GUATEMALA Y LAS INCREÍBLES ELECCIONES 2019

MUCHOS ASPECTOS DE LOS RESULTADOS DE LAS ELECCIONES GENERALES 2019 FUERON INESPERADOS, MÁS ALLÁ DE LOS INDICIOS DE FRAUDE, LAS PREFERENCIAS POLÍTICAS PARECEN HABERSE TRANSFORMADO DRÁSTICAMENTE EN EL PAÍS.

Aunque no lo crean, Sandra ¿creció?

La candidata presidencial y máxima líder del partido Unidad Nacional de la Esperanza, ex primera dama de la nación y ex esposa del ex presidente Alvaro Colom, ha logrado evitar enfrentar la justicia a diferencia de muchos otros candidatos que fueron eliminados de la contienda por la vía judicial. Es evidente que Sandra Torres mantiene influencia en el Organismo Judicial, puesto a que pesar de haber sido acusada de financiamiento electoral ilícito tanto la Corte Suprema de Justicia como la Corte de Constitucionalidad, bloquearon el avance del caso y no ha sido posible que se le retire la inmunidad de la que goza por estar inscrita como candidata a la Presidencia. De hecho, cada vez son más voces que la vinculan a Gloria Porras, hay que recordar que fue una alianza de la UNE en el Congreso la que impulsó su elección como magistrada de la CC. No es de extrañar entonces que la Corte de Constitucionalidad también la proteja, como lo hizo posponiendo resolver el amparo interpuesto por la CICIG.

El Tribunal Supremo Electoral tampoco cuestionó su idoneidad y honestidad, requisitos de ley para ocupar el cargo, ni tomó en cuenta el fallo que el mismo Registro de Ciudadanos del TSE emitió en el 2011 en el que considera que Torres cometió fraude de ley al divorciarse de Colom para evadir la prohibición de participar como candidata a la presidencia.

Además, la bancada del partido UNE fueron quienes condujeron mayoritariamente el proceso de las reformas electorales en el 2016, en claro beneficio del partido que ya tuviera posicionamiento de candidata y símbolo.

Aun con todo lo anterior, la crítica en los medios de comunicación y redes sociales, creciente y sostenida a lo largo de varios años, ha generado un inevitable desgaste público en la proyección y credibilidad de Sandra Torres, además de desaciertos como el acoso judicial, incluso desvirtuando la figura del femicidio para intentar acallar a la prensa, entre otras acciones de Torres que han generado rechazo entre la población. Por ello resulta difícil de explicar que lejos de registrar una caída en su electorado, Sandra Torres obtuvo esta vez más respaldo popular que en la primera vuelta de las elecciones en el 2015, logrando 1 millón 118 mil 507* votos a su favor (24.74%) con el 98% de las mesas escrutadas según el TSE.

¿Cómo podría lograr Sandra Torres un crecimiento contra todo pronóstico, a pesar de tanta crítica y desatino? Acaso es ese el resultado de un plan meticulosamente diseñado y ejecutado para allanarse el camino, con nuevas condiciones diseñadas para favorecer a la UNE, removiendo rivales por la vía judicial, contando con suficiente blindaje en las cortes e impidiendo el crecimiento de nuevos proyectos políticos. ¿Se le puede llamar fraude a eso? Poco sorprenden en ese sentido los diversos reportes que circularon en línea de papeletas marcadas, o los focos de conflictividad que continúan encendidos en el interior del país por el mismo tema de las papeletas o por la vieja táctica del acarreo. Sin duda es un tema que Torres conoce bien, tal vez por eso es que ella misma advertía: “no nos vamos a dejar robar las elecciones, esta vez no…”.

Alejandro Giammattei y su partido nuevo

Giammattei no dejó de trabajar desde que en las pasadas elecciones, prácticamente sin campaña, logró posicionarse en 4to lugar. Durante toda su trayectoria, en sus diferentes intentos por llegar a la Presidencia de la República, Giammattei había tenido que participar con partidos políticos ajenos, cuya dirigencia imponía condiciones. Por eso desde el 2015 inició el proceso para formar un nuevo partido político, VAMOS, para el cual tejió una organización en todo el país. “Somos el primer partido en la historia del país que se atrevió a tener representación legal, inscrita en el TSE, en los 22 departamentos, es decir, nosotros sí somos un partido nacional, que tenemos más de 130 o 140 municipios legalmente inscritos, lo que nos hace ser hoy el partido con más estructura en el interior del país legalmente hablando. Eso nos permitió llegar a casi a los 300 candidatos a alcaldes”, afirmaba Giammattei en una entrevista previa al día de las elecciones.

Giammattei se mantuvo en lo posible con un perfil bajo que le generara la menor cantidad posible de anticuerpos, hasta que llegó el momento de las mediciones y, tal nivel de presencia de la organización en el país, no podía dejar de reflejarse en la intención de voto. Aun cuando algunos grupos intentaron inflar la posición de Roberto Arzú (PAN-Podemos) hasta el punto de llevarlo a un supuesto “empate técnico” en las encuestas de intención de voto, y también a pesar de las críticas relacionadas a su cercanía con grupos de militares y, el último viernes antes de las votaciones, en torno a su vida personal, Alejandro Giammattei logró conservar la segunda posición, pasando a la segunda vuelta gracias a los 603 mil 425* votos que representan el 13.89% del total de votos. Casi el doble de lo obtenido con el partido Fuerza en las elecciones del 2015, lo cual, si se toma en cuenta que no se contaron con medios masivos de difusión en la campaña electoral, puede atribuirse al trabajo de organización.

¿A dónde irá el electorado de Edmond Mulet?

Varios analistas políticos coinciden en que la hoja de vida de Mulet, particularmente su experiencia como alto funcionario de Naciones Unidas, fue el receptáculo de la determinación final del electorado que se consideraba en las mediciones previas como “indeciso”. Mulet también había decidido un par de años atrás iniciar la fundación de su propio partido político Humanista, que igualmente se estrenó en este proceso electoral, logrando en la elección presidencial una tercera posición al reunir 484 mil 116* votos, un sorpresivo 11.14% si se toma en cuenta que es la primera vez que participa como candidato a la Presidencia.

Dadas las coincidencias en visión y electorado de la primera posición en la contienda presidencial (UNE) y la cuarta (MLP), el electorado que votó por Edmond Mulet será clave para consolidar el proyecto que representa la segunda posición (VAMOS), o bien, para terminar de inclinar la balanza hacia quien encabeza la carrera. Resulta complicado anticipar hacia donde irá ese electorado debido a que la preferencia por Mulet no se debe a ideologías sino más bien es en relación a su experiencia. A pesar de que siendo funcionario de Naciones Unidas su cercanía y compromiso con la agenda globalista es innegable, Edmond Mulet ha evitado posicionarse en ninguno de los lados del espectro político, como lo afirmó a Revista Perro Bravo durante una entrevista: “Los guatemaltecos no estamos en esos extremos, y hay grupos interesados aquí en Guatemala en dividir a la población, en dividir a la sociedad, y un país dividido no va a salir adelante. De nuevo, como en la Guerra Fría, es una imposición artificial que se nos está haciendo. Pero hay otras realidades también, hay temas culturales, vivimos a espaldas unos de otros, los urbanos de los rurales, los ladinos de los indígenas, los que tienen de los que no tienen, los que pueden y los que no pueden, los que saben y los que no saben, esas divisiones son reales; a eso se suma esta supuesta división ideológica que nos quieren imponer, de polarización. Entonces uno de los objetivos y motivaciones que tiene el partido Humanista es crear esa tercera vía de diálogo y apertura, porque aquí los extremos de nuevo se tratan de expresar a través de estas elecciones, cualquiera de esos extremos que llegara a ganar en Guatemala, divide, polariza y nos regresa al pasado.”

Thelma Cabrera, la sorpresa y el rechazo de resultados

Definitivamente la gran “ganadora” en los resultados de esta primera vuelta presidencial ha sido la candidata a la Presidencia por el partido Movimiento de Liberación de los Pueblos (MLP), Thelma Cabrera. Se trata de un partido nuevo conformado a partido de la organización campesina CODECA, que después de recibir el “espaldarazo” por parte de la ex fiscal general, Thelma Aldana, durante una entrevista en CNN en la que confirmaba que quedaría fuera de la contienda a raíz de una orden de captura vigente en su contra, empezó a escalar en las encuestas de intención de voto.

Thelma Cabrera se consolidó en la cuarta posición obteniendo 452 mil 561* votos, un 10.42% del total de votos válidamente emitidos, un resultado que al inicio fue comentado por Cabrera como un “objetivo cumplido”, pero que momentos más tarde, tras conocer que el MLP no obtenía resultados favorables en diputaciones y alcaldías, sería rechazado por ella y su organización, apuntando hacia la existencia de un fraude. “Después de una reunión asamblearia de evaluación sobre los resultados preliminares que está emitiendo el TSE, y de las anomalías que son de conocimiento público en las votaciones, como Movimiento para la Liberación de los Pueblos los desconocemos. Denunciamos estas anomalías fraudulentas durante el proceso electoral, que el Tribunal Supremo Electoral no hizo nada ante esta situación, en las papeletas nuestro logo venía mas pequeño en comparación con el de otros partidos, hay papeletas incompletas y hay papeletas marcadas en favor de la UNE”, expresó Cabrera públicamente.

Cabrera resaltó la diferencia entre los resultados del MLP en la presidencial en comparación al resto de papeletas, “¿dónde están el resto de nuestros votos?”. Llama mucho la atención que en la elección de diputados al Congreso por lista nacional, el MLP obtuvo 116 mil 213*, apenas un 2.92%, que contrasta con los resultados de la elección presidencial. Si bien es cierto que el voto duro suele emitir su sufragio alineado, esta diferencia puede deberse en algún grado al efecto de Movimiento Semilla, organización que se quedó sin candidata a la presidencia (Aldana), que pudo haber apoyado a Cabrera en la papeleta presidencial pero que naturalmente votó por sus propios candidatos al Congreso.

Para terminar de comprender el nuevo escenario de las fuerzas políticas en Guatemala, presentamos este cuadro entre organizaciones de tendencia hacia la izquierda y hacia la derecha del espectro político, dejando fuera de esas columnas los resultados de Mulet cuya orientación es menos conocida y por lo tanto su preferencia resulta impredecible…

Una sumatoria de votos por orientación ideológica podría arrojar este panorama de frente a la segunda vuelta de elección presidencial. Tabla: PB

  • * Los resultados mostrados son con el 98% de mesas escrutadas según el TSE.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *