LOS AMIGOS DE LA UNE, DETRÁS DE CÁMARA

EL UJIER copy

La reciente elección de Junta Directiva en el Congreso fue una verdadera jornada brava. Entre bochinches y bestias, más parecía un jaripeo que la elección de las más altas autoridades de uno de los organismos del Estado. Pero así son las cosas de salvajes aquí en el Congreso.

Pues aunque todo el relajo causó mucho asco en la población que se enteró, considero justo ampliar el cuadro y meter a la foto del momento, como corresponde, a otros actores que contribuyeron para devolverle la fuerza al oficialismo en un pulso que ya casi había perdido. La UNE le devolvió el aliento al PP y pactaron para dejar fuera del juego legislativo a LIDER.

El proyecto de una junta directiva de oposición, presidida por Roberto Alejos, no cuajó porque no logró la colaboración de dos secretarios de la junta directiva para abrir sesión. Uno era Luis Fernando Pérez del PRI, que no traga a Roberto, y el otro fue uno de su propio equipo: Christian Boussinot  hizo lo que pudo para escondérsele y no aparecer. Sin embargo, se dieron otros factores determinantes para que la UNE, una fuerza cada vez más significativa en el Congreso, se echara para atrás y terminara dando al traste con ese plan.

Roberto Alejos no quería tener a CREO en la junta directiva, lo cual incomodaba las actuales alianzas de la UNE. Además, la vicepresidencia sería ocupada por Salvador Baldizón lo cual, en el escenario de que Roberto se retirara el próximo año para hacer campaña, podría haber dejado el control a LIDER.

Pero lo que terminó de ponerle la piel de gallina a Sandra, es que cuando empezó a tambalear  el proyecto se supo en los corredores del Congreso que el PP estaba negociando con LIDER. Que llegaron incluso a negociar que LIDER se quedara la Comisión de Finanzas y que aprobarían los bonos, no todos, solo  2 mil milloncitos. ¡Puede usted imaginar la desesperación de doña Sandra en ese momento!

Al poco tiempo, de la nada, aparece Orlando Blanco frente a la bancada verde a decirles que las instrucciones de arriba eran que votaran por la junta directiva de Rabbé. Obvio que esto encachimbó a varios de los dipus de la UNE y no faltó quien dijera que la bancada no se puede manejar “como si fuera un comando guerrillero”.  El calor subió de grado cuando vieron que se le daba al PP tres puestos en la junta directiva y la vicepresidencia para Arístides Crespo.

Para César Duarte es un problema que Crespo esté en la junta directiva puesto que así puede continuar manteniendo a sus más de 70 operadores en Escuintla, territorio de Duarte. Además, Gustavo Echeverría, Rubén Pérez y Gabriel Heredia, Haroldo Quej y Fernando García, llegaron a la UNE después de salir molestos con el PP.

Casi se le salen entre 8 y 9 diputados de la UNE que ya iban para afuera, pero Mario Taracena, quien continúa siendo el gran negociador entre Roxana Baldetti y la UNE, logró persuadirlos de que se alinearan. La pregunta es qué ganará Taracena por sus buenos oficios porque de loco no tiene un pelo.

3 thoughts on “LOS AMIGOS DE LA UNE, DETRÁS DE CÁMARA

  • 11 diciembre, 2014 en 6:11 pm
    Permalink

    Bueno al menos le pone trabas al corrupto de SiniBaldizón jajajajaja.

    Responder
  • 11 diciembre, 2014 en 6:15 pm
    Permalink

    Menos mal no todos se pueden poner de acuerdo para hueviar si no ya estaríamos en crisis total.

    Responder
  • 11 diciembre, 2014 en 6:17 pm
    Permalink

    Pienso que los de la UNE solo a sus diputados tienen terribles la estraetegia en general va muy bien.

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *