“NOS PREOCUPÓ QUE LA MINISTRA NO DEFENDIERA EL PRESUPUESTO.”

Desde que asumió la presidencia de la Comisión de Salud Pública del Congreso, mucho se ha dicho de Luis Hernández y de sus motivaciones. Sus detractores aseguran que desde ahí defiende los intereses de sus financistas del sector farmacéutico, y los más atrevidos aseguran que esta es la razón por la cual el diputado dejó rápidamente VIVA para incorporarse a la bancada Movimiento Reformador, que reúne a varios tránsfugas provenientes del PP y que actualmente cuenta con mayoría en dicha comisión de trabajo.

En contraste, sus aliados y quienes le dan el beneficio de la duda, ven en Hernández Azmitia una posibilidad de abrir y ampliar el debate en torno a la Salud Pública, una tragedia que viene agudizándose a lo largo de varios gobiernos y que resulta improbable de resolver si no se conocen abiertamente todas sus aristas. El trabajo de fiscalización, los esfuerzos de diálogo, en el Congreso y a través de las redes sociales, han permitido una mayor visibilidad y acercamiento al problema.

En medio de la discusión por la aprobación del Presupuesto de Salud Pública 2017, Perro Bravo se puso en comunicación con el diputado para conocer sus puntos de vista al respecto…

¿Qué mecanismos de diálogo ha implementado en relación al sistema de Salud Pública? Fuera de tener relaciones bilaterales con organizaciones sociales del sector salud y de los pueblos vinculados a las salud, se creó COPAS (Consejo Parlamentario en Salud) que cuenta con diferentes mesas técnicas en las cuales, de manera científica y objetiva, se discuten los temas que pueden contribuir al estado a cumplir sus deberes en materia del derecho humano a la salud.

¿Tiene alguna relación con corporaciones farmacéuticas o proveedores del Ministerio de Salud Pública y Asistencia Social? No, ninguna.

Usted citó masivamente a los directores y funcionarios del sistema de Salud Pública, ¿le expresaron temor a represalias por haber acudido a la citación? Sí, lo pusieron en pleno conocimiento y de manera abierta en la reunión que se tuvo y más de uno de ellos solicitó a la delegada de la PDH que estuvo presente, que se tomara la denuncia directa de estas represalias manifestadas, para que el procurador se pronunciara y garantice la no violación a sus derechos.

En esa reunión usted aseguró que “el presupuesto que impulsa la ministra empeorará aún más las condiciones del Sistema de Salud para todos los guatemaltecos” ¿por qué? Nos preocupó que la ministra no hiciera ningún esfuerzo en defender el presupuesto presentado en el plan operativo anual del Ministerio de Salud, que alcanzaba más de 11 millardos, y manifestara un estado de conformidad con que se le asignara por parte del Ejecutivo, únicamente 6.8 Millardos. Más preocupante cuando manifestó su incapacidad de poder administrar más recursos financieros, al revisar el presupuesto nos sorprendió que todas las unidades de salud tenían un recorte, que más del 32% de ese presupuesto iba a gastos administrativos, lo cual significa que en el 2017 estaremos esperando que la crisis se agrave.

El 6 de noviembre usted publicó en Facebook “¡La vieja política con su lucha ideológica NUNCA va a dar a los guatemaltecos la salud que se merecen!”, ¿es acaso un enfrentamiento ideológico el que sostiene con la actual ministra? No existe un enfrentamiento ideológico porque no es esa la forma en que se soluciona el problema de salud de Guatemala, es con acciones y capacidad, pero tampoco podemos negar que la lucha ideológica y política no han logrado nada por la salud de los guatemaltecos. La enfermedad no conoce ideología ni política, se debe de abordar de una forma técnica. Hoy tenemos la peor crisis de la historia en Salud y todos los guatemaltecos debemos de trabajar juntos para construir el Sistema de Salud que tanto hemos soñado y merecemos.

¿Cuál es su apreciación de los resultados presentados en el informe de 100 días de la gestión de la actual ministra? Es importante mencionar que ha tenido por parte del Ejecutivo y del Ministerio de Finanzas todo el financiamiento posible para enriquecer su gestión, pero ha sido negligente en la ejecución, no tiene una política financiera para terminar la ejecución del 2016, y no la presentó, esto debilita y tiene fuerte impacto en la salud de los guatemaltecos, porque si vemos los indicadores, son terribles. Al iniciar su gestión fue ella quién presentó su plan de trabajo con objetivos y metas, de las cuales según nuestros análisis alcanzó únicamente un 26% de ejecución; si la salud de las personas depende de un 100% de ejecución, la apreciación se da por sí sola.

Termina de leer este y otros artículos en nuestra edición empresa, de venta en: Puntos de Venta

Loading Facebook Comments ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *