar historias que suceden en el mundo y ésta sucedió en Guatemala”.

Berlín se rindió ante el film nacional otorgándole el Premio Oso de Plata a la Mejor Interpretación Femenina. El Premio no sólo es un reconocimiento a la calidad de la cinta, a la interpretación hecha por María Coroy, de apenas 17 años, sino al esfuerzo de Bustamante por sacar la idea adelante.

Bustamante debió tocar puertas en diversas instituciones para poder costear los gastos de traslado y lamentó que “los ministerios de cultura ayudan a los artistas a viajar a las grandes representaciones artísticas de sus países. Guatemala no sabe de eso todavía”.

Urge una ley de cine

Con seguridad se puede afirmar que los logros alcanzados por el cine nacional serían mayores si existiera un apoyo desde el Gobierno. Desde noviembre del 2007 se encuentra engavetada en el Congreso de la República la Ley de Fomento a la Industria Cinematográfica y Audiovisual, impulsada por Agacine.

La iniciativa contempla, entre otras cosas, la creación de un Instituto Nacional del Audiovisual y la Cinematografía y de un fondo para apoyar las producciones nacionales. En casi todos los países de Latinoamérica existe una legislación similar pero en Guatemala la propuesta no ha logrado atraer el interés del poder político.

En vez de dar apoyo, lo que ha existido ha sido censura. Al menos eso fue lo denunciado por Uli Stelzner, director de la Muestra de Cine Internacional Memoria, Verdad y Justicia. Dicha muestra se realizó con éxito en el 2014 en el país, llenando varias salas de cine pero para su edición del 2015 los organizadores han anunciado un “exilio”.

En un comunicado hecho público denuncian que: “el año pasado, tres películas de importancia político-cultural para Guatemala, fueron retiradas a último momento por sus productores, directores o protagonistas (según el caso), por temor a “posibles represalias” y “actos que vulneren la integridad”. Y como si eso fuera poco, otra película guatemalteca fue objeto de una fuerte presión por voceros de tres ministerios de Estado, no sólo ante nosotros como responsables de la programación, sino ante el grupo que la hizo y la prensa democrática, que no ha cesado de divulgar nuestro programa, a lo largo de los años”.

Pese a esas dificultades esperan volver al país y que  “las cosas en Guatemala cambien, que el cine guatemalteco de aliento humano y social no se deje vencer y que la población abrace pronto el destino de la alegría, la plenitud y el buen vivir”.

Como guatemaltecos también toca apoyar a la industria nacional, no sólo exigir el apoyo del Gobierno y el respecto a la libertad de expresión, sin demandar a las salas de cine que apuesten por proyectar muestras nacionales. Si el mundo ya ha puesto los ojos en Guatemala, es hora de que nosotros también apostemos por ver nuestra realidad en la pantalla grande.

 

Loading Facebook Comments ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *