JUAN CARLOS MONZÓN: RÁPIDO Y MAÑOSO

Motos MonzónJuan Carlos Monzón se convirtió en el último mes en uno de los principales rostros de la corrupción en el país. En apenas 3 años y 3 meses Monzón compró cuanto pudo sin pensar en las sospechas que levantaría un crecimiento tan rápido como lo fue su caída.

Hasta antes de asumir el puesto de Secretario Privado, el principal negocio de Monzón era la empresa Canchas Deportivas de Guatemala, S.A. Empresa que creció al mismo tiempo que él lo hacía dentro de la estructura patriota. En 2011, cuando organiza cenas para conseguir financistas y acarrea simpatizantes para la asamblea general del partido, consigue sus primeros Q11Millones en contratos con el Estado.

Como reconocimiento consiguió colocarse en el listado de diputados al Parlamento Centroamericano pero no ganó. Como consuelo se le nombró como Secretario Privado de la Vicepresidenta. Allí empieza su rápido crecimiento explicado por las investigaciones de la CICIG que lo colocan al frente de La Línea, la red de defraudación fiscal.

Una de las principales preguntas que quedan de esa investigación es qué hizo Monzón con su parte de los Mil Millones defraudados por la red. Muy probablemente el crecimiento en sus propiedades lo explique.

Entre casas y motos

En enero de 2012 compra una casa abandonada en Monterrico y la convierte en un lujoso chalet que hoy está valuado en US$1 Millón. A esa propiedad le seguirán la compra de un terreno en Jardines de San Lucas II valuado en Q.1 Millón y una oficina en el edificio Sixtino II. En 2015 corona su lujoso incremento de patrimonio inmobiliario adquiriendo una residencia en el Condominio San Ángel, valuada en US$85 Mil.

Junto con esas compras, Monzón también derrochó en su otra gran pasión: las motocicletas. Según el Registro Fiscal de Vehículos, de su propiedad eran una MV Agusta F4 2014 (valorada en US$25Mil), una BMW F800 GS 2012 (valorada en US$17Mil) y una Harley Davidson FXSB 2014 (US$25 Mil).

Lo que menos le preocupaba era levantar sospechas. El incremento de su patrimonio no cuadraba con las posibilidades que le permitía su sueldo de Q.30Mil mensuales. Ante sus vecinos y en los círculos de aficionados al motociclismo se pavoneaba como un nuevo rico. En ese mismo círculo, según una fuente allegada que se comunicó a este medio, encontró otra forma de mover las fuertes sumas provenientes de sus negocios.

Una iglesia, un taller y un medio

El dinero había que hacerlo circular de una u otra manera y, según la fuente, Monzón encontró una buena forma de hacerlo de la mano de Alex Girón, su alfil en la red de asignación de contratos a dedo que montó en la Empresa Portuaria Quetzal.

Entre ambos habrían fundado la Iglesia ACDC Bikers, que mezcla el mensaje religioso con la pasión por las motos y que se congrega en el restaurante Hacienda Los Volcanes. La naturaleza jurídica de la iglesia como una organización sin ánimo de lucro le habría permitido invertir grandes sumas de dinero en eventos de su propia congregación.

Además, motoristas cercanos al círculo que frecuentaba Monzón y Girón, señalan que de su propiedad es el taller Moto City, ubicado en la zona 2 de Mixco, uno de los más grandes de la región centroamericana. Y otra vez las motos le servirían de pretexto para involucrarse en otro negocio.

Moto City es uno de los anunciantes más fuertes del programa de televisión Pasión Por Las Motos transmitido por Guatevisión. La pauta no sólo en el programa sino en el periódico que lleva el mismo nombre y en el otro impreso, El Motorista, le servían para seguir manteniendo el flujo de dinero, según él, sin levantar sospechas.  Lo habría hecho tal y como según CICIG lo hizo adquiriendo acciones en Siglo21, medio del cual la principal beneficiaria habría sido la Vicepresidenta Roxana Baldetti.

Todo iba bien, todo en medio del lujo, hasta que la CICIG lo puso en la mira del sistema judicial. Así Monzón tan rápido como apareció se dio a la fuga.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *