#JESUISCHARLIE, TRAGEDIA EN FRANCIA

EL MIEDO NO DEBE CALLARNOS

PAra web2

El pasado 7 de enero Francia vivió una de sus escenas más trágicas en los últimos años. El famoso semanario satírico Charlie Hebdo fue víctima de un ataque terrorista que dejó 12 muertos y once heridos, cuatro de  ellos gravemente. Entre las víctimas mortales del atentado figuran el director Stephanne Charbonnier, Bernard Verlhac, Jean Cabut y Georges Wolinski, caricaturistas destacados del medio. La guerra no declarada ante el Estado Yihadista está en su punto más crítico.

Antecedentes

El ataque tiene sus orígenes en el año 2006. El símbolo de la libertad de prensa francés, Charlie Hebdo, recibía amenazas terroristas constantes después que el medio volviera a publicar caricaturas producidas por el periódico danés Jyllands Posten del profeta Mahoma, fundador del islamismo, e incluyera tres imágenes más hechas por ellos mismos.

Esto fue considerado una ofensa por parte del pueblo musulmán y diversos líderes islamistas resididos en Europa, entre ellos Abú Labán, una de las figuras musulmanas más respetadas en Europa. El pueblo musulmán empezó a protestar y a tomar embajadas europeas en diversos países de África como muestra de su repudio por las publicaciones.

Varios medios europeos, entre ellos Charlie Hebdo, se solidarizaron con el diario danés y re publicaron las imágenes.  La Gran Mezquita de París y la Unión de Organizaciones Islámicas de Francia interpusieron una demanda en contra del semanario. Sin embargo, el juicio fue absuelto.

En 2011 el semanario volvió a ser víctima de ataques terroristas. Tras haber publicado un número haciendo referencia a la victoria islamista en las elecciones de Túnez, las instalaciones de Charlie Hebdo fueron seriamente dañadas. El medio contestó a las agresiones en la portada de la siguiente edición. Eran Mahoma y un miembro de la redacción besándose la boca con una frase que decía El amor es más fuerte que el odio. Varios grupos de islamismo extremo juraron venganza.

El baño de sangre

En una mañana calmada en las calles de País, la redacción de Charlie Hebdo estaba en el transcurso de una junta en su sala de reuniones cuando entraron dos hombres vestidos de negro y portando rifles kalashnikov.

Los terroristas entraron a la fuerza a las instalaciones del medio y dispararon ráfagas a las personas que estaban en el camino a la sala de reuniones y al llegar a la misma, asesinaron a todos los que se encontraban dentro de ella.

Mientras realizaban el ataque, los terroristas gritaban “Alahu akbar”  –Alá es grande- y en repetidas ocasiones expresaron que era una venganza en nombre de Mahoma. Decenas de trabajadores del medio huyeron a la terraza del edificio, mientras se realizaba el atentado.

Al salir del lugar, los terroristas luego identificados como Chérif y Said Kouachi, abrieron una nueva ola de disparos en contra de un oficial de la policía parisina, asesinándolo a plena calle y quedando evidenciado por un video tomado desde una residencia cercana. El automóvil del oficial tenía 15 impactos de bala. Poco antes habían asesinado a otro agente policial, este responsable de velar por la seguridad del director y caricaturista del semanario Stephane Charbonnier, mejor conocido como Charb.

Los actores de este acto barbárico huyeron en un Citröen, que cuadras adelante dejarían abandonado luego de chocar con otro automóvil. Dentro del auto, la policía francesa encontró la identificación de uno de los asesinos.

Reacciones

El Gobierno francés declaró al país en estado de alerta de atentado antiterrorista y desplegó a más de 3,000 unidades policiales a lo largo de Francia para capturar a los hermanos Kouachi.

El presidente Francois Hollande calificó a los actos como una verdadera barbaridad. Sabíamos que estábamos amenazados, y lo estamos porque somos un país de libertad, concluyó el mandatario francés, quien se desplazó al lugar de los hechos momentos después del atentado.

El primer ministro español Mariano Rajoy no tardó en expresarse a lo ocurrido, y manifestó su apoyo total a Francia. En estos momentos, puede tener la seguridad, señor presidente, de que cuenta con la solidaridad, el afecto del pueblo español y la cooperación de su Gobierno en la lucha contra el terrorismo, dijo Rajoy con sentido a Hollande durante una conferencia de prensa.

Mandatarios como Barack Obama –Estados Unidos-, Vladimir Putin –Rusia- y Boiko Borisov –Bulgaria- han manifestado el total apoyo hacia Francia en la lucha contra el terrorismo.

Tahar Ben Jelloun, columnista del diario francés Le Monde, dejó claro en su columna del día siguiente que el ataque a Charlie Hebdo es un acto de guerra en contra de la democracia y a la libertad de expresión. Sin embargo, resaltó que ahora Francia se verá envuelta en un clima de temor y racismo hacia las personas del Islam que residen en Francia y llamó a la tolerancia, tomando en cuenta que no todos los musulmanes son de carácter extremista.

El atentado ha causado revuelo en las redes sociales, mientras millones de personas se expresan sobre lo sucedido –sobre todo en twitter-  usando el hashtag #JeSuisCharlie, mostrando su apoyo. Miles de artistas alrededor del mundo han publicado imágenes en forma de protesta a estos actos atroces y han salido a defender la libertad de expresión.

El dilema

Ahora se temen algunos escenarios como que el ataque genere más violencia racial, que se intente coartar la libertad de expresión o bien, que los aliados utilicen el hecho para desplegar una ofensiva militar en los países islámicos. Frente a todo ello hay que recordar que la libertad de expresión es un derecho incuestionable y que, por sobre todo, de no compartir una postura, nada justifica la violencia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *