PETÉN: LA LEYDE LA SELVA

CRIMINALES, LATIFUNDISTAS Y POLÍTICOS SE REPARTEN EL GIGANTE DEL NORTE

PETEN 1

Petén lo tiene todo para convertirse en el departamento más importante del país: abundantes recursos naturales, rica fauna y flora, sitios arqueológicos y una posición privilegiada geográficamente. Esas oportunidades no han sido aprovechadas y el Estado ha venido entregando el departamento a manos del mejor postor. En Petén no impera el Derecho ni la Constitución sino la Ley de la Selva, en donde gobiernan políticos, latifundistas y criminales a costas de la miseria de la población.

Iniciado el gobierno de Otto Pérez Molina, el gabinete se lanzó de lleno a la celebración del 13 Baktún. Se le promocionaba como una fecha y un evento que significaría “una nueva era para Guatemala y el mundo” y Petén se convertía en el centro de la fiesta. Era la oportunidad ideal para limpiar la imagen de un departamento que había pasado de ser conocido como “corazón del mundo maya” a territorio de los Zetas.

Para la ocasión se ejecutaron entre las sombras más de Q70 Millones procedentes del Ministerio de Cultura y Deportes y del Instituto Guatemalteco de Turismo, todo con el fin de organizar un evento que, según las autoridades, sirviera para atraer turismo e inversiones. Acabada la fiesta Petén volvió a ser un territorio abandonado.

La tragedia ecológica

Hasta los años cincuenta Petén era conocido como uno de los principales pulmones de la región. La creación de áreas protegidas sirvió de poco cuando el departamento se convirtió en el objetivo de los empresarios.

Desde 1980 se empezó a explotar palma africana de la que se deriva un aceite del cuál Guatemala es su máximo productor a nivel mundial. Esta actividad, según la Gremial de Palmicultores, genera US$125 Millones anuales y 17 Mil fuentes de empleo que contraen daños colaterales.

La explotación ha crecido a un ritmo de 8 Mil hectáreas anuales para la cual ha sido necesario desplazar a comunidades enteras. El CONAP estima que en 2007, sólo en el municipio de Sayaxché, fueron desplazadas 8 Mil personas. Sayaxché vive en un conflicto no menor al que ha generado la minería en otras partes del país. En mayo del 2012, un grupo de 2 Mil personas invadieron una finca de palma y secuestraron a un guardia privado y en 2013 la municipalidad local se vio obligada a accionar en contra de los empresarios que se negaban a pagar el peaje de los camiones que transportan palma. La negativa de los empresarios le representaba a la municipalidad pérdidas por Q.5Mil diarios.

La Pastoral Social del Vicariato de Petén ha denunciado el desplazamiento forzoso de los campesinos ya que aunque reciben un pago por sus tierras venden de manera obligada y bajo los precios estipulados por los empresarios. Se estima que la aldea Santa Rosa, en Sayaxché, pasó de albergar a 200 familias a convertirse en un territorio exclusivo de cultivo.

Expertos ambientales han alertado sobre la falta de control y medidas de mitigación del impacto ambiental en los territorios dedicados a la palma africana. Uno de los principales problemas es la necesidad de grandes cantidades de agua que contrae el desvío de ríos y acaparamiento del recurso hídrico de la región. Se estima que un terreno en el que se cultivó palma africana tarda hasta 25 años para recuperarse.

La falta de estrategias sobre el uso de la tierra también implica otros problemas. El cultivo de palma ha desplazado a productos alimenticios lo cual termina poniendo en riesgo la seguridad alimentaria de las comunidades. Según UNICEF, en Petén se encuentran más de 22 mil niñas y niños en estado de desnutrición.

No todo el daño corresponde a la palma, otro grave problema es el tráfico de maderas y la explotación petrolera que en conjunto, según la ONG ambiental SAVIA, provocan la pérdida anual de 412 mil hectáreas anuales de los bosques peteneros.

Además el Ministerio de Energía y Minas entregó 7 zonas para la explotación de petróleo de las cuales 6 se encuentran en Petén y una, específicamente, abarca un área protegida. Se trata de 795 Mil hectáreas otorgadas a la industria. Ya en 2010 se hizo visible que el Estado tenía una política de anteponer los intereses mineros a la conservación natural con la extensión del contrato de Perenco para explotar petróleo en áreas de la reserva de Laguna del Tigre. Desde entonces, ante las acusaciones de organizaciones ambientales por el impacto ambiental, la petrolera al igual que hacen los palmicultores, endosa la responsabilidad del deterioro a los campesinos y el narcotráfico.

PETEN 2

La puerta del narco

Perenco intentó lavar su imagen apoyando la creación del Batallón de la Selva, una fuerza militar que debía resguardar el área de Laguna del Tigre de campesinos y narcotraficantes. En 2011, el primer año, los aportes de la petrolera ascendían a Q.29 Millones y las únicas instalaciones que el Ministerio de Defensa había edificado con ese presupuesto eran dos ranchos y dos carpas.

Los 600 kilómetros de frontera que tiene Petén con México lo convirtieron en la puerta principal para el tráfico de drogas.  En la época en que el negocio estaba dominado por familias guatemaltecas, fuentes de inteligencia aseguraban que el departamento estaba bajo el control de los Mendoza. Habían mantenido el control durante décadas hasta que los Zetas entraron a Guatemala y cambiaron el mapa del narcotráfico.

La inseguridad en Petén era un tema casi invisible en la agenda nacional hasta que la entrada del cartel mexicano encendió las alarmas. En mayo del 2011 mutilan a tres familiares del narcotraficante Otto Salguero, dos de los cuerpos aparecen en la carretera. Una semana después asesinan a otro narcotraficante, Juancho León y a sus dos guardaespaldas. El punto explosivo ocurrió el 16 de ese mes, cuando masacraron a 27 trabajadores de una finca de La Libertad, Petén.

Con sangre escribieron en una pared: “Qué onda Otto Salguero? Te voy a encontrar y te voy a dejar así”. Los Zetas habían entrado al país.

La masacre puso a Guatemala en el ojo de investigadores internacionales e hizo que el Estado tomara cartas en el asunto respecto a la seguridad de Petén. El gobierno de Álvaro Colom estableció un estado de sitio tanto en Petén como Alta Verapaz. En medios internacionales circula una versión según la cual, más que sacar a los Zetas del país, el estado de sitio sirvió para ponerles un alto y exigirles actuar con cautela.

Los Zetas responsables de la matanza en La Libertad fueron capturados y condenados a 100 años de prisión pero la realidad de inseguridad en el departamento ha cambiado poco.

En 2012 el Ministerio de la Defensa intentó reconfigurar el mapa de su presencia militar. En Petén se anunció la creación de una Brigada Especial de Operaciones de Selva para atender los municipios de San Andrés, San Francisco, Sayaxché y Las Cruces. La brigada es el resultado de la transformación del Batallón de la Selva creado con los fondos otorgados por Perenco.

Pero ni siquiera esta nueva brigada pudo con la inseguridad. El Instituto Nacional de Ciencias Forenses cuenta con dos sedes en el departamento, una en Poptún y otra en San Benito. El consolidado de necropsias realizadas relacionadas con hechos criminales da cuenta de 241 asesinatos en 2011, 334 en 2012 y 373 en 2013.

Ni siquiera el Ejército está a salvo. En septiembre de 2013 fueron robadas 1449 granadas de fragmentación de la Primera Brigada de Infantería del Comando Aéreo del Norte de Petén.

Este año Petén volvió a destacar en el mapa de la violencia cuando ochos miembros de una familia, entre los que se encontraban dos niños, fueron asesinados en San Luís. En primer momento las autoridades atribuyeron el hecho al narcotráfico pero tras la captura de cinco sospechosos se cambió la hipótesis por un supuesto ajuste de cuentas entre bandas que se dedicaban al sicariato y robo de ganado.

Pese a que el MINDEF movilizó sus tropas en el área, el hecho solo puso en evidencia una vez más la vulnerabilidad y desprotección que sigue imperando en la zona.

Petén: el botín político

El mejor retrato sobre la realidad del departamento es el elaborado por la firma estadounidense de investigación criminal InsightCrime en su informe: Grupos de Poder en Petén, territorios política y negocios.

Según el informe Petén está en manos de cinco grupos: liderados por Manuel Baldizón y Manuel Barquín; los grupos locales de poder de Julián Tesucún (San José) y Javier López (San Benito); el grupo criminal de la familia Mendoza y el grupo transnacional PERENCO. Éstos son la estructura de poder real en el departamento y tienen un control fuerte sobre la política electoral, la ejecución de la obra pública, los territorios y la institucionalidad estatal, formando una intrincada red que les permite obtener beneficios económicos, criminales, judiciales, políticos y de legitimidad social.

Según el informe estos grupos han controlado en los últimos ocho años Q635.3 Millones en ejecución de obra pública y pese a ello la infraestructura educativa y de salud en el departamento es casi nula.

Quizá eso explica porque en la elección pasada y la que está por venir, Petén es un departamento clave. En 2011 el partido LIDER tenía concentradas sus esperanzas en que Petén, el departamento natal de Manuel Baldizón, les asegurara la victoria en la segunda vuelta pero el triunfo no fue tan arrasador como se esperaba.  El poder edil se terminó repartiendo entre seis partidos. LIDER, el PP y la UNE ganaron 3 alcaldías cada uno y con el tradicional cambio de color de los ediles, se calcula que casi la mitad de las 12 alcaldías responden al día de hoy al partido rojo.

Para estas nuevas elecciones y con Baldizón y Sandra Torres punteando en las encuestas, la lucha por un electorado de apenas 237 Mil 257 votantes, de los cuales el 28% son analfabetos, será más intensa. Todos ambicionan controlar desde las alcaldías la principal frontera con México y los cuantiosos recursos naturales. A la ciudadanía le corresponde no prestarse al juego y exigir, a cambio de su voto, medidas concretas con las que los candidatos puedan rescatar a Petén del abandono.

En el actual gobierno se formuló el documento: Petén 2032, Plan de Desarrollo Integral pero para lograr ese desarrollo es necesario que primero se rompa la red que, entre políticos, empresarios y criminales, ha mantenido a Petén en la miseria para que siga imperando su ley, la ley de la selva.

PETEN 3

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *