Perdón

Por usar nuestro poder ciudadano inútilmente. Por conformarnos a protestar e insultar en redes en lugar de tomar acciones. Por organizar bloqueos y movilizaciones para protestar por el alza, por la corrupción y por tantas otras cosas que por abundantes no generan mayor eco.

Perdón por no usar nuestro poder colectivo e individual para exigir medidas que tal vez sean importantes, pero no tanto como haber podido salvar sus vidas.

Perdón por permitir que las suciedades de la política partidista nublaran nuestra visión para no ver cómo el Estado estaba propiciando su muerte. Perdón por exigir la aplicación de la muerte mientras esa condena ya la sufrían ustedes.

Perdón por seguir reproduciendo declaraciones de supuestos líderes políticos cuando ninguno de ellos tomó la determinación de apersonarse al lugar de su infierno para exigir cambios concretos en las condiciones de vida de las niñas y niños al resguardo del Estado. Perdón por olvidar que el Estado de Guatemala somos todos.

Perdón por aplaudir y celebrar que capturen a organizaciones corruptas y criminales de todos tamaños, colores y sabores, desde las que se dedicaban a la defraudación aduanera hasta los que prestaron facturas, mientras sus verdugos continuaban abusando y maltratando hasta hacer sus vidas insufribles.

Es verdad que de haber utilizado nuestro poder ciudadano para hacer un plantón afuera del Hogar Virgen de la Asunción, presentar exhibiciones personales, exigir la entrada de la PDH y PGN desde meses atrás; pudimos haber evitado esta tragedia.

De todo corazón, a cada una de esas 37 menores que han muerto y a todas aquellas que sufrieron ante nuestra indiferencia, perdón, perdón, perdón…

#FueElEstado #NiUnaMenos #LutoNacional #Justicia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *