LA CABALGATA DE LOS INDEPENDIENTES

TRAS EL TRIUNFO DE EL BRONCO, LAS CANDIDATURAS INDEPENDIENTES EN LATINOAMÉRICA EMPIEZAN A DESAFIAR AL SISTEMA.

bronco

El pasado 3 de octubre, Jaime Rodríguez Calderón, “El Bronco”, fue juramentado como gobernador del Estado de Nuevo León, el Estado más rico de México. Sorteando todo tipo de impedimentos y sin una gran inversión en campaña, su triunfo abre la cabalgata en Latinoamérica de quienes se han alejado de los partidos para ejercer el poder con total independencia.

Las candidaturas cívicas o independientes no son nada nuevo en muchos sistemas electorales. Se les permite participar de manera directa, sin la intermediación de un partido, partiendo del precepto de que toda persona tiene el derecho a postularse a un cargo de elección. Aunque esta figura se permite, por ejemplo, en Estados Unidos, Canadá, Chile o México, los candidatos independientes tiene que competir “cuesta arriba”.

El paso firme de “El Bronco”

En el caso mexicano, Jaime Rodríguez Calderón y otros independientes debieron enfrentarse a varias trabas. La primera de ellas es que para lograr su inscripción debían juntar cerca de 27 mil firmas en un plazo corto de tiempo, lo que requería un esfuerzo de comunicación y logística que debía ser costeado por los propios candidatos ya que hasta que lograran su inscripción podían recibir recursos para hacer campaña. “El Bronco” no sólo consiguió su inscripción sino que le peleó la elección al partido con más tradición en México, el PRI, y se la ganó con un 49% de los votos y con una campaña austera basada en la comunicación a través de redes sociales.

Ese éxito electoral también se debía a que su independencia también se manifestaba en su forma de gobernar. Siendo alcalde del municipio de García, destacaba por haber abierto un canal de comunicación directa con los ciudadanos alejándose de los trámites burocráticos que imperan en la mayoría de instituciones.

Su toma de posesión, el 3 de octubre, recibió la atención de diversos medios internacionales que han visto como las candidaturas independientes pueden convertirse en una alternativa y satisfacer las demandas de una población que ha perdido la fe en los partidos políticos.

Otro caso destacado en México fue el de Pedro Kumamoto, electo como diputado al Congreso de Jalisco, que también ganó con una inversión mínima en campaña, costeada por sus propios simpatizantes y haciendo uso, sobre todo, de las redes sociales frente al gran poder de la televisión.

bronco2

Más allá de México, el turno de Colombia

A finales del mes de octubre en Colombia se realizó un proceso electoral que también ha destacado por el triunfo de los candidatos independientes en las principales ciudades. Un triunfo que tomó por sorpresa a muchos ya que ni las encuestas lo auguraban.

En Bucaramanga ganó Rodolfo Hernández que también debió sortear una búsqueda de 130 mil firmas y que saltó a la escena gracias a un video que se hizo viral en el que se reunía con mototaxistas para prometerles que no les quitaría su medio de sustento. Federico Gutiérrez ganó en Medellín, Alejandro Char en Barranquilla, el periodista Manuel Duque en Medellín y Norman Armitage en la capital del país, Bogotá, donde le ganó la alcaldía al partido de izquierda que la había ocupado durante 12 años.

Según la Organización de Estados Americanos: Ese aumento (de los movimientos independientes) dice que la ciudadanía quiere transformaciones políticas. El buen político las va a escuchar y las llevará a su partido, y si no, va a ir saliéndose del sistema.

La lucha en Guatemala

La apertura a las candidaturas independientes fue parte de las demandas que en las jornadas cívicas de este año se le exigió al Congreso hacer viable a través de la reforma a la Ley Electoral. Sin embargo los congresistas hicieron oídos sordos y el tema no figura entre la propuesta que espera la opinión de la Corte de Constitucionalidad. Pese a ello, algunas organizaciones como el Centro de Investigaciones Económicas Nacionales, afirman que aunque esta reforma se aprobada aún hay tiempo para que la población exija una más contundente. Quizás en la participación independiente esté la clave para sacar al país de este sistema colapsado.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *