MICHELLE BACHELET REGRESA COMO PRESIDENTE DE CHILE*

BACHELET

Con un aplastante 62,16% en la segunda vuelta la abanderada de la Nueva Mayoría vuelve al palacio de La Moneda al ser electa Presidenta de Chile.  El punto flaco de los comicios fue la alta abstención, que se vivió en la jornada.

 

La jornada electoral en Chile tuvo dos etapas. En la primera de ellas, que se vivió el 17 de noviembre de este año, como nunca antes en la historia republicana del país, hubo nueve candidatos compitieron por el Sillón de Honor en La Moneda.

 

Alfredo Sfeir,  Franco Parisi, Marcel Claude, Marco Enríquez-Ominami,  Ricardo Israel, Roxana Miranda, Tomás Jocelyn-Holt, Michelle Bachelet y Evelyn Matthei inscribieron sus nombres el  voto presidencial más grande de la historia chilena.

 

Michelle Bachelet abanderada de la Nueva Mayoría y Evelyn Matthei candidata de la Alianza corrían con una supuesta ventaja durante la primera vuelta. Bachelet, porque ya había sido Presidenta de Chile, mientras que Matthei, porque era la candidata del oficialismo.

 

El resultado era predecible. Pasó Bachelet (46,70%), y Matthei (25,03%) pero el gran ganador de la jornada fue la abstención que obtuvo un no despreciable 48%. Esto se explica por el cambio en la legislación que incluyó la inscripción automática de todos los chilenos mayores de 18 años y el voto voluntario.

 

La segunda vuelta que se desarrolló el pasado 15 de diciembre tuvo un sabor especial. Dos hijas de ex Generales de la Fuerza Área competían por el Sillón Presidencial de Chile. Las historias de vida de ambas, eso sí, son completamente diferentes. Mientras que Michelle Bachelet fue perseguida, torturada y exiliada de Chile durante el Golpe de Estado de 1973, Evelyn Matthei gozaba de la tranquilidad que le dio que su padre fuera nombrado en 1978 Comandante en Jefe de la Fuerza Área de Chile.

 

Los programas de Gobierno de ambas candidatas también eran diferentes. Matthei intentó llegar al centro social de Chile, más conservador y de clase media, apostando por un crecimiento económico y a nivel país que diera las bases del desarrollo. Bachelet, por parte, conquistó al electorado disconforme, a quienes salieron a la calle en las constantes marchas de los últimos años ofreciendo como una bandera de lucha la educación gratuita y de calidad.

 

La lentitud con que se desarrolló la jornada electoral del 15 de diciembre a la postre fue una muestra más de la excelencia chilena en términos democráticos. Es que pasadas las 20 horas de ese día, Evelyn Matthei se dirigía al Comando de Michelle Bachelet a reconocer el triunfo de la candidata de la Nueva Mayoría. Minutos después, el Presidente Sebastián Piñera telefoneaba a Michelle Bachelet para desearle suerte en su nuevo periodo como Gobernarte del país.

 

Abstención y Asamblea Constituyente

Una de las campañas más promovidas en estas elecciones, al margen de la de los candidatos, fue la de la Asamblea Constituyente, que centró gran atención de los medios de comunicación.

 

El Movimiento por la Asamblea Constituyente de Chile realizó un llamado claro: para seguir avanzando como país, se hace necesario modificar la Carta Fundamental del País. Expresaban que “Somos chilenas y chilenos decididos a ejercer efectivamente el derecho a determinar nuestro propio destino como pueblo y como nación. Para ello exigimos una Asamblea Constituyente que redacte una Constitución Política verdaderamente democrática en la que se restituya la soberanía nacional a manos de su único titular: el pueblo de Chile”.

 

Esto motivó que se hiciera un llamado a marcar los votos con las siglas AC para así exigir al futuro Presidente de Chile que realizara los cambios  necesarios.

 

Esto propició que voluntarios se convirtieran en Observadores Ciudadanos de la AC y que -aunque no hay cifras oficiales- entre el 10 y 15% de los votos emitidos fueran marcados con la consigna.

 

Ahora solo nos queda esperar y ver qué es lo sucederá en este segundo plato de Bachelet.

 

Por Guillermo Bustamante, Editor de Contenidos Mi Voz. Correo: mail@guillermobustamante.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *