“NO SOMOS COMPARSAS DEL FRAUDE”

DANILO ROCA, CANDIDATO A LA PRESIDENCIA POR EL PARTIDO AVANZA, ABORDÓ EL TEMA DE LAS PRESIONES EXTERNAS SOBRE EL ACTUAL PROCESO ELECTORAL Y DE LA POSICIÓN DE GUATEMALA EN MEDIO DE UNA PUGNA INTERNACIONAL.

¿Cómo puede comprender el ciudadano los poderes que están operando sobre estas elecciones generales 2019 en Guatemala?

Guatemala está en manos de pequeños grupos de interés que tienen el control totalitario de la economía nacional, debemos romper ese circuito vicioso de mercantilismo apegado a la necesidad de mantener a un grupo minoritario, que casi se pueden contar con los dedos, ¡ellos mismos dicen que ya están completos!, ¡imagínese!, nadie más puede entrar a ese circuito. Cuando se le despoja así al pueblo de Guatemala de su posibilidad de crear condiciones de desarrollo, lo único que estamos aceptando es nuestra mansedumbre y condición de esclavos económicos, políticos y sociales. No tiene que ser un gobierno de amigos, tiene que ser un gobierno que convoque de nuevo a los valores y principios fundamentales de la república, que pueda crear las condiciones para establecer el equilibrio entre los organismos del Estado y no la competencia entre los mismos.

El ciudadano debe buscar experiencia, es fundamental, nos hemos dado cuenta de que llegar sin experiencia al ejercicio político de la nación resulta un fracaso total. No es buscar la imagen más atractiva, no es eso lo que está en competencia, está en competencia el saber, el conocimiento, saber como se manejan las relaciones internacionales en un momento en que está confrontada la comunidad internacional entre la visión globalizadora de Naciones Unidas y las potencias resistiéndose a esa visión acentuando los términos de las soberanías nacionales. Y nosotros, Guatemala, en medio de esa disputa, unos quieren globalizarnos y otros quieren hacer valer la soberanía, simultáneamente, desde afuera, Naciones Unidas globalizándonos y Estados Unidos ateniéndonos a la soberanía pero sin crear las condiciones para que nosotros ejerzamos ciudadanía y rescatemos el valor fundamental del amor a nuestra patria y poder enfrentar el futuro con la juventud que reclama respuestas inmediatas, no de largo plazo.

La pugna entre potencias mundiales a muchos les puede parecer muy lejano a su realidad… ¿cómo se relaciona eso con la vida de la población guatemalteca, principalmente con los más jóvenes?

En principio, lo que hay que entender es que en esta etapa la juventud está señalada por la aspiración de tener, no de ser, tener y pronto, tener y de inmediato. La competencia por mostrar lo que se tiene para poder ser alguien en la sociedad. En esa dirección, claro, el problema de la subsistencia, la inseguridad, la falta de elementos que le garanticen a la juventud oportunidades reales, lo hacen que la preocupación del país sea secundaria. Por eso es que el ex embajador de los Estados Unidos, Tod Robinson, se permitió expresar aquí mismo que “la soberanía no se come”, que lo vaya a decir a su país, que su soberanía no se come, no se atrevería. Pero aquí se atrevió, porque la subsistencia es casi una odisea, salir de la casa y regresar ya es una conquista, traer algo para el sustento diario una conquista adicional, lograr para pagar la educación, la farmacia, los alimentos, todas las necesidades básicas, es una verdadera batalla cotidiana. “Qué me importa entonces a mi el país, si el país es de los que lo dirigen” piensan muchos, entonces creamos una casta política que, frustrada en el ánimo de no ser “nadies”, hicieron del control político del gobierno, una viña, un botín que se reparten sin escrúpulos, que ha fomentado la corrupción. La corrupción está fomentada por el tipo de políticos que tenemos, no por la política ni por los sueños que puedan tener los jóvenes, los adultos, los ancianos y toda la población, que tienen derecho todos a pensar en un destino mejor.

Y nosotros, Guatemala, en medio de esa disputa, unos quieren globalizarnos y otros quieren hacer valer la soberanía, simultáneamente, desde afuera.”

DANILO ROCA

Meses atrás, el congresista estadounidense, Mike Lee, y otros más recientemente, exhortaban públicamente que a Guatemala se le debe dejar tener elecciones libres de influencia extranjera… ¿cuál es su opinión al respecto?

Cuando la confrontación entre la Unión Soviética y los Estados Unidos, después de la segunda guerra mundial en la que los dos fueron aliados, escogieron a Guatemala para que discutiéramos si éramos anticomunistas o comunistas, y nos metieron en una guerra de 36 años. Ahora pareciera que está sucediendo lo mismo, es decir, una facción del gobierno de los Estados Unidos está interesada en que nosotros probemos qué se siente estar en un gobierno totalitario, de control absoluto, que va en contra de la libertad ciudadana, que es uno de los valores fundamentales por los que está luchando la humanidad. Ese enfoque socialistoide, que está empujando Naciones Unidas y su secretario general, Antonio Guterres, es tan evidente que ha ayudado a crear toda esta confusión, al margen de la voluntad política del Departamento de Estado de los Estados Unidos, que también tiene otra visión, la del presidente Trump que está en el ejercicio de la Presidencia.

En el momento más inestable de la llamada crisis de Estado, usted se pronunció en defensa de la Presidencia…

Sin esa Presidencia, sin esa institución cuya autoridad es la que el pueblo elige, el sistema se derrumba. Hasta que conscientemente, a través de un proceso de Asamblea Nacional Constituyente, decidamos otra forma de gobierno, el organismo que cohesiona todo nuestro sistema, aun desajustado y con vicios, es la Presidencia de la República. Por eso somos presidencialistas, porque la historia nos lleva a pensar que es el Presidente el que resuelve todos los problemas, cuando debiera ser un coordinador del esfuerzo nacional.

¿Cuál considera que fue el principal error de Jimmy Morales?

Lo primero fue ejercer la presidencia en términos tradicionales, creo que fue menos autócrata de lo que esperaban sus propios colaboradores, una visión más liviana de la presidencia lo que hizo fue crear un círculo de irrespeto en su entorno que permitió que el presidente, frente a otros estamentos del poder político de la nación, perdiera presencia y poder real. Lo segundo, es que con esa confusión de colaboradores de distinto tinte e intereses,  su entorno transformó su participación con él en intereses particulares.

En consecuencia, todos tenían, aparte del presidente, su propio plan operativo que casi siempre no lo tomó a él en cuenta, sino que cada quien estaba trabajando para sí mismo. En esa gran confusión, el presidente perdió espacio en la discusión nacional y se creó el artificio del ejercicio presidencial dentro de las cuatro paredes de la Casa Presidencial y el Palacio Nacional, es decir, el presidente tiene sitiado su poder, incluso el protocolo y respeto del presidente, está prácticamente acotado en ese lugar, igual que los diputados tienen reducidos su representación y poder políticos a las instalaciones del Congreso, frente a un Organismo Judicial que, dentro de una estrategia internacional, ha creado las condiciones de sujeción de los otros dos organismos del Estado, rompiendo el equilibrio y anarquizando el país.

¿Por qué participar en una carrera electoral sometida a influencias internacionales?

Lo he dicho, estamos participando para estar, conscientes de que el purgante es el proceso electoral para reconstituir el orden constitucional. Aquí no hay estado de derecho, pero tenemos la oportunidad de que sean las elecciones las que curen esas fracturas y nos devuelvan la institucionalidad democrática, por eso estamos ahí, no somos comparsas del fraude. Vamos a ser actores principales en la elección, que se guarden de querer consolidar el fraude electoral porque no lo vamos a permitir. Ellos lo que quieren es el poder, la vía electoral les interesa poco. Nuestro esfuerzo va a ser ayudar al TSE a liberarse de esa tentación.

Somos aliados de los Estados Unidos, que no necesita esclavos sino consumidores, para poder expandir su crecimiento industrial y mantener su hegemonía política y económica que tiene en el mundo, pero no lo somos de los perversos que quieren maquinar con la imagen de la potencia para sojuzgarnos en una esclavitud indecente e inmoral.

Quienes creen que estamos en un proceso político normal están equivocados, el orden constitucional ya está roto. Previsto un fraude electoral, es una provocación frente a la que también tenemos que estar presentes para evitarlo, ese es nuestro propósito al participar en esta contienda electoral y por eso hemos venido denunciando sus oscuras intenciones a través de la publicación en Facebook de la serie documental “Avanza Sin Miedo”.

Capítulo 4: Enemigos de la Democracia

Capítulo 4: Enemigos de la Democracia. Son millones de guatemaltecos que desconocen las fuerzas internacionales que operan detrás de la pugna por el poder político en Guatemala.debido al cerco mediático en torno a este tema, las redes sociales son la única vía disponible para que los ciudadanos puedan conocer esta información antes de tomar su decisión en las urnas. Compartan con sus familiares y amigos este retrato de los Globalistas que pretenden gobernar burlando la voluntad popular y sin rendir cuentas a nadie, pero no lo vamos a permitir. Guatemala #AvanzaSinMiedo #MiGuatemalaAvanza #RocaAvanza

Publicado por Avanza Sin Miedo en Viernes, 26 de abril de 2019
En la serie Avanza Sin Miedo, el candidato a la presidencia, Danilo Roca, abordó la relación entre el conflicto internacional y el proceso electoral de Guatemala.https://www.facebook.com/AvanzaSinMiedoGT/videos/629011034237312/

¿Qué objetivo, un ejemplo concreto, podrían lograr los ciudadanos guatemaltecos a través del ejercicio de su soberanía?

Por ejemplo la creación del Seguro Social Universal, que nosotros con el partido Avanza hemos diseñado dentro de la estrategia de Salud, unificar los servicios de salud y crear ese seguro que asista a toda la población, para que puedan sentir y tener la certeza que van a tener un centro de salud y atención a todos los niveles en todo el país. Pero más que una propuesta de gobierno, la visión de un Seguro Social Universal que le garantice a toda la población a tener una indemnización, un servicio de salud inmediata, que el guatemalteco pueda contar con la tranquilidad y la certeza de que siendo niño o siendo anciano, no está desprovisto de los cuidados necesarios, eso debe ser un propósito en común de los guatemaltecos. Son 42 mil millones de quetzales que le debe el Estado de Guatemala al IGSS, cuyo presupuesto es de Q18 mil millones, si unificamos criterios y recursos en una misión certera de ampliar la membresía, incorporando a todos los miembros de la economía formal y profesionales de libre ejercicio, para que puedan cooperar y contribuir al Seguro Social, podríamos garantizar que el Seguro Social llegue a toda la población. Esa sería la conquista más importante que dejaría esta generación de guatemaltecos. Esa visión proviene de la conquista de la Revolución de Octubre, ha sido frustrada por la corrupción y la captura de un Estado, pero está al alcance de los guatemaltecos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *