“ME ROBARON LA ELECCIÓN”

ENTREVISTA CON EL DOCTOR EDUARDO SUGER, EX CANDIDATO PRESIDENCIAL Y RECTOR DE LA UNIVERSIDAD GALILEO

Suger

Una larga trayectoria como académico y tres participaciones como candidato a la Presidencia, han  posicionado la imagen del Doctor Eduardo Suger. Su tercer lugar en el último proceso electoral lo colocaría como una de las figuras con mayores probabilidades de triunfar en la próxima contienda, sin embargo se niega a volver a participar en política. En esta entrevista nos comparte las razones que lo llevaron a tomar tal decisión, su opinión sobre la problemática nacional y lo que él considera como la única opción viable para rescatar al país.

Para empezar, desde que usted compitió por primera vez por la presidencia. ¿El país ha progresado?  Yo creo que se ha cumplido una ley de la vida, los problemas no se resuelven solos y la tendencia de los mismos es agravarse. En educación sí hago una separación grande entre la educación primaria y media, las cuales están controladas por el Ministerio de Educación, y la superior que afortunadamente es independiente. La autonomía de la educación superior es la que ha permitido rescatar la formación de profesionales.

No nos podemos engañar. Superarnos en educación primaria y media, no es llevar tecnología, porque la tecnología la tiene que manejar un maestro. Hay grupos del sector privado y del Gobierno que llevan computadoras y tecnología pero no se invierte ni se vela por la superación continua del maestro.

Lo que pasa en los hospitales nacionales es realmente triste. Nuestro pueblo está abandonado. Hablando de carreteras, yo sí he visto que rellenan, pero al tiempo ya están llenas de hoyos las calles, entonces son puros maquillajes. Se siguen dañando los puentes. No se puede decir que hay desarrollo en la infraestructura del país. El endeudamiento, tanto interno como externo, es ya insostenible. Hemos llegado a una deuda enorme, y se está pidiendo la aprobación de nuevos préstamos para pagar deudas que ya llevan años. Dicen que no pueden pagar las deudas, sin embargo ahí están los viajes y lujos de los funcionarios.

En el tema de la educación, desde su experiencia, ¿Cómo es posible cambiar este círculo vicioso? Hay que asignar y nombrar en los cargos a las personas más competentes que hay en el país pero ya hay tal desprestigio en la figura del político, que nadie quiere meterse. Uno arriesga su nombre. ¿Qué es lo que pasa? Gente que no tiene idea y no está al día en el área que manejan tienen puestos por ser familiares, amigos cercanos o por cobrar compromisos políticos.

Ahora hay una fuerte crisis en torno a las universidades por la participación que han tenido en comisiones de postulación. ¿Cómo ve usted esta situación de la participación de las universidades en política? Eso es muy negativo y no debería de serlo. Aquí en esta universidad –Galileo- no hay facultad de Derecho, entonces no hay decano que participe en esas elecciones. Tampoco hay facultad de Auditoría y Contraloría Pública, nosotros no participamos en el proceso eleccionario porque no creemos que las universidades se deban prestar para una elección. Nuestra función es educar. Donde sí tenemos que participar, yo participé, nombrando a un rector porque por ley debo enviar a alguien. Creemos que esto debe de ser eliminado de inmediato porque debemos de resguardar las universidades. Es tan grande nuestra responsabilidad que debemos de estar enfocados en la calidad de la juventud. Tenemos un compromiso con ellos.

Vemos que en la USAC hay una sobrepoblación, la educación es de baja calidad. A la vez miramos que surgen muchas universidades, probablemente motivadas por el poder político que han ganado. ¿Deberían de invertir el Estado en la creación de más universidades públicas? La creación de universidades públicas, yo en lo personal, no creo que sea la mejor solución. Hoy en día estamos viviendo la era de una comunicación total. La juventud puede ver qué están enseñando alrededor del mundo, tienen un medio para comparar entre lo que les enseñan aquí y lo que están impartiendo en otros lados. A ellos les toca exigir una educación de calidad. Las universidades por naturaleza deben estar concentradas en actualizar sus contenidos ahora, el Estado lo que hace es entorpecer ese proceso. Como las personas que gobiernan están ocupadas en intereses personales no andan viendo que están enseñando en Argentina, por citar un ejemplo.

¿Cómo movilizar a la juventud para que se involucre?  Para mí el mayor daño que se ha hecho es que nuestra población está deprimida y desesperanzada. Entonces un joven ve a sus padres sin empleo y haciendo milagros para sacar adelante su hogar y el joven dice: “miren muchá poder progresar no depende de nuestra preparación”. El país está deprimido y en manos de ignorantes. Habría que empezar por educar a mucha gente y enseñarle que la educación sí es una puerta al progreso. Que no sólo se asciende en la vida a base de amiguismos.

Se habla  mucho de la polarización de la sociedad, específicamente respecto al caso por genocidio. ¿Usted visualiza a Guatemala como una sociedad polarizada? ¿Cómo podemos superar esto? A mí me cuesta aceptar que seamos una sociedad polarizada porque yo paso todo el tiempo aquí en la Universidad Galileo. Aquí tenemos estudiantes de todas las etnias, de todas las religiones y de todos los estratos sociales. Yo no veo que los estudiantes de diferentes etnias se discriminen uno al otro. En Guatemala no hay problemas de ese tipo pero se quiere aparentar que sí. Puede haber algunos casos, hay gente enferma que siente ese aspecto racial, pero creo que se ha exagerado.

¿Qué lo llevó a usted a participar en política? El pensar que las cosas se pueden hacer de una forma limpia y transparente. Yo participé tres veces. Aclaro algo, nunca he pertenecido a un partido político. A mí me hablan para participar porque como yo he dado clases por muchísimos años hay mucho profesional que me conoce o fue mi alumno. Se acercó el partido DÍA, la primera vez, lo pensé y les dije que sí. Luchemos por cambiar la cosa. De ahí vi quiénes quieren ser diputados y cómo se les da las oportunidades y no es por selección de los mejores, sino por quién aporta más.

Si usted tiene plata puede ser diputado, aunque no sepa nada de nada. DÍA me sirvió para darme cuenta de la realidad del país. Después me llamaron del partido CASA. Yo iba subiendo en el número de votos y en el partido CASA es la misma dinámica pero no a la magnitud de CREO. En CREO yo creí que eran solo unos patojos como “Canela” (Roberto González), un muchacho que hace payasadas echándose guacalazos. Yo lo miraba y lo conocía como un niño que jugaba tenis. Cuando me hablaron pensé que ese patojo estaba limpio todavía. No tomé en cuenta que había sido parte del gobierno de Berger y que ha vivido por muchos años de la Muni.

Yo trabajé en la campaña sin pertenecer al partido. Vi cómo me jugaron sucio porque yo había quedado para entrar en la segunda vuelta. Me robaron la elección. Si quiero componer el país tengo que trabajar más duro en educación, hago más aquí porque ¿cómo hago para sacar a todos los diputados? Ahí hay verdaderas pirañas, no se pueden sacar. Y como dice la prensa, el gobierno está tomado por grupos de poder. Yo ingenuamente dije que podía cambiar, pero no es el pueblo el que decide. Yo sé que el pueblo hubiera votado por mí y con el pueblo hubiéramos podido cambiar mucho.

En las redes sociales aún se habla mucho de usted como un presidenciable. ¿Usted volvería a participar en política? Ya no. Yo participé pensando en que sí se podía componer desde el gobierno las cosas. Cuando veo como está tomado todo, es imposible. Es una fortaleza impenetrable. No puedo garantizarlo, pero la gente que participa ya entra con compromisos amarrados y ya no pueden hacer nada. ¿Entonces qué me queda a mí? Lo que he hecho toda la vida, dar clases y desde la educación superior tratar de levantar a la juventud.

¿Cómo visualiza el futuro a partir de las próximas elecciones? Pareciera que tenemos dos opciones que no se diferencian en mucho… Cuando usted me hace esa pregunta veo que usted todavía tiene un idealismo. Si fuera por las fuerzas del pueblo, hay dos que pueden competir. Baldizón contra Sandra Torres. ¿Quién va a votar por Sinibaldi? Seguro que por popularidad no gana, los que han trabajado el voto del pueblo son Sandra y Baldizón. Entre esas dos posibilidades no creo que hagan algo muy diferente a lo que se vivió en los gobiernos anteriores. El futuro es sombrío pero hay que seguir buscando otras opciones u otras formas de sacar adelante al país aunque no sea por la vía gubernamental.

Cuando compitió hablaba de una refundación del Estado en que cada departamento gozaba de mayor autonomía. ¿Cómo transformamos el Estado si, como usted dice, a través de los partidos políticos es imposible hacer cambios? Sigo creyendo que esa es la solución porque nosotros en la capital no deberíamos estar recibiendo dinero de la extracción de plata que se hace en Santa Rosa. Si esos recursos se generan gracias a que ellos cedieron su territorio pues que el dinero les sirva a ellos. Ahora, yo creo que sí hay formas de rescatar al país. Eso pasa por la juventud y por la necesidad de agruparnos desde el ámbito civil. Debemos construir una propuesta entre todos los sectores e imponérsela a los partidos políticos. Obligarlos a que por una vez, escuchen la voluntad del pueblo.

2 thoughts on ““ME ROBARON LA ELECCIÓN”

  • 30 enero, 2015 en 4:50 pm
    Permalink

    El señor Suger, soldado asimilado, en algunas cosas tiene razón, pero, en otras se nota su corriente neoliberal-militar.
    UN EJEMPLO: el dice que la población está deprimida, ante el no involucramiento o la no participación, PERO, yo le digo que todo efecto tiene una causa, y la causa es la represión y persecución que sufrieron estudiantes, catedráticos, profesiones por parte del ejercito de Guatemala…

    Responder
  • 30 enero, 2015 en 6:42 pm
    Permalink

    DR. SUGER SOY UN GUATEMALTECO QUE REALMENTE BUSCA UN CAMBIO EN NUESTRO PAIS Y BUSCAMOS TAMBIEN UNA PERSONA IDONEA PARA GOBERNAR CREO QUE UD SERIA ESA PERSONA QUE BUSCA UNA GUATEMALA FUERTE UNA GUATEMALA PROSPERA Y UNA GUATEMALA LIBRE DE DELINCUENCIA CIVIL Y UNA DELINCUENCIA POLITICA ESTAMOS CANSADOS DE QUE NOS ROBEN ESTAMOS DISPUESTOS A TRABAJAR CON UD

    Responder

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *