LA JUVENTUD DEBE VALORAR LO QUE DISFRUTA AHORA

Los logros que se conquistaron en los años 1985 y 86, que nos costaron sudor, lágrimas y sangre, se suman a otros que a lo largo de la historia de Guatemala, deben recordarse constantemente, para no perder la perspectiva y darlos por sentado.

Muchos dejaron su vida por la democracia que hoy estamos defendiendo, a pesar de los aciertos y desaciertos de muchos gobiernos, hoy nos podemos expresar con libertad y ejercer nuestro voto. Es importante que los patojos sepan esas cosas, esa generación marca “milenial”, que muchos de ellos se estrenan como participantes de la democracia este junio próximo, para que estén conscientes de la historia de lucha social que ha sido necesaria para que hoy puedan informarse libremente y emitir próximamente su voto en las urnas. En la vida real, esos derechos cuestan, no son gratis.

La capacidad tecnológica de las generaciones más jóvenes, puede hacer mucho para la difusión de los ideales que han sido el motor de todas las movilizaciones sociales que hicieron posible alcanzar una democracia en la que el pueblo libremente elija a sus gobernantes. Claro que no es una democracia perfecta, por eso es importante edificar sobre lo ya construido, realizando lo que hace falta pero teniendo presente los cimientos, porque son ese punto de apoyo que necesita una sociedad, un país, para impulsarse y superarse.

Hoy los jóvenes tienen esas libertades para ejercer su derecho sin temor a ser reprimido, pero muchos no han aprendido a valorar eso que disfrutan ahora. Sin ir muy lejos, para que se den una idea de cómo era el ambiente electoral antes del 85, a la hora del escrutinio, antes de contar, ya tenían las urnas llenas. Los fiscales de mesa eran muy pocos, porque los obligaban a cambiar las actas, porque si no se apegaban a los lineamientos de los represores, simplemente desaparecían. Tenían “orejas” por todos lados reportando cómo iban las mesas, por eso dicen “no importa cuántos vayan a votar, sino quién cuenta los votos”.

No sé si los jóvenes hoy no lo ven, o simplemente les pela.”

Demetrio Moliviatis

Muchos sólo critican, pero desconocen que Vinicio Cerezo, por ejemplo, después de anunciar su intención de ser candidato presidencial, sufrió más de 5 atentados serios. Esto no me lo contaron, yo presencié y nos defendimos, en más de uno.

La democracia que hoy vivimos no es un regalo del cielo ni de nadie, es algo por lo que el pueblo luchó. Otro ejemplo, hoy tenemos un ejército que está al servicio del pueblo, antes lo oprimía y se servía de él. Ahora es una realidad que el ejército sea puesto a servir en lo que haga falta para el bien común.

Los jóvenes jugaron un papel muy importante en la instauración de la democracia, primero en las juventudes partidistas y luego las universidades se sumaron. Por eso resulta indignante que la democracia esté siendo manipulada, que tengamos a un TSE, a pocas semanas de las elecciones, incapaz de dar certeza de quiénes tienen su participación segura en este proceso electoral, pareciera que quieren que los guatemaltecos tomen la gran decisión a último momento, mal informados y estresados o como la gran puta, por tanta incertidumbre y polarización. No sé si los jóvenes hoy no lo ven o simplemente les pela.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *