LA GUATEMALA PROFUNDA Y LA REVOLUCIÓN DE LOS INDECISOS

Editorial-37


A menos que suceda una hecatombe, de cualquier naturaleza, las elecciones este próximo 6 de septiembre son una realidad. Nos guste o no, la Constitución Política vigente dejó poco o ningún margen para modificar el proceso una vez convocadas las elecciones. Si tirar al traste con la Constitución no es la respuesta, entonces el cambio dependerá de cómo vamos a asumir esta ineludible realidad.

A pesar de que en nuestro interior ya sabíamos que el Presidente y la ahora ex Vicepresidente, eran los cabecillas de la red de defraudación aduanera bautizada como La Línea, y de saber cuántas otras estructuras de corrupción más; la confirmación de ese hecho por parte de la CICIG, fue como un balde de agua fría sobre la espalda irritada de la ciudadanía. En la capital y en los centros urbanos del interior, las personas que tienen acceso a cierta variedad de medios de comunicación, han llegado a tal hartazgo que al ver al presidente – es más preciso con minúscula – ven en su rostro, las mismas expresiones, la misma descompostura y el mismo discurso del candidato a la Presidencia que sigue neceando que puntea en las famosas encuestas.

Ambos caraduras, hundidos hasta las narices en porquería, no sólo atribuyen el mal olor a ataques políticos y mediáticos, sino que van más allá y apelan a la Guatemala profunda, para que defienda la democracia. Sí, esa Guatemala profunda que fue más evidentemente prostituida por el Gobierno de la UNE, presidido en la práctica por Sandra y en apariencia por Álvaro,  pero que viene siendo abusada y manipulada por diferentes grupos dominantes desde siempre.

El presidente Pérez Molina, el candidato de LIDER Manuel Baldizón, así como Sandra Torres de la UNE, apelan todos a esa Guatemala profunda, porque es ahí, lejos del acceso a la educación, a la tecnología y a la información, donde sus mentiras tiene un mayor eco.

Por eso es importante que hablemos unos con otros, entre diferentes grupos sociales, que la juventud se active para llevar de un lado a otro la noticia que nos están queriendo llevar al matadero, a la obligada elección entre el malo y el peor.

Aplaudimos la labor de los héroes “No te toca”, la mayoría adolescentes y jóvenes que sin apoyo de multitudes ni coros, se plantan con humildes carteles para recordarles a las mareas rojas y verdes, que no les toca ni les tocará llegar al poder. Han soportado abusos y agresiones por parte de los intolerantes adiestrados por políticos sucios.

De esta situación se aprovechado un grupo que ha puesto al mejor bufón a hacer reír a las masas, procurando prometerles lo que quieren oír en medio de tanta náusea. Estos personajes oscuros, se están aprovechando de la ausencia de liderazgo y del cansancio de la población, para robarles su despertar como ciudadanos.

De estas tristes y peligrosas opciones, de la amenaza del voto nulo ignorante que no entiende que esa acción no vale nada y solo sirve para abrirle paso a los corruptos; y del peligro que representa la situación de esa población de la Guatemala profunda que se encuentra engañada e intimidada, solo los indecisos nos pueden salvar.

Si los indecisos, que son los que realmente puntean las encuestas de intención de voto, dejan su indiferencia y toman la decisión de apoyar al proyecto político más capaz, preparado y coherente, pueden hacer Presidente a cualquiera. Los indecisos, si dejan de serlo, pueden llevar al Ejecutivo y al Congreso a cualquiera que decidan respaldar. Llegó la hora de que los indecisos se convierten en héroes y acudan a hacer patria en las urnas. Guatemala está en sus manos.

 

 

Van a llegar a las urnas a hacer patria.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *