LO QUE EL RECTOR NO QUIERE QUE SEPAS DEL CSU

RECTOR ALVARADO

A partir de una denuncia ciudadana, tomamos la iniciativa de corroborar la fecha de los nombramientos de los integrantes del Consejo Superior Universitario de la USAC. Resulta que muchos de ellos están vencidos, lo que vulnera la certeza jurídica y podría implicar la anulación de sus actuaciones.

Según el artículo 83 de la Constitución Política de Guatemala, “El Gobierno de la Universidad de San Carlos de Guatemala corresponde al Consejo Superior Universitario, integrado por el Rector, quien lo preside; los decanos de las Facultades; Un representante del Colegio Profesional, egresado de la Universidad de San Carlos de Guatemala, que corresponda a cada facultad; un catedrático titular y un estudiante por cada facultad.”

La responsabilidad sobre sus hombros

Para comprender la misión que asumen los integrantes del Consejo Superior Universitario, podemos remitirnos a la misma Constitución, en su artículo 82 ordena: “En su carácter de única universidad estatal le corresponde con exclusividad dirigir, organizar y desarrollar la educación superior del Estado y la educación profesional universitaria estatal, así como la difusión de la cultura en todas sus manifestaciones. Promoverá por todos los medios a su alcance la investigación en todas las esferas del saber humano y cooperará al estudio y solución de los problemas nacionales.”

Es esta última oración, la que señala como parte de su misión el cooperar “al estudio y solución de los problemas nacionales”, la que expresa mejor el por qué la USAC tiene abundante representación en instancias determinantes para dictar políticas públicas, conducir las instituciones del Estado y señalar el rumbo de la nación.

La Dirección General de Investigación (DIGI) de la USAC publicó un valioso “Mapa de Poder y Representaciones de la USAC ante cuerpos colegiados en el Status Quo de Guatemala a Mayo 2014”, en su presentación, el Dr. Jorge Luis De León Arana, Director General de Investigación DIGI-USAC, expresa lo siguiente: “La Universidad de San Carlos debe cumplir con un cúmulo de obligaciones y representaciones que la hacen única en el mundo, pues su nivel de incidencia y participación colegiada en el Status Quo le obliga a elegir sus mejores cuadros en cada uno de los estratos de sus delegaciones”.

Siendo el Consejo Superior Universitario, el que designa a los delegados de la USAC ante los 75 cuerpos colegiados que forman parte esencial del aparato estatal, resulta imprescindible que todas las actuaciones del CSU sean en estricto apego a la ley.

El acta 28-2015

Las actas del CSU deben estar publicadas en el sitio de la USAC, pero desde la número 4 del 2015 dejaron de hacerlo. Perro Bravo, después de tener que rezarle la Ley de Libre Acceso a la Información Pública a la Secretaría de la Rectoría, tuvo acceso al acta 28-2015 del CSU en la que se hace referencia a la situación de los nombramientos vencidos de varios de los integrantes del consejo.

Con fecha 28 de octubre del 2015, el CSU celebró sesión ordinaria con el Rector de la USAC, Dr. Carlos Guillermo Alvarado Cerezo; los Decanos de las Facultades; y los representantes de los Colegios Profesionales, Catedráticos y Estudiantes. En el inciso 3.4 de dicha acta, se presenta un “informe de los períodos de representación para el cual fueron electos los miembros del CSU” presentado por el Secretario General, Dr. Carlos Enrique Camey Rodas, a requerimiento del Dr. César Antonio Estrada Mendizábal, Representante de los Catedráticos de la Facultad de Ciencias Químicas y Farmacia.

En el informe se evidencia que el nombramiento de Herbert René Miranda Barrios, Representante del Colegio de Ingenieros e Ingenieros Químicos, finalizó meses antes de la fecha de esa misma acta; en julio 2015 su segundo período había finalizado.

Pero su caso no es el único, para José Adiel Robledo Hernández, Representante del Colegio de Ingenieros Agrónomos, su período finalizó el 22 de febrero 2014; para Edgar Adolfo Cabrera Sánchez, Representante del Colegio de Arquitectos, su nombramiento venció el 25 de enero 2014.

Entre los representantes de los catedráticos también se registran nombramientos vencidos, como los de Ana María Azañón Robles, Catedrática de la Facultad de Ciencias Jurídicas y Sociales, y Federico Borrayo Pérez, de la Facultad de Ciencias Económicas, ambos vencidos desde el 10 de julio 2015. Además, el período de Ingrid Maritza Arreola Smith, de la Facultad de Odontología, finalizó el 28 de agosto 2015; el de Balter Armando Aguilar Pichillá, Facultad de Humanidades, venció el 12 de junio 2015; y el de Alfredo Itzep Manuel, Facultad de Agronomía, finalizó el 10 de julio 2015.

De los representantes de los Estudiantes, el período de Erickson Javier González Lemus, Facultad Ciencias Económicas, finalizó el 26 de junio 2015; y el de María Luisa Orellana Lemus, Facultad de Odontología, finalizó apenas unos días antes de la fecha del acta, el 23 de octubre 2015.

Pero entre los representantes estudiantiles, destaca por obsceno el caso de Jorge Mario García, Facultad de Humanidades, cuyo segundo período venció el 24 de febrero del 2012, más de tres años atrás, y ahí estaba, actuando como parte del CSU en un acta de octubre 2015. En torno a este caso, el informe se limita a explicar que “no se recibió información por parte de la Junta Electoral Universitaria y de la Junta Directiva de la Facultad de Humanidades”.

GALVEZ Y ALVARADO

¿Quién tiene el control del CSU?

Además de la confirmación del vencimiento del período de varios de los miembros del CSU que firmaron esa misma acta, por lo tanto su actuación es ilegítima, dicho documento acuerda varios puntos delicados como, por ejemplo, el numeral 3.5 que hace referencia a la toma de posesión del Dr. Edgar Alfredo Balsells Conde como representante del CSU ante la Junta Directiva del Instituto Guatemalteco de Seguridad Social (IGSS).

El informe de esa situación es presentado en esa sesión por el Rector, Dr. Carlos Alvarado, quien señala que en “la reciente designación de los representantes del CSU ante la Junta Directiva del IGSS, fueron electos realizando un proceso democrático y absolutamente transparente, que incluso fue transmitido por los medios de comunicación, por lo cual no se acepta la postura asumida por la Junta Directiva del IGSS, al oponerse a darle posesión en esa Junta al Representante Titular Dr. Edgar Alfredo Balsells Conde, quien fue electo legítimamente por el CSU con una marcada mayoría de votos…”.

Son precisamente elecciones como la del Dr. Balsells ante el IGSS, las que se ven afectadas en su calidad de legítimas, cuando se realizan con un CSU integrado por varios miembros cuyos períodos han finalizado. Hemos intentado en repetidas ocasiones obtener una explicación por parte del Rector, Carlos Alvarado, pero desde las pasadas elecciones generales no hay espacio en su agenda para una entrevista con Perro Bravo y tampoco responde las llamadas a su celular.

Así como la elección de Balsells, existen otras de igual o mayor trascendencia, como la elección, con 27 votos del CSU, de los magistrados de la Corte de Constitucionalidad, José Francisco De Mata Vela como titular, y Mynor Par Usen como suplente. En esa clase de nombramientos podría encontrarse la explicación de por qué se ha retrasado la toma de posesión de nuevos representantes.

De acuerdo con una fuente cercana al CSU, cuya identidad pide se proteja, “precisamente son estas designaciones, las que negocia el grupo que han representado los últimos dos rectores, que necesitan una mayoría de votos que sería más difícil con nuevos integrantes”.

Se trata del mismo grupo que lleva más de una década teniendo el control de la USAC, antes con el Dr. Estuardo Gálvez como Rector, y ahora Alvarado representa su continuismo. Las actuaciones de este CSU ilegítimo son avaladas por el Secretario General, el Dr. Carlos Enrique Camey Rodas, “quien autoriza se proceda de la manera siguiente”, como señala el acta 28-2015. El Secretario General del CSU presidido por Gálvez, fue el Dr. Carlos Alvarado, actual Rector.

 Intereses dividen a los estudiantes

Los Representantes de los Estudiantes, como Erickson Javier González Lemus, de Ciencias Económicas, quien fungió casi 1 año como miembro del CSU sin que le correspondiera; o como Jorge Mario García, un caso verdaderamente deplorable, en el que ha usurpado la representación estudiantil por varios años; no son precisamente motivo de orgullo para los estudiantes.

Entre los Representantes de los Estudiantes ante el CSU, existen los “alineados” al grupo del Rector y los “no alineados”. Entre los “no alineados” encontramos el caso de Ana Lucía Ixchiu Hernández, de la Facultad de Arquitectura, que ha actuado con su nombramiento vigente en el CSU: “cuando una le señala que están cayendo en una ilegalidad, siempre tienen una respuesta legalista, pero es cuestión de ética. Yo estoy haciendo los trámites para mi tesis, cuando me gradúe, presentaré mi renuncia y tomará posesión el nuevo representante, como debe de ser”, expresa Ana Lucía.

Pero el caso de Francisco Javier García Mejía, representante estudiantil de la Facultad de Arquitectura ante el CSU, ejemplifica claramente cómo se mueven los intereses alrededor de las designaciones para reclutar a los “alineados” al grupo del Rector.

Según el Reglamento de Elecciones de la USAC, Artículo 20, “los catedráticos titulares, los profesionales y estudiantes electos al CSU durarán en sus funciones dos años, a excepción de los miembros estudiantes que durante dicho lapso obtengan su grado académico o que se retiren de la Universidad, caso en el cual se convocará a elecciones”; por lo que Francisco García en el 2015, después de graduarse, presentó su renuncia ante el CSU expresando que ya no podía representar a los estudiantes.

 

INFOGRAFIA CSUComo corresponde, la Junta Electoral de la Facultad de Ciencias Químicas y Farmacia, convocó a elecciones. Pero algo cambió, ya en la antesala del proceso de elección de magistrados a la CC en el 2016, Francisco García cambió de discurso y se aferró a su puesto en el CSU. También la Junta Electoral cambió su postura y secundó el argumento de García en cuanto a que está cursando una segunda carrera en la misma Facultad y, por lo tanto, puede representar a los estudiantes ante el consejo.

Además, Francisco García también es catedrático, da clases en la facultad, por lo que existe un evidente conflicto de interés. El absurdo llega a tal punto que existe una nueva representante electa por los estudiantes de la Facultad de Ciencias Químicas y Farmacia… pero que no le han dado posesión.

Esta ilegítima representación generó revuelo durante el proceso de elección de magistrados a la CC, estudiantes de la Facultad de Ciencias Químicas y Farmacia se hicieron presentes y desconocieron la representación de Francisco García, “él no representa a los estudiantes” exclamaban.

Al respecto de su experiencia en el CSU, Ixchiu expresa: “EL CSU es un espacio de mucho crecimiento político, pude aplicar mucho de lo que he aprendido. Pero me iré del CSU con zozobra y desilusión. El año pasado los estudiantes salimos a las calles con la solvencia moral y ética, a exigir transparencia y entrega de cuentas; pero los altos funcionarios en el CSU… no tienen esa suerte”. Pero no todo es desánimo, Ana Lucía apunta hacia un camino: “Es necesario analizar e investigar quiénes integran las Juntas Electorales, por ahí se debe empezar para cambiar las cosas”.

La incidencia de las autoridades de la USAC en la realidad nacional hace corresponsable al CSU de la situación actual que vive el país. La corrupción en el CSU no es un problema interno, es de suma importancia para toda la población guatemalteca. Si no se ha resuelto el problema de s

Salud, de Seguridad, de Educación, entre muchos otros en el país; es en gran medida responsabilidad de las decisiones que toman los representantes de la USAC en diversas instancias.

A continuación presentamos el Mapa de Poder y representaciones de la USAC elaborado por la Dirección General de Investigación, pero antes compartimos las palabras del Lic. Rodrigo Alfonso Ponce Chavarría, Investigador del Área Económica y Coyuntura DIGI-USAC, quien explica con claridad el porqué los ciudadanos debemos exigir certeza jurídica en las actuaciones del CSU: “La USAC tiene características propias a nivel mundial, partiendo del hecho de ser la única universidad del mundo que posee Iniciativa de Ley, hasta ser una entidad autónoma que sienta Estado por las decisiones de sus representantes”.

Mapa de poder-01

 

Seguiremos investigando y, en una próxima edición, abordaremos la situación de las Juntas Electorales. Estemos vigilantes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *