Relaciones íntimas con Taiwán y China

PORTILLO CHINA

 

Hay una disputa entre las dos Chinas para ganarse el reconocimiento total de su soberanía. La pelea se libra en Centroamérica con millones de dólares de por medio que así como financian infraestructura van a parar a las carteras de los mandatarios. Desde Guatemala hasta Panamá, desde Alfonso Portillo hasta Mireya Moscoso, los dólares chinos y taiwaneses han marcado en más de una forma la política regional.

 

En el inicio de la carretera hay una valla que reza que la obra fue financiada gracias a un préstamo de la República de China Taiwán. Los transeúntes dan por sentado que el dinero vino de China, el gigante asiático, pero no, vino de un conjunto de pequeñas islas que tienen por capital la ciudad de Taipeí.

Existen dos Chinas: la República Popular de China y la República de China Taiwán. Ambas eran un solo país hasta el fin de la guerra civil en 1949. Las fuerzas de la revolución comunista de Mao Zedong acorralaron a los nacionalistas en la región de Taiwán.

Ambos países reclaman la soberanía de la totalidad de China pero desde los años setenta la mayor parte de países optó por reconocer la soberanía de los comunistas mientras que los vecinos isleños, los taiwaneses, se quedaron con el apoyo de un grupo de apenas 23 naciones entre los que figura Guatemala.

Por el reconocimiento se ha librado una batalla de miles de millones de dólares con los que uno y otro bando ha premiado y comprado lealtades, no siempre en el marco de lo legal.

El poder de la Cooperación

En Europa, Taiwán sólo tiene el reconocimiento del Vaticano, en África le apoyan sólo 3 Estados, 6 minúsculas naciones le respaldan en Oceanía. Su pequeña trinchera está en la cintura de América; allí cuenta con el reconocimiento de 4 naciones caribeñas y del total de Centroamérica con excepción de Costa Rica.

Hasta 2006 Costa Rica había sido el aliado más respetable de Taiwán por su estabilidad política. Sin embargo China ya coqueteaba fuerte a cambio de ganarle una pieza política y geográficamente estratégica. El gobierno de Oscar Arias rompió finalmente con Taipeí, aduciendo que no se podía dejar pasar la oportunidad de afianzar relaciones con la segunda potencia mundial.

Poco tiempo después se empezaba a construir el nuevo Estadio Nacional de Costa Rica, el más moderno de Centroamérica y el Caribe con un costo de US$110 Millones financiados por China. Iniciaban siete años de regalos en agradecimiento al espaldarazo tico. Luego les donarían una comisaría policial evaluada en US$ 25Millones y 400 patrullas evaluadas en US$17 Millones, financiarían la construcción de un parque científico, el Sillicon Valley Latino, gracias al cual ahora Costa Rica basa el 75% de sus exportaciones en la manufactura de microprocesadores.

Entre 2006 y 2012, China dio a Costa Rica más de US$159 Millones en cooperación no reembolsable. Los funcionarios ticos conocen a esta época como el “periodo de noviazgo”. Esa cantidad no sólo triplica la ayuda de los estadounidense sino que opaca los donativos que en el pasado había hecho Taiwán para comprar lealtades como los US$400 Mil que terminaron en cuentas del ex presidente Miguel Ángel Rodríguez y los US$300 Mil que terminaron en la campaña electoral del Partido Liberación Nacional.

Taiwán se compra al resto de Centroamérica

China llevaba años en esfuerzos por conseguir el apoyo de un país centroamericano para aprovechar sus ventajas geográficas, sin embargo las estrategias de Taiwán siempre la mantuvieron al margen.

Recientemente, y en medio de campaña electoral, el presidente salvadoreño Mauricio Funes acusó al expresidente Francisco Flores de haber recibido sobornos por US$10 Millones por parte de Taiwán. Funes declaró que el gobierno de China Taiwán tiene esta costumbre que cuando dona algo a un gobierno emite los cheques a nombre del presidente de la República sin imaginar que el presidente se va a embolsar ese dinero.

De US$10 Millones que había donado Taiwán para un instituto que se dedica a titular inmuebles en favor de familias pobres sólo terminaron ingresando US$900 Mil. Pese a que Flores no admite haber malversado los fondos afirma haber recibido en cheques a su nombre al menos US$15 Millones como agradecimiento a El Salvador por el apoyo que daba a la causa de Taiwán en Naciones Unidas. Según el ex mandatario ese dinero siempre se movió a través de bancos en diversos países como Bahamas y finalmente terminaba haciendo llegar la ayuda en saquitos de dinero.

Si bien este es el caso destapado más recientemente no es el único. En 2001 se dio a conocer que el ex presidente de Nicaragua, Enrique Bolaños, recibió US$4.9 Millones provenientes de Taiwán que si bien tenían donaciones como concepto eran emitidos a nombre del mandatario.

En Panamá, la ex mandataria, Mireya Moscoso fue acusada de malversar US$70 Millones que Taiwán enviaba a nombre de entidades privadas controladas por la funcionaria. Otras donaciones por US$45 Millones y US$23 Millones también fueron motivo de investigación, sin embargo el escándalo más grande fue el supuesto regalo de cumpleaños de US$1 Millón hecho por Taiwán a la mandataria.

En todos los casos Taiwán ha empezado sus donaciones desde que los presidentes se encuentran en campaña para asegurar su ruta política.

Guatemala: Portillo, los empresarios, los militares

En el cable 05GUATEMALA2050, filtrado por WikiLeaks, el consejero estadounidense Bruce Wharton informaba que Guatemala estaba lejos de abrirle las puertas a China debido a que Taiwán tenía fuerte influencia en asuntos políticos y militares gracias a la asistencia directa y al soborno de funcionarios gubernamentales.

Washington miraba con recelo cualquier avance chino en la región y por eso en el cable se daban detalles de un viaje hecho a China por el entonces Ministro de Economía de Oscar Berger, Marcio Cuevas, en el que los chinos ofrecieron ampliar las compras a Guatemala de azúcar y café, construir carreteras e invertir en el sector energético a cambio del reconocimiento y del abandono de las relaciones con Taiwán. Al gobierno de Berger le importó poco y apenas dos meses después estaba firmando un Tratado de Libre Comercio con los taiwaneses.

Como ejemplo de la compra de voluntades el cable exponían los US$500 Mil dólares que los taiwaneses afirmaban haber donado para poner en marcha bibliotecas pero que habían ido a parar directamente a manos del ex presidente Alfonso Portillo y de sus secretario privado Julio Girón. Esa primera cantidad fue entregada en campaña y durante el gobierno terminaría sumando US$1.5 Millones.

En el cable también se aduce que los empresarios estaban renuentes a China, refiriéndose específicamente a la “familia conservadora” dueña de Multi Inversiones que no era afín a la ideología del gigante asiático. Fuera del texto del cable cabe mencionar que en noviembre del año pasado la agencia de cooperación taiwanesa anunció una ayuda de US$80 Millones destinada a los empresarios cafetaleros afectados por la roya.

Mientras tanto, la injerencia de Taiwán en los asuntos militares parecía tener una clara justificación, tan sólo Taiwán e Israel siguieron vendiendo armas al ejército después del bloqueo por parte de los Estados Unidos. Con este panorama no resulta extraño que en entrevista para Revista Perro Bravo, el canciller Fernando Carrera sea tajante al asegurar que Guatemala seguirá reconociendo a Taiwán por lo valioso de sus aportes.

Taiwán para rato y mientras tanto Costa Rica…

Tomando en cuenta la fuerte presencia de Taiwán en el país, el acercamiento total a China parece difícil. Ello pese a que el país no es nuestro principal prestador y ni siquiera figura en nuestros principales destinos de exportación a pesar del Tratado de Libre Comercio. Es muy probable que antes terminen las negociaciones entre las dos Chinas para lograr su reunificación a que Guatemala deje de aferrarse a las ayudas de Taiwán.

Mientras tanto en Costa Rica el “periodo de noviazgo” ha terminado pero en su lugar el gobierno chino ha dado paso a una nueva etapa de préstamos bajo condiciones favorables. China invertirá US$1.200 Millones para relanzar una refinería con el objetivo de triplicar su producción de petróleo, además de prestar US$400 Millones para reconstruir una de las principales carreteras del país. Actualmente China y Costa Rica estudian crear una Zona Económica Especial en el país para ser el enclave desde el que la potencia mundial maneje su comercio en la región.

Posdata:

La carretera en la que se encuentra la valla que dice que la obra se construye con un préstamo de China Taiwán es la autopista Guatemala – El Rancho. El proyecto inició durante el gobierno de Oscar Berger y esta es la fecha en que no se ha terminado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *