INÚTIL PATRIOTISMO

ABRACEMOS IDEALES MÁS ELEVADOS

Editorial 24

Estamos conscientes que para muchas personas las dos palabras que dan título a este texto les causarán cierta incomodidad y desagrado. Los entendemos, a nosotros en Revista Perro Bravo también nos pasa, a veces caemos en la trampa del fervor patrio y concentramos nuestros esfuerzos en elevar la voz en defensa de nuestra soberanía cuando lo más necesario, sabio y fructífero, es contribuir, desde el periodismo en nuestro caso, y en el de cada quien según su oficio y entorno, al despertar de la humanidad a un nivel más elevado de conciencia que nos permita contemplar que somos uno solo con la humanidad y con el planeta y que, por lo tanto, la Tierra entera es nuestra patria.

Ser patriota, en estos tiempos en los que el descaro abunda, ha perdido su significado. Es más fácil ser patriota colocando banderitas en autos, casas y edificios, cantando el himno, asistiendo a alguna celebración de Independencia o, en el más alegre de los casos, apoyando a la selección nacional; que enfrentarse cada uno a sí mismo y preguntarse cómo estamos aportando al desarrollo de nuestro país y al progreso de la humanidad. Responsabilizar de todos nuestros problemas a los gobernantes tampoco es la respuesta; aunque mucha parte tienen en esta tragicomedia.

Nos hemos transformado en un país excesivamente salvaje, nido de malandros, en el que la astucia se vuelve necesaria para sobrevivir y no quedar aplastados por el tren de la malicia. Hoy, poco se estudia del Amor, y los consejos de líderes farsantes son lo opuesto a los valores de la bondad, la belleza y la verdad. Se inclinan más por la ventaja que por lo justo, y optan fríamente por dar la muerte como si la Vida fuera menos que un desperdicio. No tiene sentido ser patriota en un lugar así.

Como si lo anterior fuera poco descrédito para la idea del patriotismo, el mal gobierno de turno está en manos de una oscura agrupación política que terminó de poner por los suelos la reputación que conlleva el ser “patriota”.

Aun no se dan cuenta los ladrones que robar es condenarse a la pobreza, ni los asesinos caen en conciencia que es contra su propia vida que atentan. Porque somos todas las personas una misma humanidad, y nuestros avances son los de nuestras hermanas y hermanos que van adelante, como frágiles somos según el más débil de nosotros.

Tan responsables de esta triste situación son los gobernantes que se han vendido, han traicionado a su patria para enriquecerse a costa del cargo que les ha confiado el pueblo, como responsables son también los ciudadanos que han caído en ese sistema corrupto; así como hace poco sucedió en el IGSS cuando las autoridades descubrieron varias redes responsables del robo de medicinas. No se trata de redes integradas solo por funcionarios, también docenas de usuarios del Seguro Social se han prestado para participar activamente dentro de organizaciones dedicadas al robo de medicamentos. Sí, de esa medicina que no llegará a connacionales que verdaderamente lo necesitan.  ¿Qué patria es esa?

Pero no todo está perdido. Aún existen muestras vivas de Amor y de Luz en el mundo, y algunos atisbos en este país, solo debemos concentrar nuestros esfuerzos para redescubrirlos. Un país como el nuestro, tan atrasado en los índices de desarrollo y tan ajeno a los estándares establecidos por el actual orden mundial, tiene la oportunidad de reinventarse hacia un camino distinto, inexplorado, en el que renunciamos a patriotismos inútiles, y abracemos un sentido de humanidad pleno. Agitemos menos banderitas y más corazones.

El encendido patriotismo nace del amor a la patria pero, tomando en cuenta que esa idea ha traído más muertes que vidas, ¿por qué no intentar amar más allá de las fronteras? Para quienes ya no creemos en la idea de la patria, tal vez en esa visión de humanidad encontramos el llamado para promover la identidad de una gran hermandad planetaria. Esa sería en verdad, del odio y del error, una virtuosa y libertadora independencia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *