LAS OTRAS FACETAS DEL CAMALEÓN

TONO CORO, EX ALCALDE DE SANTA CATARINA PINULA, ENTRE OTRAS COSAS…

tono1

José Antonio Coro, mejor conocido como “Tono”, es un político, docente, abogado y notario, y fue por más de 15 años el alcalde de Santa Catarina Pinula, un municipio importante para el desarrollo del área metropolitana de Guatemala. Durante este tiempo, ha sido vicepresidente y dos veces presidente del Instituto de Fomento Municipal, uno de los principales focos de corrupción, a partir del otorgamiento de préstamos y de su representación en diversas juntas directivas.

Muchos dudaron de la lealtad de Coro al entonces binomio presidencial, Otto Pérez Molina y Roxana Baldetti. Tono definitivamente era un hombre de confianza para ambos, y una especie de coach para el príncipe naranja, Otto Pérez Leal, alcalde de Mixco. Repentinamente, poco tiempo después de haber renunciado a la alcaldía de Santa Catarina Pinula, y cuando el PP empezaba a hundirse, Coro es uno de los primeros en unirse a Manuel Baldizón, entonces candidato presidencial por el partido LIDER y, en ese momento, primero en las encuestas de intención de voto.

Junto al alcalde de Villa Nueva, Edwin Escobar, y al ex alcalde de Mixco, Abraham Rivera, se suben a la nave de LIDER para plantear un proyecto unido para las tres municipalidades más importantes del área. Aunque Coro, ya como candidato a la alcaldía capitalina por LIDER, procuró manejar una imagen timorata al principio, sin aplicar los colores del partido y con el logo de la manita en un tamaño discreto; finalmente, los dirigentes del partido, principalmente Baldizón y Barquín, le exigieron que se metiera de lleno.

Coro ya se dejaba retratar con los candidatos de LIDER, vestía de rojo y hasta participó en una vigilia que pretendía lavarle la cara a Edgar Barquín. La actitud de Coro fue probablemente uno de los indicadores más convincentes de que LIDER y PP, al final de cuentas, eran lo mismo, dos caras de un mismo sistema corrupto; que se tiraban los platos, pero dormían juntos.

Después de las elecciones, Tono Coro volvió a ser tema de discusión debido al trágico alud en El Cambray II, ubicado en Santa Catarina Pinula. La Coordinadora Nacional para la Reducción de Desastres (CONRED), dio a conocer que había informado a la municipalidad de Santa Catarina Pinula en repetidas ocasiones. Desde el 2008 la CONRED había declarado el área como zona de alto riesgo, considerada inhabitable debido a su cercanía con el río Pinula y la erosión del terreno. En diciembre del 2015, la Municipalidad de Santa Catarina Pinula recibió el último informe de CONRED, dirigido a su alcalde, en el que se le indicaba que no se debió haber permitido que esa comunidad se asentara en el lugar “ni se debieron autorizar las licencias de construcción”. Tono no hizo nada.

Más allá de cambiarse de partidos políticos como si fuera un calzoncillo; más allá de querer perpetuarse en el dominio de Santa Catarina Pinula, mediante el actual alcalde Víctor Alvarizaes y el mismo equipo que ha trabajado con Tono por años; lo cierto es que Coro logró consolidar una importante cuota de poder en otras instancias de Estado que, paradójicamente, pudieron haberle dado solución de vivienda a quienes habitaban en la zona de riesgo de El Cambray II.

EL SEÑOR DEL INFOM

El Instituto Nacional de Fomento Municipal (INFOM), en teoría, busca “promover el desarrollo integral municipal a través de asistencia técnica, administrativa y financiera”; no obstante, en la práctica, dicha institución sirve como botín para diversas redes de corrupción que enriquecen los bolsillos de alcaldes, diputados y gestores, a través del otorgamiento de préstamos millonarios a las alcaldías. Fondos destinados a obras que, en muchos casos, ni siquiera existen.

El caso de Gloria Torres, hermana de la ex candidata presidencial de la UNE, Sandra Torres, y los de sus hijas, giran precisamente en torno a la gestión de préstamos para diferentes alcaldías, a cambio de una comisión. El asunto se torna más grave cuando se evidencia que las municipalidades se endeudaron, la inversión nunca se realizó y el dinero se esfumó.

Si Coro ha repetido en la presidencia del INFOM, ha ocupado la vicepresidencia con anterioridad, no podemos dejar su figura fuera de los esquemas de corrupción. Tampoco podría situarse lejos del hecho de que 21 municipalidades le deben al INFOM más de Q101 millones. Además, las municipalidades son los organismos de Estado que más incumplen con la Ley de Acceso a la Información Pública, por lo que la asistencia del INFOM tampoco se percibe en ese sentido.

Fuentes allegadas al instituto indican que Coro ha ido más allá de las facultades que le concede el cargo, por ejemplo, aprobó el aumento de dietas para los miembros de la Junta Directiva

La Contraloría General de Cuentas ha estudiado la gestión de Coro al frente del INFOM, encontrando que su función como alcalde de Santa Catarina Pinula y como presidente de dicho instituto, de forma simultánea, podría representar un conflicto de intereses e ir en contra de la legalidad.

Por otro lado, FOPAVI fue creado para acabar con la corrupción y la inoperancia que existía en el antiguo Fondo Guatemalteco de Vivienda (FOGUAVI), sin embargo el objetivo ha estado lejos de cumplirse. Lastimosamente pareciera que los proyectos nacen corruptos. Para iniciar un proyecto de vivienda es necesario presentar un dictamen o estudio de elegibilidad en el que se demuestra la necesidad de la población que será beneficiada y la idoneidad del terreno donde se levantará el complejo habitacional. A partir de 2013, la Junta Directiva de FOPAVI estipuló que la misma empresa interesada en desarrollar el proyecto debía pagar los dictámenes de factibilidad. Ello crea un conflicto de intereses ya que quien paga es el principal interesado en que el dictamen sea favorable.

El resultado ha sido proyectos desarrollados para beneficiar a personas que no se encuentran en situación de necesidad y que muchas veces, en acuerdo con las empresas desarrolladoras, revenden las viviendas. Varios de estos procesos de reventa se pueden encontrar en portales como olx.com.gt. Otro problema con los estudios de factibilidad es que también se realizan desarrollos en áreas en riesgo, donde comprar los terrenos resulta más barato para las empresas constructoras.

Pero para que un proyecto avance, máxime con anomalías, es necesario la complicidad en los distintos niveles. Pobladores afectados han denunciado el cobro de comisiones por parte de Luciano Colorado, representante del Movimiento Guatemalteco de Pobladores, instancia que no está registrada siquiera en el Ministerio de Gobernación y de Danilo Nájera Miranda, asesor técnico para el otorgamiento de subsidios de FOPAVI.

tono2

La última instancia que termina avalando estos estudios que benefician más a las empresas que a las constructoras es la Junta Directiva de FOPAVI. Se señala que empresas como Mega Proyectos Elohim, Tusugi y SIPASI, han desarrollado proyectos sin siquiera haber presentado estudios de factibilidad legítimos. Dichos documentos fueron solicitados a las autoridades de FOPAVI que sólo entregaron un listado no confiable con los nombres de las personas supuestamente beneficiadas.

En el Ministerio Público se lleva un proceso luego que 600 personas de Santa Rosa denunciaran a Élder Adán Peña, Elsa Xoná e Irma Dávila por estafa. Estas personas, con vinculación a empresas constructoras, solicitaban a los comunitarios que hicieran aportes de hasta Q.9 Mil para agilizar su trámite y nunca recibieron la vivienda.

La aprobación de proyectos en FOPAVI señala una predilección por los proyectos de Eddy Marroquín, al frente de Constructora Jireh y de al menos tres clanes: Al frente de uno de los clanes está Elsa Xoná, la misma persona denunciada por los pobladores de Santa Rosa, con tres procesos en su contra, y que pese a ello sigue recibiendo contratos a través de una red de varias empresas. Los otros dos clanes de constructores están encabezados por Saúl Corado y Olga Sánchez.

Desde el mes de mayo de este año, Revista Perro Bravo ha realizado varias solicitudes de información a FOPAVI para poder desvanecer estos señalamientos, sin embargo, han optado por entregar información errónea y fuera de los plazos que estipula la ley. Por ejemplo, no se han entregado las copias de los estudios de factibilidad que respaldan el desarrollo de los proyectos y se ha negado el acceso al sistema electrónico donde se lleva el control de cada proyecto, de sus dictámenes y de los pagos realizados; bajo el argumento de que no es para uso exclusivo de las autoridades y de los contratistas.

Así, el fondo destinado para resolver el problema de vivienda en el país, es otro reducto de corruptos que desfalcan las arcas de la Nación, bajo el amparo y complicidad de su Junta Directiva, a la cual perteneció también el señor Tono Coro, durante varios períodos, como representante del INFOM. Espacios importantes que seguro le servirán de mucho ahora que busca impulsar su nueva iniciativa política; porque si de beneficiarse del Estado se trata, Tono dice… “¡PODEMOS!”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *