LA OPINIÓN PÚBLICA, OTRA MENTIRA DE LAS OLIGARQUÍAS

Danilo Roca

LA OPINIÓN PÚBLICA, OTRA MENTIRA DE LAS OLIGARQUÍAS

Uno de los grandes problemas que nos ha traído los adelantos tecnológicos y científicos de esta etapa del siglo XXI está íntimamente ligada con nuestra capacidad de poder discriminar la información masiva que inunda nuestros sentidos desde el momento en que despertamos hasta el instante que logramos conciliar el sueño.

De la posibilidad de cultivar y desarrollar nuestro propio filtro intelectual, dependerá poder escapar a las percepciones colectivas, que arrastran a la llamada opinión pública a transformarse en otro instrumento de dominación colectiva.

Cuando escucho,  veo o leo cómo abusivamente  me incluyen sin ser estrictamente verdadero, como parte de ese ser amorfo, poderoso, malicioso y pocas veces auténtico que  llaman Opinión Pública, me pregunto con qué derecho masifican mi opinión sin haberme consultado absolutamente nada.

Acepto, y con reservas, que existan formadores de opinión pública, es decir, individuos, que como yo tienen la escasa oportunidad, ausente de las grandes mayorías de la población, de expresar su pensamiento, en mi caso escrito, de mis opiniones, con la esperanza de compartirlo con la parte de la sociedad que eventualmente me lee.

Y esa posición debiera ser la máxima pretensión de quienes de formadores se transforman por arte y magia y se dicen ser portadores y voceros de la opinión de la colectividad.

Esa arrogancia se la acreditan columnistas, conductores de programas de televisión, comentaristas de la misma y de los programas de radio, incluso locutores cuya función debiera reducirse al entretenimiento de su auditorio. Pero sin ningún recato, mucho menos respeto por la gente, se permiten afirmar: La Opinión Pública respalda o rechaza tal o cual tema o posición, transformando la propia en la totalidad de un pensamiento colectivo, inexistente pero terriblemente dañino en la conducción de los verdaderos intereses y aspiraciones de la sociedad, incluyendo sin ningún derecho, y eso es lo que más me irrita, la mía.

Lo más delicado de este tema, es que la manipulación interesada y comprometida de los propiciadores de agendas preestablecidas y financiadas por intereses espurios y ajenos al ciudadano común, si bien es cierto que no constituyen la Opinión Pública, sí son capaces de crear artificialmente una Percepción Pública mediante el manejo de los medios de comunicación.

A estas alturas del desarrollo de la comunicación colectiva, a nadie escapa que la posesión de los medios de comunicaciónse transformó en la panacea de quienes tuvieron la visión, y el capital para seguir dominando con su capital, de  entender que el dominio del poder radicaba en controlar la información.

Y ese abusivo manejo de los intereses, deciden plantarlo en la sociedad,transformándolo en uno de los mecanismos de manipulación más poderosos de la era contemporánea.Intereses corporativos, ideológicos, políticos y mercantiles, transformados abusivamente en la presunta opinión de la mayoría.

Y el instrumento de esa manipulación colectiva encontró en la propaganda para el caso de lo político y en la publicidad para lo comercial, el instrumento de dominación y suplantación de la voluntad popular.Se ha suplantado el auténtico liderazgo por la mercancía populachera incapaz de formular propuestas serias y trascendentales que puedan servir los intereses de la población.

Agendas que apoyan o rechazan los proyectos del gobierno que lo único que logran,  cuando no tienen el sustento auténtico de una verdadera causa, es la de subir el costo o precio de quienes tienen la capacidad de decidir y transformaron esa facultad transferida por el amañado y corrupto sistema sobre el que se asienta nuestro aparato político, en un vulgar y apestoso mercado de tráfico de influencias con precio al mejor postor.

La Opinión Publica rechaza, o la Opinión Pública respalda, no son sino etiquetas que cubren el precio de una opinión comprometida con su patrocinador, contratados para crear esa Percepción Colectiva que muchas veces termina por aplastar la autentica opinión de los individuos.

Dentro de este infame manejo interesado de nuestras opiniones nunca consultadas ni dadas, quienes siempre se salen con la suya, son aquellos a los que el pueblo les importa un bledo, que pudieron apropiarse de los instrumentos de poder que anularon la decisión más sentida o la vocación que prima en las colectividades siempre sujetas a una vida miserable, sumida en la explotación de quienes afirman falsamente que la Opinión Pública los acompaña en sus decisiones ¡Tramposos! ¡Mentirosos! ¡Corruptos!.

Yo he visto cómo esos falsos profetas al entrar a un lugar público, reciben como contraparte a sus acciones, el rechazo de la gente, que ni los voltea a ver,  para que sientan lo antipático de su presencia, independientemente de que el sujeto salga todos los días retratado en los medios de prensa o hablando babosadas en la televisión, sintiéndose portador de los intereses de la mayoría.

Pero lo que es peor, he sido testigo de cómo, en ocasiones, esos personajillos de mentiras, se automarginan al encontrarse en esas circunstancias y en lugar de saludar efusivamente a quienes están a su alrededor, se sientan en lugares casi escondidos, con la mirada en dirección a la pared para evitar la mirada electrizada de quienes lo rechazan y desde luego no lo aceptan como un dirigente reconocido por sus ejecutorias. Cuando los he visto, protegidos por biombos excluyentes en los restaurantes o buscando refugio en las espaldas de sus acompañantes a la mesa no puedo menos que aceptar como consuelo, que ellos mismos en lo más profundo de su ser, saben lo poco que realmente valen.

A veces pienso, que en un sistema tan corrupto y podrido como el nuestro, ni los temas que apoya el gobierno, ni los que abandera esa oposición,contratada y con tarifa, están motivados por el interés colectivo.

Los dueños del capital, procurando adueñarse de la última gota de sudor de la clase trabajadora explotada y humillada por la mayoría de sus acciones. Y los eventuales inquilinos del poder, tanto en el gobierno como en la oposición, la de sacarle réditos a la inversión realizada en esa subasta electoral que, cada cuatro años, le pone precio al poder político de la nación.

Quizá los medios alternativos de la comunicación social puedan crear una auténtica exploración de la verdadera Opinión Pública.

Frente a las payasadas de una oposición esperando que le lleguen al precio y de un sector oficial dispuesto a pujar por alcanzarlo, todos ellos, dirigidos por los dueños del país, aproximarse a las redes sociales quizá es la forma más expedita de acercarse al a lo que piensa el pueblo.

Hay que leer los comentarios y escuchar los de la calle, no la de los llamados call center que patrocinados por los interesados apoyan o rechazan posiciones, en los programas que suplantan la participación popular.

No, me refiero a esas notas, a veces llenas de palabras gruesas,que llamamos malas palabras,  que aparecen en facebook y que reflejan, por lo menos a nivel individual, lo que sumadas todas, podrían ser una auténtica Opinión Pública.

Perro Bravo constituye una forma de comunicación alternativa, con costos, como me dicen sus directores y editores, difíciles de cubrir. Pero sigue allí, y mientras eso suceda quiero dejar esta constancia.

Danilo Roca no forma parte de la Opinión Pública, ni aspira a influirla, mis escritos son el reclamo de mi ser interno frente a la realidad que me tocó vivir.

Ojalá que  con el tiempo los medios alternativos lleguen hasta los más lejanos rincones de nuestra nación y a los millones de pobladores marginados en nuestro gran país, para que puedan siquiera tener la libertad de emitir su opinión sin sentirse amenazados.Los invito a utilizar los medios alternativos para expresar nuestros pensamientos y opiniones.

Quizá yo ya no lo voy a ver, pero el cambio, siempre viene. Unas veces alentado por la guía luminosa y esclarecida de líderes honestos, y otras, impulsados por la revolución.

¡Pero que viene…viene!

4 thoughts on “LA OPINIÓN PÚBLICA, OTRA MENTIRA DE LAS OLIGARQUÍAS

  • 30 septiembre, 2013 en 6:45 am
    Permalink

    whoah this blog is wonderful i love reading your articles. Keep up the good work! You know, lots of people are searching around for this info, you can help them greatly.
    [url=http://www.baggitindia.com/download/nikejerseycheap.aspx?8]nfl football jerseys[/url]

    Responder
  • 30 septiembre, 2013 en 1:50 pm
    Permalink

    This is so apropos for writers. When we take our work to critique groups and don’t quite get the response back that we hoped for. When we send queries to agents and don’t get the reaction we’d thought. When our books are published and the reviews aren’t quite what we’d imagined. This is a good reminder to keep going anyway, to play our small part by working to create our best stories.Thanks for posting.
    [url=http://www.polydasher.org/media/cheapjerseys.aspx?4]2013 nfl jerseys[/url]

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *