JUICIO CONTRA MILITARES, UNA PRUEBA MÁS PARA LA JUSTICIA

El 6 de enero se realizó la captura de más de una decena de militares, entre los que sobresale el general Benedicto Lucas, exjefe del Estado Mayor de la Defensa, por supuestos delitos cometidos durante el Conflicto Armado en el que Guatemala se vio inmersa por 36 años. La Policía Nacional Civil, coordinado por la Fiscalía de Sección de Derechos Humanos procedió a la captura de 18 veteranos militares, y otro grupo por la supuesta desaparición de Marco Antonio Molina Theissen, en septiembre de 1981.

Uno de los grupos, de 14 militares, acusados por el MP de desapariciones forzadas entre 1981 y 1986 está integrado por los siguientes veteranos:

  1. Manuel Benedicto Lucas García.
  2. Byron Humberto Barrientos Díaz.
  3. Gustavo Alonso Rosales García.
  4. José Antonio Vásquez García.
  5. Carlos Humberto Rodríguez López.
  6. Ismael Segura Abularach.
  7. Pablo Roberto Saucedo Mérida.
  8. César Augusto Ruiz Morales.
  9. Juan Ovalle Salazar.
  10. Édgar Rolando Hernández Méndez.
  11. Carlos Augusto Garavito Morán.
  12. Luis Alberto Paredes Nájera.
  13. César Augusto Cabrera Mejía.
  14. Raúl Dehesa Oliva.

El segundo grupo de oficiales en situación de retiro capturado el pasado miércoles, está sindicado de la desaparición de Marco Antonio Molina Theissen, en septiembre de 1981.

  1. Francisco Luis Gordillo Martínez
  2. Edilberto Letona Linares
  3. Hugo Ramiro Zaldaña Rojas
  4. Manuel Antonio Callejas Callejas

En este proceso, al igual que en cualquier otro, se deben respetar las garantías constitucionales y el debido proceso. Es el Ministerio Público el que debe demostrar más allá de la duda razonable la responsabilidad directa de cada uno de los implicados. Evitemos la confrontación ideológica que estos juicios generan y esperemos el resultado de las acciones judiciales que ya se están llevando a cabo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *