LLEGÓ EL MOMENTO: ES HORA DEL VOTO CONSCIENTE

LLEGÓ-EL-MOMENTO

Se acabó la campaña electoral. Una de las más polémicas de los últimos años. Cuando la contienda empezó oficialmente uno de los partidos punteros, LIDER llevaba ya casi cuatro años de propaganda ininterrumpida. El segundo lugar, en ese entonces, era el Partido Patriota con cuatro años de campaña financiada con fondos públicos y el tercer lugar, la UNE, que también había encontrado la forma de huir a los límites que impone la Ley Electoral.

 

Por eso Perro Bravo adquirió el compromiso de llamar a un voto consciente, a considerar las propuestas del resto de candidatos que competían en desventajas contra esos tres punteros. Así, a través de L@s Otr@ Presidenciables, dimos a conocer sus soluciones a problemas concretos a la vez que íbamos publicando perfiles y notas relacionadas con cada uno de ellos.

 

En medio de la campaña el destape del caso La Línea motivó un despertar cívico histórico en el país. Significó una nueva conciencia ciudadana que pedía juicio y castigo para los corruptos, la cancelación de las elecciones por estar viciadas y una reforma a la Ley Electoral.

 

Los juicios ya avanzan en tribunales, las elecciones no fueron canceladas y las reformas electorales no se concretaron. Sin embargo no se trata de una derrota sino de una victoria épica.

 

Ese despertar cívico provocó el hundimiento del segundo lugar en las encuestas, el Partido Patriota, cuyo candidato presidencial, Alejandro Sinibaldi debió apartarse porque afirmaba que “Guatemala había cambiado”. Llegó un inexplicable Mario David García que, sobre esa base de campaña hecha con dinero del pueblo, no levanta.

 

Sandra Torres, de la UNE, pasó de un estancamiento a empezar a bajar en intención de voto en las encuestas. La población no olvida su papel en el anterior gobierno y el informe de la CICIG sobre financiamiento, sólo volvió a traer a la memoria los escándalos sobre el origen de los fondos de la agrupación.

 

El más grande perdedor, hasta ahora, es Manuel Baldizón. Hace cuatro años quizás la población habría dado por hecho que sería el ganador, que de nada servía criticarlo, que las cosas no podrían cambiar. Sin embargo, según las últimas encuestas, el candidato ha caído en intención de voto al segundo lugar. Una caída propiciada por las investigaciones contra sus diputados y vicepresidenciables, por el rechazo a su competencia desleal y millonaria en esta campaña, por los ciudadanos que incluso fueron amenazados de muerte cuando salieron a manifestar para decirle que simplemente NO LE TOCA.

 

Ahora es momento de concretar el esfuerzo ciudadano de todos estos meses. Las elecciones no serán suspendidas y el reto es lograr llevar a segunda a dos candidatos que no incurrieran en las mismas faltas que LIDER y UNE, dos candidatos que no sean lo mismo. Ahora, sabemos que es posible vencerlos.

 

No se necesita votar por el “menos peor”, podemos llevar a la 2da vuelta a dos buenos candidatos, con los mejores atributos, para contratar a la persona más capacitada para el puesto; sin que nos contaminemos con las encuestas que no reflejan el sentir de la población. Que quede claro, el voto nulo, el voto en blanco o no votar, solamente benefician a los partidos corruptos.

 

Es momento de analizar nuestro voto, haciendo uso de todas las herramientas posibles: aplicaciones hechas por organizaciones sociales, reportajes de medios de comunicación, debates entre ciudadanos. Es momento de revisar cada una de las propuestas, revisar quienes ocupan los listados a diputados, analizar sus hojas de vida, asegurarse que sean personas que cumplan con los requisitos que estipula la Constitución de la República en su artículo 113: Honorabilidad, Capacidad e Idoneidad.

 

La campaña ya ha terminado y si un partido aún sigue promocionándose en las calles, denúncielo y sáquelo de su opción de voto. Es momento de analizar sin todo el ruido que producen los anuncios. Pensemos con un pie en el pasado y con el compromiso con el futuro. No podemos bajar las manos, LIDER y UNE ya han demostrado que sí son vencibles. Es nuestro momento, el momento del voto consciente.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *