PUERTO QUETZAL: EPQ ESTRANGULADA Y TCQ INEFICIENTE

Llegar a la Empresa Portuaria Quetzal para debilitarla desde adentro, es un ejemplo muy ilustrativo de lo que son capaces de hacer algunos grupos económicos que funcionan paralelos al Estado, con tal de proteger sus inversiones e intereses particulares. Esta vez fue una estrangulación al servicio de grúas, mañana quién sabe…

El economista Bernardo De Jesús López fue la apuesta del gobierno de Jimmy Morales para la presidencia de la Junta Directiva de la Empresa Portuaria Quetzal (EPQ), quien logró la designación de José Enrique Gil Natareno, en la gerencia general de la EPQ.

Para comprender de mejor forma sus recientes acciones, es importante ubicar al sector al que se deben. Gil Natareno, venía de desempeñarse en el Ministerio de Economía,  en el Programa Nacional de Competitividad de Guatemala (PRONACOM) era identificado como representante de los intereses de influyentes corporaciones, especialmente del sector avícola.

Por su parte, Bernardo López, proviene de la banca, incluso desempeñó simultáneamente la presidencia de EPQ y la presidencia del Consejo de Administración de Banrural. El diputado Luis Hernández Azmitia presentó una denuncia penal en el Ministerio Público en contra de López, a raíz de que durante su gestión la EPQ trasladó millonarios fondos a Banrural, en un evidente conflicto de intereses.

Interrupción en el servicio de grúas

El consorcio Interport, propiedad del suizo, hoy prófugo de la justicia por el caso Cooptación del Estado, Jurg Widmer Probst, y de su familia política, ha sido el proveedor único del servicio de grúas en la Empresa Portuaria Santo Tomás de Castilla y en la Empresa Portuaria Quetzal, desde hace décadas.

En la EPQ, a través de su empresa Servicios Bayside S.A., cuyo representante legal es el cuñado de Probst, Carlos García Pilón, el grupo Interport desde el 2001 ha gozado del contrato para la “prestación de servicios portuarios con grúas móviles y multipropósito”, maquinaria que sirve para el manejo de contenedores de 20, 40 y 45 pies cúbicos. De acuerdo a Guatecompras, sólo del 2009 a la fecha, Bayside se ha beneficiado con más de 433 millones de quetzales en contratos con la EPQ.

El plazo original del contrato es de cinco años y se ha venido renovando automáticamente varias veces consecutivas. Durante el gobierno de la UNE, en agosto del 2010, se modificaron cláusulas en el contrato que hacen que el mismo sea considerado lesivo para el Estado de Guatemala, puesto que protege más al contratista en obligaciones y remuneraciones, y favorece la práctica monopólica en ese servicio.

Si bien el contrato con dicho grupo empresarial, que finalizó el pasado 31 de mayo, no debería haberse prorrogado, esto no implicaba necesariamente la suspensión de los servicios de grúas en la portuaria Quetzal, ni justifica que la EPQ no haya cumplido con ninguno de los ofrecimientos para reanudar el servicio a lo largo de tres meses.

Las autoridades de EPQ informaron en febrero de este año a Bayside que el contrato no sería prorrogado, lo que desencadenó en una denuncia penal presentada por el representante legal y gerente de la empresa, en contra de José Enrique Gil, entonces gerente de la portuaria.

Desde el 1 de junio 2018 la EPQ empezó a recibir buques sin el servicio de grúas, y aunque inicialmente Gil Natareno intentó ofrecer un panorama relativamente controlado y de productividad estable, las protestas y quejas de navieras y usuarios se acumularon rápidamente y desbordaron el ámbito interno de la portuaria.

En julio, el gerente de la EPQ ofrecía explicaciones a las cámaras de industria y de comercio, afirmando que en los próximos 30 días se tendría firmado un nuevo contrato con otro proveedor y que en un plazo máximo de 60 días la EPQ contaría con dos grúas propias para atender a los buques que no cuentan con ese equipo. Nada de esto se cumplió.

Al ser consultado Gil Natareno por el congestionamiento en APM Terminals, nueva propietaria de la terminal de contenedores, (antes TCQ), José Gil negaba que eso tuviera que ver con la suspensión del servicio de grúas, no hemos dejado de atender a los buques que sí traen sus grúas, explicaba.

Las navieras insistieron a las autoridades de EPQ que les permitieran contratar las grúas directamente. Imagen: Archivo PB
Las navieras insistieron a las autoridades de EPQ que les permitieran contratar las grúas directamente, una solicitud que fue denegada en repetidas ocasiones por parte de la gerencia de la portuaria a pesar de que EPQ no garantizaba el servicio. Imagen: Archivo PB

Trabajadores de la EPQ señalan que en una licitación internacional abierta, Bayside tendría mayores probabilidades de ganar, dada la experiencia en el servicio, la posibilidad de ofrecer mejor precio puesto que ya tiene el equipo instalado, entre otras ventajas que podrían haberle asegurado la adjudicación.

No se encuentra sentido a la decisión de emprender una demanda en contra de las autoridades de EPQ, sino fuera porque fuentes allegadas a grupo Interport indican que sus ejecutivos tenían información de que la presidencia y la gerencia de la portuaria tenían como objetivo entorpecer el proceso de licitación para inducir a que las navieras optaran por usar la TCQ.

Lo anterior podría comprobarse analizando la correspondencia entre varias navieras y las autoridades de la EPQ, de la cual se concluye que las autoridades de la portuaria negaron en repetidas ocasiones la posibilidad a los usuarios de contratar por su cuenta el servicio de grúas. Al final del texto compartimos parte de la correspondencia a la que Perro Bravo tuvo acceso.

Aunque Bernardo López y José Enrique Gil, renunciaron en agosto pasado en medio de las crisis generada tras varios meses sin servicio de grúas en el muelle de la EPQ, según la ley, de lo actuado en un cargo público continúan siendo responsables por los próximos 20 años, por los delitos cometidos en su administración, incluyendo el incumplimiento de deberes al no garantizar todos los servicios del puerto que opera más toneladas métricas en movimientos de carga en el país, con tal de favorecer al proyecto privado TCQ (APM), símbolo de la impune corrupción gubernamental.

Tal vez la gestión del ahora ex presidente de la EPQ pueda explicarse mejor en una frase de su autoría, publicada en su columna en Plaza Pública titulada “Moral y ética, política y economía”, en la que argumenta que “subordinar la lógica económica a la ética implica sacrificar, en parte, la eficiencia del aparato económico”.

APM Terminals con evidentes fallas

Más allá de los retrasos que han trascendido y de las correspondientes quejas de compañías navieras, recientemente se reportó un delicado incidente que, aunque no fue noticia en los medios de comunicación, fue conocido por trabajadores de Puerto Quetzal. Los equipos de APM Terminals no funcionaron como debían y dejaron caer al agua un contenedor lleno, causando pérdidas para la empresa importadora y poniendo en riesgo la vida de las personas que laboran en la terminal.

A pesar de que las operaciones en la terminal de contenedores distan mucho de cumplir con estándares internacionales, las autoridades de EPQ continúan induciendo a las navieras al uso de dicha terminal, en detrimento de los intereses de la EPQ, de sus trabajadores y del Estado de Guatemala.

 

Loading Facebook Comments ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *