NO TODO ES MALO

Alejandro Arroyave

Es sano repetirse cada cierto tiempo, mental y verbalmente, “no todo es malo, no todo es malo”, y es que en este país abunda tanta marranada, que es fácil ser presa del asco. El repudio, el rechazo y la indignación, entre otras emociones, terminan o desgastando el espíritu o endureciendo el corazón. Por eso, en medio de toda esta pestilencia es importante buscar un respiro fresco que nos recuerde que es también nuestro deber buscarle el lado positivo a los seres humanos.

Ir a preguntarle a unas monjas a cerca de lo bueno de la vida o sentarme largo y tendido a conversar con mi hijo acerca de las maravillas de la naturaleza, hubiera sido muy placentero y lo hago en otro momento, sería muy sencillo, de muy obvia bondad, y por lo tanto, no supondría un verdadero esfuerzo para ver el lado bueno, lo rescatable, la energía positiva, de aquello que frecuentemente percibimos como malo y negativo. No se me ocurre un ejemplo mejor que el desprestigiado Congreso.

Decidí entonces consultar con algunos de mis amigos que se dedican a eso de la labor legislativa, y conversando en la Taberna del Griego Moliviatis, con el dúo dinámico: Carlos Fión y Pepe Gándara, ambos de CREO, empecé a tratar de identificar aspectos positivos del trabajo en el Congreso. No fue fácil.

Arrancamos mal con la defensa de leyes cuyo proceso de aprobación es indefendible, lo que desvirtúa cualquier iniciativa por muy buenas intenciones que tengan, no se puede justificar doblar la ley por hacer otra ley.

Luego pasamos a la indignación de Pepe, la cual claro que comparto, porque el día de la aprobación del préstamo destinado para la constructora Sigma, todos los diputados, las bancadas grandes completitas, PP y LIDER, se hicieron presentes y cumplieron con su compromiso. Luego, al día siguiente la sesión solemne para la conmemoración del aniversario de la Constitución Política de la República de Guatemala, mostro un vacío notorio en las curules, y un ausente absoluto de la bancada LIDER. Pero tampoco se trataba de eso, eso es volver a ver lado negativo de las cosas. Ven como cuesta.

En esa y en otras reuniones, varios diputados tuvieron la gentileza de explicarme el lado bueno de la labor legislativa, me contaron de iniciativas de ley que están cerca de aprobarse y que a continuación les comparto:

Pepe Gándara me contó de una iniciativa de ley que fue presentada en el 2010 para prohibir la importación de juguetes bélicos y videojuegos que inciten a la violencia. No podría estar más de acuerdo a cuento a que no se debe programar el cerebro de los niños y adolescentes de esa forma. Lamento que no será una ley muy popular entre varios segmentos sociales.

Carlos Fión, que no ve mal la reciente ley relacionada a las telecomunicaciones, recuerda que una ley que reguló las telefónicas en el 2005 nos permitió tener las tarifas más bajas de la región en post-pago.

Jairo Flores (UNE), afirma que ha avanzado la iniciativa para la reforma a la Ley Orgánica del Congreso que propone cambios para combatir el transfuguismo y una fórmula interesante para dividir el tiempo entre agenda legislativa e interpelaciones para evitar bloqueos.

Carlos Herrera (Mi País), me explicó sobre una ley que busca crear un consejo para regular la elaboración y comercialización de los medicamentos, que pareciera poder contribuir a evitar que se den sucesos como el reciente acuerdo entre un grupo de empresas para subir los precios de las medicinas.

Tuvo el gusto de conocer al señor Luis Contreras de San Marcos, también diputado (PP), quien tuvo también la cortesía de explicarme acerca del origen de la ley de celulares de la cual fue ponente antes que Baldizón; de una interesante ley de tarjetas de crédito que aportará a la regulación de ese delicado servicio; y de la importancia de la Ley Alba Keneth que le dio vida a un sistema de alerta para buscar prontamente a niños reportados como desaparecidos. Eso tiene que ser bueno.

De la bancada LIDER no encontré ningún diputado al alcance, habrán estado ocupados. Platiqué con un dirigente de ese partido pero que no tenía planta de diputado, no fue muy generoso en palabras pero alcanzó a contarme que en un reciente encuentro entre Baldizón y el CACIF, el aspirante a la Presidencia aseguró que la Ley de Alianza Público Privada no servía para nada, y los empresarios tuvieron el gusto de explicarle, con lujo de detalle, que sí ha generado proyectos importantes esa ley y que prefieren que no ande pensando mucho en ella, ante lo que no le quedó más que aceptar la lección. Que le corrijan la plana tampoco es malo.

No es fácil, pero no debemos dejar que la oscuridad ocupe todo nuestro campo de visión. Inténtelo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *