LA UNIDAD HUMANA COMO RESPUESTA AL CAMBIO CLIMÁTICO

Aunque se encuentra en pleno debate si el cambio climático tiene su origen principalmente en la actividad humana, aunque la mayoría de científicos considere que así es, lo cierto es que los efectos ya se están experimentando en todo el planeta, y el 2018 puede ser el cuarto año consecutivo con alta temperatura récord. Estos cambios drásticos podrían esconder, más allá del drama y contraste, una oportunidad para que la humanidad encuentre un mismo propósito que supere cualquier división nacionalista y religiosa. 

En septiembre pasado, cerca de mil manifestaciones y actividades masivas fueron organizadas en más de 100 países alrededor del mundo, como parte del evento planetario llamado “Únete por el clima” (Rise for climate). Las movilizaciones se registraron desde puntos tan distantes como Perú y Tailandia, desde San Francisco hasta Australia, pasando por Francia en dónde más de 115 mil personas salieron a las calles, solamente en París los manifestantes para exigir un verdadero liderazgo unificado en la lucha por mitigar el cambio climático superaron las 50 mil personas, pocos días antes de que iniciara la Cumbre Mundial de Acción Climática.

También, más de una decena de organizaciones ecologistas de distintos países reclamaron en Bangkok, que se abandone el uso de  las energías fósiles y que se adopten las energías renovables, con una manifestación celebrada frente a la sede de Naciones Unidas en la capital de Tailandia.

Estas son sólo algunas expresiones de lo que reclama la humanidad en un capítulo  de adversidad en nuestra historia, que amenaza  con cambios naturales que pueden considerarse hostiles para el desarrollo de la vida como la conocemos, pero que también nos obliga a compartir los mismos objetivos:  la preservación de la vida humana, el respeto a toda forma de vida  y  la transformación de nuestros sistemas sociales y económicos.

La situación que se advertía ya está aquí, como dijo Cynthia Rosenzweig, directora de la división de Impacto Climático en el Instituto Goddard para Estudios Espaciales de la NASA, “ya no es una llamada de atención… ahora es un hecho para millones de personas de todo el mundo”.

Francia lidera lucha para reducir el impacto

En septiembre del año 2017, la administración de Macron, a través del ministro de Transición Ecológica y Solidaria, Nicolas Hulot,  anunció la puesta en marcha de las primeras cuatro acciones contra el calentamiento global del planeta, dirigidas especialmente a los hogares más humildes, como parte del paquete llamado “‘Paquete Climático Solidario”, cuyo objetivo es alcanzar los objetivos pactados en el Acuerdo de París, y que incluyen las siguientes medidas:

  • Para el 2019, se otorga un crédito fiscal que  permitirá financiar obras de aislamiento en las viviendas, otorgando la ayuda económica una vez finalizada la obra.
  • Un subsidio por el cambio de automóvil,  en relación a  los vehículos de modelo más antiguo. A partir de 2018 se ofrecerá una subvención de 1 mil euros para aquellos propietarios que deseen cambiar su coche contaminante  (de gasolina anteriores al 97 y diésel anteriores al 2001) por uno con emisiones menores. Para la sustitución por un auto eléctrico el subsidio aumenta a 2 mil 500 euros.
  • Un cheque destinado al pago de energía (facturas de gas, electricidad, etc), esta iniciativa beneficiará a más de cuatro millones de familias con ingresos bajos. Se estima que después de una evaluación en el 2019, se ajustará el estipendio alrededor de 200 euros.
  • Estímulo para el cambio de caldera, para los hogares que decidan reemplazar sus calderas por otras fuentes de energía renovables, como la solar,  podrían recibir hasta 3 mil euros de subsidio.

Taiwán emite llamada de atención

Con el objetivo de atraer atención a la necesidad de unir esfuerzos globales en torno al cambio climático por encima de divisiones nacionalistas, el Dr. Lee Ying-yuan, Ministro de Protección Medioambiental de Taiwán, emitió recientemente un comunicado titulado “El cambio climático: un desafío global que requiere una respuesta global”, en el cual expresa que el promedio de temperaturas en Taiwán en los últimos dos años ha sido el más alto en cien años y que, desde 2017, las precipitaciones han disminuido notablemente, afectando a la generación hidroeléctrica de Taiwán.

Ying-yuan también resalta que en otras partes del mundo han sido testigos de tendencias similares, por ejemplo, “en el verano de 2018 muchos países del hemisferio norte en Europa, Asia, América del Norte y el norte de África han experimentado olas de calor sin precedentes e incendios forestales mortales que ponen en grave peligro la salud humana, la agricultura, los ecosistemas naturales y las infraestructuras”.

El ministro taiwanés compartió las medidas que ese estado ha tomado en relación a la problemática climática global:

  • Taiwán ha aprobado el Acta para la Gestión y Reducción de los Gases de Invernadero, en virtud de la cual se formularon objetivos de cinco años de reducción del carbono.
  • Ha creado las Directrices Nacionales de Acción contra el Cambio Climático y ha implementado el Plan de Acción para la Reducción de Gases de Invernadero, que apunta a seis sectores principales: energía, manufacturación, transporte, desarrollo residencial y comercial, agricultura y gestión medioambiental.
  • Ha establecido límites máximos de emisión y busca reducir sus emisiones de gases de efecto invernadero para 2050 a menos del 50% de los niveles de 2005. Casi el 90% de las emisiones anuales de gases de efecto invernadero de Taiwán provienen de la quema de combustible.
  • El Gobierno taiwanés está tratando de incrementar el porcentaje de las fuentes renovables en la generación total de energía hasta el 20% para 2025, y de aumentar la proporción de energía producida con gas natural hasta el 50%. Taiwán está reduciendo gradualmente su dependencia del carbón, cerrando instalaciones antiguas y equipando a las restantes con unidades ultra supercríticas de alta eficiencia que provocan menos contaminación.
  •  A principios de 2018, se enmendó la Ley de Control de la Contaminación del Aire de Taiwán, incluyendo medidas más estrictas para reducir la contaminación del aire y acelerar la transición energética.
  • El estado taiwanés está promoviendo su política energética considerando cuatro aspectos centrales: la seguridad energética, la economía verde, la sostenibilidad ambiental y la justicia social.
  • Taiwán está trabajando en un libro blanco sobre la transformación de la energía y alentando la participación pública y las aportaciones durante este proceso.
Dr. Lee Ying-Yuan advierte de la necesidad de superar la división para enfrentar el cambio climático. Foto: Archivo PB
Dr. Lee Ying-Yuan advierte de la necesidad de superar la división para enfrentar el cambio climático. Foto: Archivo PB

Existe un consenso internacional generalizado de que la economía circular desempeña un papel vital en el logro de los objetivos del Acuerdo de París, en ese sentido el gobierno de Taiwán resalta que ya ha logrado un progreso significativo en las últimas dos décadas en el campo del reciclaje y la reutilización de recursos. De hecho, en 2017 la tasa de recuperación de recursos de Taiwán fue del 52,5%, un porcentaje superado solo por Alemania y Austria. La tasa de reciclaje de botellas de plástico en Taiwán fue del 95% en 2017.

Durante la Copa Mundial de Fútbol de la FIFA 2018, aproximadamente la mitad de los 32 equipos del torneo utilizaron camisetas producidas con botellas recicladas en Taiwán.” – Dr. Lee Ying-yuan, ministro taiwanés de Protección Medio Ambiental

Pero además de sus logros individuales, Taiwán resalta que  “está listo y dispuesto a compartir su conocimiento y experiencia en la gestión medioambiental, los sistemas de alerta y prevención de desastres, la tecnología de mejora de la eficiencia energética y la aplicación de tecnología innovadora”. Más importante aun, llama la atención a un hecho innegable, que “el cambio climático es una cuestión de la supervivencia de nuestro planeta, y no debe reducirse a un problema político”, explica, que “durante mucho tiempo Taiwán ha sido injustamente ignorado y aislado del sistema de las Naciones Unidas. Esto no nos ha desanimado. Por el contrario, hemos duplicado nuestros esfuerzos en base a nuestra creencia en el dicho de Confucio de que <un hombre con moralidad nunca vivirá en soledad; siempre atraerá a compañeros>”.

No es necesario renegar de la historia de cada nación, su cultura y su propio gobierno, para adoptar una identidad más amplia como planeta. Por el contrario, las experiencias y fortalezas cultivadas por cada país pueden servirnos, al compartirlas, como punto de apoyo.

Que el mensaje taiwanés haga eco en los líderes de las naciones para comprender que la humanidad es una y enfrenta en estos momentos un mismo reto, al cual tendremos que responder, en aras de la supervivencia humana, con un mismo sentido de unidad planetaria.

Loading Facebook Comments ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *