LO QUE NO QUIEREN DECIR DE LOS “AVANCES” EN SEGURIDAD

Untitled-1El oficialismo, bajo la excusa de “informar a la población”, sigue publicando anuncios televisivos y radiales para resaltar supuestos logros en materia de seguridad. Si bien hubo una disminución de hechos delictivos y aumentó la cantidad de agentes policiales, h ay cosas de fondo de las que el Presidente Otto Pérez Molina y el Ministro de Gobernación, Mauricio López Bonilla, prefieren no hablar.

ESCUELAS SEGURAS: En el Informe del Tercer Año de Gobierno se puede leer: “Se realizaron patrullajes en centros educativos con el fin de proteger la vida y la  integridad física de la comunidad estudiantil. En total mediante este esfuerzo se atendió, en 2014, a 201 escuelas y se benefició a más de 24 mil estudiantes”.

El programa apenas cuenta con 31 patrullas. Maestros han denunciado la falta de patrullajes, mientras que algunas estudiantes afirman ser víctimas de acoso por parte de los mismos agentes. Más allá de ello, la efectividad del programa queda en entre dicho tomando en cuenta el asesinato de dos estudiantes, en el mes de abril, a menos de dos cuadras del Instituto para Señoritas Centroamérica (INCA); así como el asesinato, en el mes de mayo, de un menor en medio de un enfrentamiento entre estudiantes en plena Sexta Avenida.

CONFLICTIVIDAD SOCIAL: En el mismo Informe se resalta que “El Sistema Nacional de Diálogo ha logrado cambios positivos que contribuyen a la consolidación de la democracia y la construcción de una cultura de paz”.

La Procuraduría de Derechos Humanos, en marzo de este año, señaló que los focos de tensión han crecido en el país y que hasta 1 Mil se podrían agravar con la llegada de la época electoral. Entre ellos, conflictos por temas hidroeléctricos que después de tres años no se han logrado solucionar.

FUERZAS DE TAREA: Se afirma que estas Fuerzas, principal propuesta durante la campaña pasada para mejorar la seguridad, “están trabajando actualmente… su implementación ha permitido la desarticulación y captura de bandas dedicadas a la extorsión, secuestros, sicariato, contrabando, robos y hurtos de vehículos, entre otros hechos delictivos”.

Nada se menciona de que, desde noviembre del año pasado, estas Fuerzas de Tarea empezaron a ser desarticuladas pese a que se afirma que han dado grandes resultados. Esos resultados también son cuestionados en tanto que se afirma que en 2014 fueron aprehendidas 71 personas por robo de celulares (cuando en promedio se roban 18 mil celulares al mes), 10 por femicidio (cuando sólo en el mes de mayo fueron asesinadas 61 mujeres).

“COMPRABAN HASTA SU MUNICIÓN”: En uno de los últimos programas de De Frente con el Presidente, el Ministro de Gobernación afirma que se logró equipar a los agentes que antes, hasta tenían que comprar sus municiones. López Bonilla no habla de la crisis vivida en el mes de noviembre en el que las patrullas se quedaron sin gasolina, llegando al punto en  que los pobladores de los mercados colaboraban para comprarles combustible a los agentes.

34 MIL POLICIAS: Uno de los logros más promocionados de la actual administración. El Presidente afirma que están a diez mil agentes de lograr el incremento de la fuerza policial que se propusieron al inicio de gobierno. Si bien esto es cierto, es necesario señalar que para lograrlo debieron reducir a la mitad el tiempo de preparación en la academia. Además, según un análisis de la Universidad Rafael Landívar, de esos 34 Mil policías sólo 17 mil están asignados a labores operativas. El resto realiza tareas administrativas o custodia funcionarios y edificios públicos.

Es necesario reconocer al actual gobierno que la violencia sí ha disminuido, aunque no con la misma intensidad que en años anteriores. En 2013, la tasa de reducción de homicidios fue de 34.02 y en 2014 de 31.6. Los robos, según datos de la Universidad Rafael Landívar, se redujeron en un 10% y los casos de secuestro pasaron de 83 en 2012 a 41 en 2014.

Sin duda, aún queda mucho por hacer frente a delitos como la extorsión, que aumentaron en un 17%; pero para lograr verdaderos avances en seguridad y que la población realmente los perciba, es necesario empezar porque las autoridades dejen de hablar “verdades a medias”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *